HistoriasMicrositio

¿Es diferente la visión de la Fed a la de Banxico?

El banco central gobernado por Carstens maneja la política monetaria imitando la de su contraparte estadounidense, a pesar de sus diferencias.

06-07-2015, 3:58:56 PM
¿Es diferente la visión de la Fed a la de Banxico?
Salvador Kalifa Assad

La política monetaria es quizá la herramienta más importante para manejar en el corto plazo una economía. Los responsables de aplicarla son los bancos centrales que, mediante movimientos de las tasas de interés, buscan un objetivo: garantizar la estabilidad de precios. Algunos, como la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, tienen una tarea más complicada, puesto que con un solo instrumento tratan de alcanzar dos objetivos, esto es: “empleo máximo y precios estables“. 

La Fed se centró, desde el inicio de la Gran Recesión de 2008, en el primero de esos objetivos, puesto que la inflación no era entonces, ni es hoy, una preocupación central. Ello llevó a una disminución de la tasa de los fondos federales, cuyo nivel actual es de casi cero por ciento.

Las menores tasas se complementaron, además, con el denominado relajamiento cuantitativo, que en términos coloquiales es una mayor inyección de liquidez en la economía.

Hoy, la inflación en EU continúa por debajo de la meta de 2% de la Fed, pero la tasa de desempleo se acerca a lo que el banco central estadounidense considera el nivel de pleno empleo. 

Este es el motivo por el que varios de sus miembros insinúan que muy pronto iniciarán un paulatino proceso de alzas en su tasa de interés de referencia, para evitar que surjan presiones inflacionarias en el futuro.

En México la situación es distinta. El mandato constitucional del Banco de México (Banxico) es único y muy claro: “Su objetivo prioritario será procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional“. Este objetivo, establecido hace 12 años (2003) como una meta de inflación del 3%, apenas se alcanzó en mayo pasado, pero no hay ninguna garantía de que esta se sostenga en ese nivel en los meses siguientes.  

Sin embargo, nuestro banco central, gobernado por Agustín Carstens, maneja la política monetaria imitando la de su contraparte estadounidense. Solo así se explica que mantenga su tasa de interés de referencia en un nivel que no es compatible con las repercusiones que tendrá sobre la inflación la volatilidad financiera actual y la que, sin duda, se avecina. 

Debemos reconocer que las tasas bajas cumplieron, no obstante, otros propósitos. Por un lado, redujeron los gastos financieros del gobierno, lo que le permitió dedicar una mayor cantidad de recursos al gasto corriente (aquellos que se destinan a la contratación de los recursos humanos y a la compra de los bienes y servicios necesarios para el desarrollo propio de las funciones administrativas).

Por otro lado, evitaron que la expansión monetaria estadounidense se tradujera en una mayor entrada de capital externo a nuestro país, lo que en ese tiempo hubiera apreciado más al peso.

Esos beneficios, sin embargo, son ya cosa del pasado. Los gastos financieros del gobierno subirán al elevarse las tasas de interés en EU y en nuestro país, mientras que la preocupación ahora no es la apreciación, sino la depreciación del peso. 

Esta última, que se resiste a revertirse, acabará por generar presiones inflacionarias a las que Banxico necesita anticiparse, ya que el efecto de un movimiento de la tasa de interés, en cualquier sentido, si bien impacta las variables financieras de inmediato, tarda de 12 a 18 meses en afectar al sector real de la economía. Conviene, por tanto, subir las tasas pronto para no tener que corregir, después, lo que desde ahora se puede evitar.

Otros artículos que te pueden interesar

El tipo de cambio arriba de $16… y ¿dónde está Banxico?

Análisis: ¿Una devaluación sin grandes daños?

Economía de EU se expande a 2,3% en el 2T

Fed y tasas: Anticípate y evita que sufra tu bolsillo

Relacionadas

Comentarios