HistoriasMicrositio

3 acciones para manejar la dura realidad

Es más fácil pasar del fracaso al éxito, que de las excusas al éxito. Si crees que la vida es injusta contigo, ya diste un gran paso y un coach te explica por qué.

17-07-2015, 11:11:56 AM
3 acciones para manejar la dura realidad
Víctor Suárez, Humanos en Desarrollo

Algunas personas se derrumban ante su realidad aplastante, sin embargo, otras se adaptan y aprenden lo necesario para sobrevivir. Debemos ser capaces de hacer frente a la realidad y usarla para crear una base para el crecimiento.

Es más fácil pasar del fracaso al éxito, que de las excusas al éxito.

Cuando distorsionamos la realidad, rápidamente perdemos el rumbo. No podemos crear un cambio positivo en nuestra vida si estamos confundidos con lo que realmente está pasando. Tampoco puedes mejorarte a ti mismo si no eres totalmente honesto contigo a la hora de definir tu realidad personal.

Tres realidades

1. La vida es difícil

Las personas creen que la vida debe ser sencilla, esperan un camino al éxito fácil y placentero, libre de problemas. Esto no es así. Al aceptar el hecho de que la vida es dura, comenzamos a crecer; comenzamos a entender que cada problema es también una oportunidad. Entonces profundizamos y descubrimos de qué estamos hechos.  

En vez de permitir que nuestras dificultades nos derroten, les damos la bienvenida como pruebas de carácter. Las usamos como un medio para llegar a la altura de la situación.

Al mismo tiempo, la sociedad nos bombardea todos los días con mensajes que apuntan a nuestra debilidad: aprende a hablar otro idioma, pierde cincuenta kilos, consigue una certificación como coach, o gana millones como agente inmobiliario en cuestión de días, y con muy poco esfuerzo.

Estos anuncios están a nuestro alrededor porque las personas de marketing y publicidad han entendido muy bien la conducta humana. Saben que la mayoría de las personas no acepta que la vida sea dura y seguirá buscando y pagando, por el camino más rápido y fácil. Pero no lo hay, nada que merezca la pena ser o tener, se consigue sin esfuerzo.

Si no entendemos y aceptamos la verdad de que la vida es difícil, entonces nos ponemos en disposición de fracasar y sin aprender.

2. La vida es difícil para todos

En lo más profundo de nuestro ser, muchos esperamos secretamente que de algún modo esta verdad no se aplique a nosotros, pero no podemos evitar las dificultades de la vida, ni tampoco deberíamos intentarlo. ¿Por qué? Porque las personas que tienen éxito en la vida no intentan escapar del dolor, la pérdida o la injusticia. Tan sólo aprenden a hacer frente a esas cosas, aceptarlas y avanzar ante ellas. Ese es un mejor objetivo.

3. La vida es más difícil para unos que para otros

Mientras que algunos colocan su silla atrás del barco para mirar dónde han estado, otros la colocan adelante para ver hacia dónde van; sin embargo, otros ni siquiera pueden abrir su silla.

Seamos realistas: la vida es más difícil para unos que para otros. El terreno de juego no está nivelado y comparar nuestra vida con otros, al final no es tan productivo. La vida no es justa, y no deberíamos esperar que lo fuera. Cuanto antes aceptemos esa realidad, mejor preparados estaremos para hacer frente a lo que nos venga.

¿Cómo puedes utilizar esta nueva conciencia de la realidad a tu favor?

1. Fortalece tu barco

Quienes construyen un acorazado de guerra no esperan agua mansa y que el enemigo los reciba con bandera blanca. No, esperan que navegue en aguas turbulentas, soporte disparos y pueda responder a la altura de la circunstancia.

En la vida habrá pérdidas, fracasos, será más difícil para unos que para otros, mas no te enfoques en eso porque no lo puedes controlar, solo acéptalo, y enfócate en lo que sí puedes controlar, tú mismo, tu desarrollo personal, ayudar a las personas para que te sientas bien, armar tu poderoso acorazado de guerra y navegar con valor y coraje te pongan donde te pongan.

2. No hagas que tu vida sea más difícil

Si tu vida está llena de dificultades, la realidad es que tendrás que tratar esas dificultades que ya tienes. Una de las claves para ganar es no hacer que las cosas sean aún más difíciles para ti, lo cual, desafortunadamente, es lo que muchas personas parece que hacen.

3. Continúa desarrollando tu persona

Algunas personas nunca hacen el esfuerzo intencional de crecer, creen que lo harán automáticamente. Otros no valoran el crecimiento y esperan progresar en la vida sin perseguirlo. Para tales personas, la vida es más difícil de lo que sería si se dedicaran a superarse continuamente.

Algunos crean dificultades para ellos mismos conformándose con sus ganancias y comenzando a estancarse.

Incluso sucede con las grandes mentes. Lo decía muy bien T.S.Eliot “El Nobel es un boleto para tu propio funeral. Nadie ha hecho jamás nada después de conseguirlo”.

El éxito puede conseguir distorsionar nuestra visión de la realidad. Puede hacernos creer que somos mejores de lo que realmente somos. Puede seducirnos a creer que no hay mucho más que aprender. Puede convencernos de que ya no deberíamos esperar afrontar y vencer el fracaso. Estos conceptos son peligrosos para cualquiera que quiera seguir mejorando.

¿Cómo luchamos contra estas ideas? Aceptando la realidad, evaluando igual las pérdidas o triunfos. Haciendo lo que nos llevó a la cima.

Relacionadas

Comentarios