HistoriasMicrositio

¿Permanecerá Grecia con el mismo liderazgo?

Tras un controvertido referéndum, Tsipras no oyó a su pueblo y cedió ante el Eurogrupo. Ésta y otras razones ponen en duda su permanencia en el gobierno.

14-07-2015, 11:49:12 PM
¿Permanecerá Grecia con el mismo liderazgo?
Jorge Arturo Monjarás, editor de Finanzas de Alto Nivel

Va a ser muy difícil que Alexis Tsipras sobreviva mucho tiempo como primer ministro. Básicamente no cumplió: pretendió encontrar una solución imposible, según lo había vendido al pueblo griego. Tejió una fantasía alrededor de una supuesta dignidad ante sus acreedores y sólo logró empeorarlo todo.

La situación, tras dos semanas de “control de cambios”, es peor en Grecia. Ahora, además de los miles de millones de euros de mediano y largo plazo que necesitará su economía para sobrevivir, tendrá que depender de varios préstamos de corto plazo que simplemente permitan a los bancos funcionar.

Como en las empresas a punto de quebrar, no hay para la nómina, solamente que el gobierno no puede darse el lujo de cerrar la puerta e inscribirse al Chapter 11.

El tiempo desperdiciado en un fantasioso referéndum costó mucho: paralizó la economía casi por completo, lesionó casi de muerte a la banca local, privó a Grecia de sus últimas defensas. Ni siquiera hay dinero para volver al viejo dracma, según aceptó el todavía primer ministro.

¿Habrá escuchado algo más Tsipras, quien pudo haber intentado negociar desde el principio una salida ordenada y financiada de la zona euro? Varias cosas:

– El político escuchó entre las líneas del referéndum que los griegos no quieren salir del euro, mucho menos romper con la Comunidad Europea. Muchos de los que votaron por el “no” lo hicieron bajo la promesa de que ello no significaba dejar de ser europeos.

– También puso mucha atención en las apresuradas pero firmes posiciones de sus contrapartes. Europa espero pacientemente el referéndum, hizo cuentas, estimó lo mucho que piensa gastar en conservar a los griegos en el grupo, pero expresó claramente sus condiciones.

– Igualmente, Tsipras pudo apreciar de cerca el costo de dejar al euro, directamente en el pueblo, con los bancos cerrados, sin dinero para sueldos y pensiones, la gente haciendo fila en cajeros automáticos. Supo que ninguna salida del euro iba a mejorar las cosas en el corto plazo, más bien las empeoraría por años.

– El político entendió que nunca hubo una Rusia con posibilidades de rescatar a la economía griega: la baja en los precios del petróleo tiene a Putin inmerso en sus propios problemas.

– Habrá escuchado muy claramente también los compromisos con la OTAN y la debilidad evidente de un país sólo y quebrado frente a la guerra de ISIS y la no siempre tersa relación con Turquía.

– Por último, no hay que descartar el descontento del ejército griego, conmocionado por su potencial indefensión.

Sin querer, Tsipras probó el poder real de la idea de una Europa unida, se equivocó de enemigo. Ahora deberá escuchar claramente quién en el parlamento griego lo apoya en el esfuerzo desesperado por cumplir los ajustes económicos.

Sus aliados, probablemente, no estarán en su partido, por lo que su supervivencia como primer ministro se antoja más difícil que el regreso del dracma.

Relacionadas

Comentarios