'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El uso de túneles, un sello de ‘El Chapo’ Guzmán

Desde 1990, el narcotraficante utilizaba este sistema para transportar droga; antes de ser capturado en 2014, había escapado de las autoridades gracias a túneles.

13-07-2015, 6:04:27 AM
El uso de túneles, un sello de ‘El Chapo’ Guzmán
Javier Rodríguez Labastida

Apenas tenía un año de haber formado el Cártel de Sinaloa, cuando Joaquín Guzmán Loera sorprendió a rivales y autoridades con el uso de túneles para la transportación de drogas.

El primero que la policía descubrió fue en 1990 e iniciaba debajo de una mesa de billar en una casa de Agua Prieta, Sonora, y tenía la otra salida en Arizona, Estados Unidos. Contaba con salidas de aire acondicionado, plataformas hidráulicas y rieles para transportar carros eléctricos llenos de drogas.

En un reporte de la agencia AP publicado en 2014, el ahora agente de aduanas retirado Terry Kirkpatrick aseguró que ese túnel marcó el inicio de una nueva era en el tráfico de drogas. “Se puede decir que fue el padrino de los túneles en la frontera”, dijo el hombre que estuvo a cargo de la investigación del caso.

La historia de este túnel, contada a través de un corrido, es la que ocupa Angus McQueen para iniciar su documental ‘The legend of Shorty’ (La leyenda del Chapo): “Desde Agua Prieta a Sonora, debajo de la frontera hacia Arizona, donde los gringos disfrutan de la mercancía que mandamos con nuestros carritos, debajo de la frontera, túneles existen. Le pusieron ‘Cocaine Alley’ de nombre a este túnel en concreto. En su construcción colaboraron los mejores arquitectos.”

El sábado pasado, después de un año y  cuatro meses de haber sido detenido, ‘El Chapo’ Guzmán escapó del penal del Altiplano por un túnel de más de un kilómetro de longitud, un método que tiene todo el sello del narcotraficante más poderoso del mundo.

Te recomendamos leer: Así se fugó el Chapo de Sinaloa

Especialista en supertúneles

En octubre de 2013, la fiscal federal de San Diego, Laura Duffy, aseguró que las autoridades estadounidenses habían encontrado uno de los túneles más sofisticados en su diseño para el contrabando de drogas de Tijuana a San Diego: lo llamó “supertúnel”.

Era el quinto que encontraban desde 2010 y el octavo desde 2006. La fiscal señaló que su construcción tenía un alto nivel de sofisticación e ingeniería. Estaba 10 metros bajo tierra, medía 1.20 m de alto por .90 m de ancho, tenía casi cuatro kilómetros de longitud y conectaba a dos almacenes ubicados de cada lado de la frontera.

Estaba equipado con iluminación, ventilación y un sistema de tren eléctrico, y tenía una forma de zigzag, algo que los investigadores relacionaron con un posible error de los constructores en cuanto al curso que debía seguir el túnel.

En noviembre de 2011, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) había informado de un pasadizo en la delegación Otay Mesa en Tijuana, con salida en Otay Mesa del condado de San Diego, con 370 metros de longitud, y donde había alrededor de ocho toneladas de marihuana ya empacadas.

El túnel era muy similar al que encontraría la fiscal Duffy un par de años después, solo que este se encontraba a 25 metros de profundidad y tenía 1.20 de ancho por 1.60 de altura. Otro que también fue documentado por los medios de comunicación, fue encontrado en noviembre de 2010, tenía las mismas características, solo que era de 750 metros de longitud y estaba a 15 metros de profundidad.

De 2008 a 2013, más de 75 túneles fueron descubiertos a lo largo de la frontera, según las autoridades de Estados Unidos.

Otros pasadizos fueron encontrados entre Sonora y Arizona. Uno, en particular, encontrado en julio de 2012 por las autoridades mexicanas, llamó la atención al estar forrado de triplay de una pulgada en piso, techo y paredes y sostenido por una hilera de columnas de madera. Estaba a 18 metros de profundidad, tenía 230 metros de longitud y contaba con dimensiones de 1.20 de ancho por 1.30 de alto.

Su técnica de escape, conocida por el gobierno

El lunes previo a su segunda captura, que ocurrió el sábado 22 de febrero de 2014, ‘El Chapo’ Guzmán había sido rodeado en una casa en Culiacán por elementos de la Marina, sin embargo, las autoridades tardaron en derribar una puerta blindada con acero reforzado.

Cuando ingresaron, encontraron una tina de baño levantada. Ahí había la entrada a un túnel que conectaba otra serie de pasadizos que llevaban a siete casas, además de que tenían salida al drenaje de la ciudad.

Este fin de semana, el narcotraficante recurrió al método que conoce perfectamente para escapar del penal del Altiplano. Las autoridades encontraron debajo de la regadera de su celda un orificio de .50 por .50 metros y de una profundidad de metro y medio. Ahí comunicaba con un conducto de 10 metros de profundidad que contaba con una escalera y desembocaba a un túnel de 1.70 metros de altura por 80 centímetros de ancho. Joaquín Guzmán mide 1.55 metros de estatura.

También puedes leer: El Altiplano: Así es el penal de máxima seguridad

Después de 1.5 kilómetros, el túnel terminaba en una construcción en obra negra en la colonia Santa Juanita, del municipio de Almoloya de Juárez, en el Estado de México. Tenía una motocicleta adaptada sobre rieles con mecanismo de tracción, que las autoridades mexicanas prevén utilizó para la extracción de la tierra, además de transportar herramientas.

Hasta la fecha no se sabe mucho de los cerebros detrás de estas construcciones. El mayor dato que se tiene es de enero de 2012, en Jalisco, donde soldados del Ejército capturaron a José Sánchez Villalobos, quien fue identificado como uno de los creadores de los narcotúneles utilizados por el Cártel de Sinaloa, que además los rentaba para que otras organizaciones criminales trasladaran su mercancía de un lado al otro de la frontera mexicana.

Relacionadas

Comentarios