HistoriasMicrositio

Gamificación, clave para enganchar con colaboradores

Parece un proyecto complejo el introducir la ludificación en una organización, pero en realidad es sencillo, y una experta te dice cómo lograrlo.

06-07-2015, 1:55:38 PM
Gamificación, clave para enganchar con colaboradores
MTRA. ALEJANDRA APIQUIÁN GUITART, ANÁHUAC

El concepto de engagement proviene del campo del marketing y se refiere al nivel de interacción y compromiso de los clientes con una marca. Este concepto aplicado al ámbito empresarial tiene que ver con el deseo de las empresas por conseguir que su cliente interno, es decir, sus empleados, alcancen un grado de compromiso e implicación que contribuya a que la organización desarrolle su competitividad.

Sin embargo, no es tan fácil conseguir que un empleado se muestre involucrado y comprometido con los retos de la organización. En una encuesta sobre engagement realizada por la firma consultora en capital humano Aon Hewitt, se encontró que 40% de los empleados no está comprometido con la visión corporativa e incluso, el 20% reporta que está “activamente desconectado” de la empresa.

Te recomendamos leer: Game based, el lado divertido de la capacitación

Entre los síntomas que se pueden observar en una organización en la que existe un bajo nivel de engagement están la falta de motivación de los empleados, baja productividad, descontento general, altas tasas de ausentismo así como falta de innovación y apertura al cambio que obstaculizan el desarrollo y competitividad organizacional.

Por esto, las organizaciones han centrado su interés en el diseño de nuevas formas para motivar y fomentar hábitos y actitudes indispensables para retener al talento evitando que abandone la compañía.

Una estrategia utilizada para fomentar el engagement es la ludificación o gamificación que viene del ‘game‘ (juego) en inglés, y consiste en utilizar las técnicas del juego en contextos que no lo son, con el propósito de generar atractivo en ciertas actividades. 

A través de la correcta implementación de estrategias de gamificación se ha logrado que los miembros de una comunidad, como lo son los trabajadores de una empresa, los estudiantes de un colegio, los habitantes de una ciudad y prácticamente cualquier grupo de personas, participen de manera dinámica y proactiva en actividades que generalmente requieren un cierto esfuerzo y voluntad.

Te recomendamos leer: 10 síntomas de que tu trabajo te hace infeliz

De acuerdo con Gartner, consultora líder en tecnología,  para este año
2015 se espera que el 50% de las organizaciones que pretenden
incrementar la innovación de sus colaboradores utilizará la gamificación
como herramienta para lograr dichos objetivos además generar mayores
niveles de engagement interno.

Pareciera un proyecto complejo introducir la gamificación en las empresas pero en realidad es sencillo, aunque deben tomarse en consideración aspectos tales como: 

• La alta dirección y la gerencia media deben encargarse de definir la mecánica que se seguirá involucrándose activamente para obtener los mejores resultados. Por su parte, el departamento de recursos humanos se encargará de establecer los objetivos y recompensas dándole seguimiento al proceso. 

• Como en todo juego, los participantes esperan una recompensa por su participación y mucho más si resultan ganadores. Por ello, es fundamental señalar cuál será la recompensa o premio  antes de dar inicio. No es indispensable que sea algo material pues se ha comprobado que también los reconocimientos personales mejoran la productividad  y motivación laboral. Lo más importante es establecer indicadores medibles y totalmente objetivos para conflictos.

• Las normas y objetivos de las dinámicas de juego tiene que ser comprendidas por todos los empleados.

• Fomentar la competencia es fundamental, pero se debe combinar competitividad y colaboración para asegurar un clima de trabajo saludable.

• Se debe respetar las normas y los premios marcados. Aunque parezca injusto, no pueden ganar todos los empleados,  pues esto afectará la credibilidad del proceso y lo más probable es que los participantes terminen por desmotivarse.

Finalmente, es importante reconocer que la gamificación aplicada a los clientes no es igual que la que se debe aplicar a los empleados y por tanto  no es conveniente utilizar las mismas técnicas.

Te recomendamos leer: ¿Tu ambiente laboral es tóxico?

Un primer punto a considerar es que el juego pierde su carácter de juego cuando se convierte en una obligación, y por esta razón para motivar a los empleados se les debe dar cierto grado de libertad sobre su participación.

Asimismo, las motivaciones de un cliente son de naturaleza extrínseca mientras que las de los empleados atienden a motivos intrínsecos.

La motivación extrínseca que vincula al empleado con la empresa es su salario mensual y por tanto al participar en un juego promovido por la empresa estará buscando otro tipo de motivaciones que atienden al reconocimiento social o al sentimiento de pertenencia.

La autora es coordinadora académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac México Norte y puedes contactarla en aapiquian@anahuac.mx

Relacionadas

Comentarios