HistoriasMicrositio

5 atributos que debes cumplir para ser un líder coach

¿Qué tipo de líder quieres ser? ¿El que guía a su equipo durante su proceso de desarrollo y crecimiento o el que se asemeja al arriero que controla un rebaño?

17-07-2015, 7:32:19 AM
5 atributos que debes cumplir para ser un líder coach
Marcela Hernández y Hernández, Coach Empresarial y de Vida

Recientemente, uno de mis clientes en un proceso de coaching se está enfrentando al reto de ser un líder más cercano. Esta situación le resulta un tanto complicada pues no se trata de alguien sociable y orientado a las relaciones, más bien es alguien reservado y enfocado a los resultados.

Durante nuestra charla reflexionamos acerca de lo que necesitaría para convertirse en un líder con un perfil más cálido. Concluimos que es algo que tiene que nacer de manera genuina y no algo que pueda adquirir de manera externa.

De ser así, correría el riesgo de convertirse en un personaje que cumple con lo que se le requiere y no en un líder auténtico.

Esto me llevó a reflexionar que tal vez el problema de los líderes actuales es que se han convertido en expertos en sus temas, así como en teorías y competencias de liderazgo, y quizá lo que las empresas necesitan son guías reales de seres humanos. Lo que podríamos definir como un líder coach.

¿Podemos ser expertos en acompañar a otros seres humanos durante su proceso de desarrollo y crecimiento dentro de una organización? ¿Cómo?

Atributos de un líder coach auténtico

1. Genera confianza

De nada servirán todas la estrellitas en un curriculum, si está persona no es capaz de inspirar confianza en los demás y de tener confianza en sí mismo.

La confianza es el cemento que une toda relación.

La confiabilidad parte de una postura real de respeto y aceptación por el otro (esté o no de acuerdo con su forma de ser o actuar). Una apertura a las diferencias que nos permite sincronizarnos con los otros sin la barrera de los prejuicios.

Un líder predispuesto a la negatividad y la crítica destruye el nivel de confianza de su gente y la interacción que tiene con los demás está basada en el temor y el autoritarismo, no en la confianza y la libertad.

2. Se da el tiempo para aprender

La convicción de que podemos aprender de todas y cada una de las personas a nuestro alrededor, nos hace valorar las conversaciones que tenemos a lo largo del día y que no necesariamente son parte de nuestra agenda.

Las interacciones más simples pueden ser grandes oportunidades para adquirir nuevas perspectivas e ideas. Bajo esta premisa, podemos desarrollar un interés genuino por escuchar y acercarnos a los demás –aunque sea por unos minutos– ya que siempre podremos aprender algo si estamos listos y dispuestos a hacerlo.

Un líder coach escucha para entender, no para responder.

3. Pregunta para fortalecer los vínculos

Es sencillo percibir cuando una persona nos hace una pregunta de forma automática o por compromiso y cuando verdaderamente lo hace como una muestra de interés hacia nosotros.

Una pregunta autentica es el mejor regalo que le podemos hacer a alguien. De alguna manera le estamos diciendo me importas, me interesa conocer tus ideas, tus emociones y tu opinión. Por otra parte también lo estamos acompañando a un proceso reflexivo que explora nuevos territorios.

4. Facilita la transformación

Un líder coach no le dice a otros cómo cambiar, sino que los acompaña en el proceso, permitiendo que cada persona tome sus propias decisiones a partir de sus objetivos y motivaciones personales.

No enseña, no instruye, pero está ahí para generar consciencia y promover un ambiente óptimo para el aprendizaje.

“No puedo enseñarle nada a nadie, sólo puedo hacerlos pensar”.- Sócrates

5. No está sentado sobre la piedra de la verdad

La retroalimentación de un líder coach parte de una postura de humildad y la convicción de que no somos dueños de la verdad, sino que simplemente tenemos una perspectiva distinta a los demás y que tendría que estar parado en sus mismas coordenadas para observar las cosas tal cual él las ve.

Un líder coach da retroalimentación sobre hechos y acciones concretas. Muestra evidencias que respalden sus opiniones y ofrece sus comentarios como una posibilidad, manteniendo la apertura a escuchar la opinión de los demás.

¿Pastor o arriero?

Un líder coach camina al frente del equipo con la certeza de que lo van siguiendo, pues conoce a su gente y ha trabajado en su relación con ellos, como lo hace un buen pastor. 

Un jefe autoritario y desapegado de su gente podría asemejarse más a un arriero que tiene que ir empujando y sometiendo a las ovejas para evitar que se desvíen del camino.

¿Qué tipo de líder eres tú? ¿Qué te hace falta para que estos atributos también surjan de ti?

La autora es coach ontológico, especializada en coaching de vida y empresarial. Directora de Cae-el20, empresa de coaching y capacitación. Puedes seguirla en Twitter en su cuenta @March_coach.

Relacionadas

Comentarios