HistoriasMicrositio

Estado unificado, vía contra ‘El Chapo” y sus congéneres

‘El Chapo’ se fugó. ¿Y ahora qué? Peña Nieto debería aceptar que solo la unidad del Estado, un gran consenso, puede lograr más contra el crimen organizado.

13-07-2015, 1:39:57 AM
Estado unificado, vía contra ‘El Chapo” y sus congéneres
Jorge Arturo Monjarás, Editor de Finanzas de Alto Nivel

La última piedra que sostenía el ingenuo alegato de que el actual gobierno federal es mejor para combatir la inseguridad que las administraciones anteriores acaba de desmoronarse. Se fue por el agujero que le permitió a “El Chapo” Guzmán el privilegio de escaparse por segunda vez de un penal de alta seguridad. El capo agarró sus cosas y se fue porque pudo más que sus oponentes. 

Cuánto disfrutaban comentar algunos priístas cómo “El Chapo” se le había escapado a Vicente Fox. Cuánto criticaron la “guerra contra el narco”, cometiendo el imperdonable error de permitir que prevaleciera la injusta visión de que los 26,000 muertos eran suyos, los “muertos de Calderón”, sin prever que se les iba a medir con la misma regla.

Hoy los muertos, al fin y al cabo, siguen cayendo por miles y el final de una banda sigue dando paso a nuevas organizaciones criminales. Las cifras de asesinato y secuestro a veces parecen ceder, pero luego regresan con fuerza. Los viejos focos de violencia siguen ahí, y a ellos se les suman nuevas ciudades y estados.

No, este gobierno tampoco pudo mantener al El Chapo en la cárcel y por esto será duramente criticado, a pesar de conservar encarcelados a montones de zetas. El triste panorama que le espera a Peña Nieto es aceptarlo y procurar, por una vez, que las críticas no suban hasta su cabeza. Tendrá que despedir e investigar de forma fulminante al director del penal y probablemente procesar a los custodios.

También puedes leer: El Chapo: El hombre que burló dos veces al gobierno

Lo que debiera hacer a continuación es aceptar que sólo la unidad del Estado puede lograr más contra el crimen organizado. El partidismo está jugando un papel tan importante como la corrupción en tanta derrota. Este gobierno le debe al panismo las críticas a la “guerra de Calderón”, del mismo modo que el partido blanquiazul se la pasa tratando a toda costa de probar que las estadísticas de crímenes violentos son peores ahora que en el sexenio pasado.

También puedes leer: ¿Por qué México no ha revertido la corrupción?

Y la izquierda ejerce el delicado arte de pretender que le habla la virgen. El PRD, a pesar de que lleva encima el peso de la matanza de Iguala, pero ante todo Morena y el lópezobradorismo, que no quieren saber nada del combate al crimen organizado, que se alzan de hombros ante la matanza de San Fernando, pero enfocan sus baterías en Tlatlaya.

En ese tema, algunas organizaciones de derechos humanos no se limitan a buscar justicia entre el puñado de militares que pudo haber cometido un crimen en Tlatlaya, lo cual debe perseguirse, sino que buscan de nuevo elevar el asunto a un crimen de “lesa humanidad” y buscan increíblemente terminar la cooperación binacional con Estados Unidos, englobada en la Iniciativa Mérida. El absurdo.

También puedes leer: A un año de Tlatlaya, recomendaciones incumplidas

Los criminales de lesa humanidad existen, entre ellos se puede contar a El Chapo, Los Caballeros Templarios, Los Zetas, el Cártel del Golfo, los de Jalisco Nueva Generación. Como fuerzas beligerantes responsables de la matanza de miles de personas, estas fuerzas paramilitares debieran llevar el peso de sus crímenes, como en Bosnia, como en África, como en Siria.

Pero para acusar directamente a estos grupos por matanzas terribles de indocumentados y desapariciones en todo el país debe elevarse la voz de un Estado unificado, con todo y ONGs.

Ni El Chapo, ni El Z40, ni La Tuta, ni el cártel del Golfo merecen corridos; su lugar está junto a Ratko Mladic, el carnicero de Srebrenica; Boko Haram, el grupo que asesina, secuestra y esclaviza sexualmente en masa en Nigeria, las facciones en guerra en Darfur, para no hablar de Corea del Norte, de Stalin y Hitler.

Pero para darles su lugar correcto precisamos, urgentemente un Estado unido, un gran consenso sobre cómo debe actuarse contra el crimen organizado, uno que incluye a la sociedad civil.

OTROS ARTÍCULOS

Fuga de ‘El Chapo’, una afrenta para México: EPN

La segunda fuga de ‘El Chapo’, una evasión de película

El Altiplano: Así es el penal de máxima seguridad

Destacan fuga de ‘El Chapo’ medios internacionales

Relacionadas

Comentarios