'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Cumbre en emergencia apunta a evitar salida de Grecia

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, señaló que Grecia debe hacer propuestas para resolver su crisis de deuda.

07-07-2015, 7:41:25 AM
Cumbre en emergencia apunta a evitar salida de Grecia
Reuters

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo el martes al Parlamento Europeo que el Gobierno griego debe ofrecer propuestas para resolver su crisis de deuda.

“La pelota está ahora en el lado del Gobierno griego”, dijo antes de una cumbre de la zona euro en Bruselas durante la jornada.

Juncker añadió que seguía siendo contrario a quienes pidieron que Grecia salga del euro, pero también criticó a las autoridades de Atenas por su retórica, como cuando el ex ministro de Finanzas Yanis Varoufakis que dijo que los miembros del Ejecutivo de la UE eran “terroristas”.

También puedes leer: ¿En manos de quién está el futuro de Grecia?

Alemania y Francia quieren propuestas creíbles

Francia y Alemania le dijeron a Grecia que presente propuestas serias para reiniciar las negociaciones por ayuda financiera, incrementando la presión sobre el primer ministro Alexis Tsipras para que se comprometa un día después de que su país votó abrumadoramente en contra de más austeridad.

Tras reunirse en París, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, -los dos líderes más poderosos de la zona euro- dijeron que el Gobierno griego debe moverse con rapidez si quiere cerrar un acuerdo con sus acreedores internacionales y evitar abandonar la zona euro.

Elevando la apuesta sobre Tsipras antes de una cumbre de líderes de la zona euro que se celebrará el martes, el Banco Central Europeo decidió continuar restringiendo el financiamiento para los bancos griegos.

Al votar contundentemente contra las duras condiciones del rescate, como Tsipras había pedido, los griegos reforzaron su posición negociadora. Pero la crisis sigue agudizándose, con bancos que llevan más de una semana cerrados para evitar una fuga masiva de depósitos que podría hacerlos colapsar.

Sólo la ayuda de emergencia del BCE mantiene los bancos a flote y evita que Grecia sufra una caótica salida de la zona euro que podría causar más dolor a su gente y dañar gravemente a la moneda, el símbolo más fuerte del intento de la Unión europea de construir una “unión cada vez más fuerte”.

El BCE decidió también el monto de colaterales que los bancos griegos deben colocar por cualquier préstamo. La medida no afecta a los bancos por ahora, pero es una advertencia a las entidades griegas de que sus destinos están en manos del banco central.

En una señal de que el Gobierno griego quiere buscar un nuevo acuerdo, el combativo ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis renunció, aparentemente bajó presión de algunos de sus colegas de la zona euro que no lo querían como parte de las negociaciones.

Tsipras había prometido anteriormente a Merkel que Grecia presentaría una propuesta para un acuerdo de ayuda a cambio de reformas en la cumbre de emergencia que celebrarán los líderes de la zona euro el martes, dijo un funcionario griego. No quedó claro cuánto diferirá de otras propuestas rechazadas en el pasado. 

En la noche del lunes, el despacho del primer ministro heleno dijo que Tsipras había hablado con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y con Hollande. Su oficina no entregó detalles sobre las conversaciones.

“Decimos muy claramente que la puerta a las negociaciones sigue abierta y que la reunión de líderes de la zona euro mañana debería ser entendida en esos términos”, dijo Merkel.

“Pero al mismo tiempo decimos que no están dados en este momento los requisitos para comenzar negociaciones sobre un programa ESM (de fondo de rescate de la zona euro)”, agregó la mandataria alemana.

También puedes leer: 2 escenarios para Grecia después del NO a la austeridad

EU y Japón esperan que Grecia resuelva conflicto

El Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, habló con Tsipras y su nuevo ministro de Finanzas y dijo que Washington espera que Atenas y las otras partes retomen las conversaciones para resolver la situación de Grecia, según informó una portavoz del Departamento del Tesoro.

Lew expresó sus esperanzas de que tal resultado “permita que Grecia realice las reformas estructurales y fiscales difíciles pero necesarias, que retorne al crecimiento y logre la sustentabilidad de su deuda dentro de la zona euro”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

De manera similar, el ministro de Economía de Japón, Akira Amari, dijo que Grecia y la Unión Europea deberían trabajar duro para lograr un acuerdo beneficioso para ambas partes que mantenga a Atenas dentro de la unión monetaria.

“Entiendo por qué el pueblo griego está expresando su frustración. La consolidación fiscal no está logrando avances”, dijo Amari a periodistas.

“Ellos están en una deflación. El mundo espera que Grecia y la UE cooperen en un plan de rescate final”, agregó.

Un funcionario del Ministerio de Finanzas de Alemania desestimó la idea de que su país esté dispuesto a conceder algún alivio a la deuda griega, algo que el gobierno de Tsipras viene buscando desde hace tiempo.  


Ewald Nowotny, miembro del consejo de gobierno del BCE, mencionó la posibilidad de un crédito puente para Grecia mientras se está negociando un nuevo programa de rescate. “Si bien es posible es algo que no ha sido discutido”, señaló el funcionario a la televisión estatal austriaca.
Hollande dijo “depende ahora del gobierno de Alexis Tsipras ofrecer propuestas serias y creíbles para que esta voluntad pueda ser convertida en un programa que dé una perspectiva de largo plazo, porque Grecia necesita una perspectiva de largo plazo en la zona euro con reglas estables, al igual que la zona euro”.

Tsipras buscará un acuerdo

Hollande resaltó que
no queda mucho tiempo, mientras que Merkel exhortó a Grecia a poner sus
propuestas sobre la mesa de negociación esta semana.

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, dijo que Grecia debe aceptar reformas profundas si es que quiere permanecer dentro de la zona
euro. Rutte señaló ante su parlamento que los acreedores no tienen planes
de redactar una nueva propuesta después del triunfo del “No”, y recalcó que Grecia tiene que
presentar algo nuevo en la reunión del martes.

Tras el abrumador triunfo
del “No”
en el referendo griego, los funcionarios en Bruselas y Berlín se manifestaron pesimistas y
dijeron que la salida de Grecia de la zona euro parecía ahora más probable que
nunca. Pero también mencionaron que las conversaciones serán más fáciles sin Varoufakis, un economista
autoproclamado “marxista errático” que enfureció a sus pares de la
zona euro con su estilo informal y sus sermones intimidantes. Varoufakis hizo
campaña por el “No” en el referendo del domingo, acusando a los
acreedores de Grecia de “terrorismo”.  

Su sacrificio sugiere que Tsipras está decidido a alcanzar un compromiso de último minuto con los líderes europeos. El principal
negociador en las discusiones de ayuda con los acreedores internacionales,
Euclides Tsakalotos, un economista y profesor de modales suaves, fue nombrado
en lugar de Varoufakis. 

Para lograr un acuerdo, Grecia debe superar la desconfianza
de sus socios, sobre todo Alemania, el mayor acreedor y la principal economía
de la Unión Europea, donde la opinión pública se endureció en favor de que los
griegos abandonen el euro. 

Mientras los griegos celebraban su gesto de desafío nacional
hasta tarde, había pesar en Bruselas. El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis,
dijo en rueda de prensa que no hay una salida fácil a la crisis y que el
referendo amplió la brecha entre Grecia y otros países de la zona euro. Una
fuente de la UE dijo que a menos que
haya alguna concesión importante de Grecia, es más probable que los líderes de la zona euro discutan el
martes cómo lidiar con la salida griega de la zona euro -y cómo reforzar al
resto de la unión monetaria- que sobre algún programa de ayuda para Atenas. 


Relacionadas

Comentarios