HistoriasMicrositio

Economía mexicana sí tuvo ligera mejoría en 2T

En estos meses México ha sufrido dos cosas muy importantes que apoyan los malos datos, pero esperemos que las reformas energética y telecom nos den impulso.

06-07-2015, 11:28:41 AM
Economía mexicana sí tuvo ligera mejoría en 2T
Laura Iturbide Galindo

Sin duda alguna, si hacemos un recuento de los tres primeros meses del año, encontramos que México entró en consonancia con el mundo entero. El crecimiento durante el primer trimestre bajó para los países de la OCDE, y Brasil está en recesión este año. Es la tónica mundial.

Aquí, el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público rebajaron su estimado de crecimiento en un punto. Quiere decir que hoy esperamos un crecimiento, en el mejor de los casos, de 3%, pero la mayoría de los analistas nos inclinamos por un 2.5%. Fue el tono del trimestre, aunque en realidad hemos estado revisando a la baja los últimos cuatro años. 

Los resultados en Estados Unidos fueron mixtos. Virtualmente, se nos congeló los primeros dos meses del año, pues en febrero tuvieron nevadas extraordinarias, igual que el año pasado, y esto ocasiona una menor actividad económica: menores pedidos, mayor inventario; la gente gasta menos. Varios puertos quedaron parados y esto lleva a un rezago económico.

Por otro lado, el precio a la baja de las gasolinas ayudó a la reactivación de los vecinos, pero la manufactura no mostró mucha fuerza, sino hasta abril y mayo. Pensamos que el primer trimestre fue atípico y que EU irá ganando recuperación a lo largo del año, pero tampoco estamos viendo una economía plenamente vigorosa.

¿Qué quiere decir para México esto? Si vemos las cifras, el 0.4% de crecimiento trimestral y 2.5% anual, parece invitarnos a cantar aleluya, pero debemos tomar en cuenta que la cifra del año pasado fue muy baja. Por ello, esperamos ver mejores trimestres.

México en estos cinco meses ha sufrido dos cosas muy importantes: la producción petrolera se nos desplomó a 2.4 millones de barriles diarios. Estamos a un nivel bajísimo comparado con lo que producíamos hace algunos años; y el precio del petróleo se derrumbó en 50%, lo cual nos ha impactado en la dependencia que de él tienen los ingresos fiscales.

La reforma energética sería una buena noticia, pero coincidió con la caída del precio del petróleo y esto ha retrasado su implementación. Muchas inversiones que iban a venir lo han tomado con precaución; esto ha provocado que la  revisión de los contratos y las inversiones se volviera más flexible, con consecuencias que no podemos predecir aún. 

Ya sabíamos que las exportaciones petroleras iban mal y de malas, pero en abril nos llamó mucho la atención el dato de las no petroleras, pues no veíamos una  caída desde 2009, en el momento más álgido de la crisis. Esto nos alerta, puesto que la exportación de manufacturas, especialmente automotrices, fueron el factor para superar todo 2014. Esperemos que en el sector externo, la recuperación de EU implique que a México le vaya mejor.

En el mercado interno tenemos buenas noticias. Habíamos visto un consumo aletargado y observamos ahora una mejoría. Seguimos a la espera de un suceso interesante: la normalización de la política monetaria en EU. ¿Qué va a traer esto al país?

Más volatilidad cambiaria, la cual podría extenderse hasta septiembre, cuando se percibe más probable que comience el alza de tasas de interés. Esperemos que las reformas energética y de telecomunicaciones den impulso al país para entonces.

En conclusión, lo que esperamos son crecimientos semestrales de no más de 1% y, si hacemos la contabilización de los dos semestres, esto nos viene dando un aumento de 2.6% en el PIB, ello pensando que no haya otros factores exógenos que nos puedan complicar el escenario.

La columnista es economista y directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac. Tiene estudios de maestría y doctorado en Economía por la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York, EU.

Relacionadas

Comentarios