'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Empresarios rechazan recorte: salud es productividad

Ante los recortes para 2016, la Iniciativa por un México Saludable exige al gobierno mayor inversión en salud para elevar la productividad de los colaboradores.

30-06-2015, 6:21:44 AM
Empresarios rechazan recorte: salud es productividad
Javier Rodríguez Labastida

Un tratamiento médico correcto hace la diferencia entre un
empleado productivo, o un empleado que genera pérdidas en la empresa donde
labora.

Según cifras de la Confederación Patronal de la República
Mexicana (Coparmex)
, las enfermedades crónicas degenerativas redujeron la
productividad de las empresas en 11,500 millones de pesos; el Instituto
Mexicano para la Competitividad (IMCO)
señala que las pérdidas por ausentismo
laboral, equivalen al 32% de los empleos formales creados en 2014; y en términos
laborales, un paciente con diabetes en tratamiento oportuno, pierde 1.2 días
por año, a comparación de un paciente con complicaciones en su padecimiento que
pierde 44.3 días. 

Es por esta razón que empresarios, organizaciones ciudadanas
y académicos se unieron para formar la Iniciativa por un México Saludable,
a través de la cual exigen al gobierno federal, no realizar ningún recorte
presupuestal al sector salud en 2016.

Te recomendamos leer: Empleados prefieren trabajar en oficinas… saludables

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció en enero
pasado un ajuste preventivo del Presupuesto Federal de 124,000 millones de
pesos, y en abril, de forma complementaria, un recorte de 135,000 millones de
pesos para el presupuesto de egresos de 2016.

Estudios realizados por algunas compañías revelan que el 60% de los
empleados registrados en su plantilla enfrentan problemáticas
importantes en su área de trabajo relacionadas con el dolor.

En el sector salud las afectaciones varían entre 3,339 y
10,000 millones de pesos, aunque la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, ha
señalado que en 2015 el recorte se realizará en viáticos, congresos, además de
que no habrá nuevas contrataciones, pero no tocará los empleos actuales y
garantizó los medicamentos.

Te recomendamos leer: Si tus empleados enferman, tu empresa también

El objetivo de la iniciativa consiste en comprometer al
gobierno para blindar la inversión del sector salud para evitar disminuciones y
posibles retrocesos, hacer más eficiente el gasto del sector mediante la
evaluación de resultados, e incrementar progresivamente la inversión del sector
salud, aseguró Héctor Valle, presidente de la Wellness Foundation, en entrevista
con AltoNivel.com.mx.

Además de la fundación, la Iniciativa por un México
Saludable está integrada por Funsalud (organización privada de investigación en
salud que dirigió previamente Mercedes Juan), la Concamín, el CCE, redes
ciudadanas de pacientes, grupos de pacientes con VIH y algunas fundaciones
contra la obesidad.

Los representantes de la iniciativa
se reunirán en los próximos días con las autoridades del gobierno federal a fin
de llegar a un acuerdo para evitar el recorte, y en julio comenzarán con una
sumatoria de firmas abierta a la población para enviárselas a los legisladores
que revisen el presupuesto de 2016.

Te recomendamos leer: Cuánto cuesta la salud de tu personal y cómo atenderla

Invertir en salud para aprovechar el momento histórico

Para la década de 2015-2025, según datos del INEGI, la
población mexicana entre 15 y 64 años de edad será de 80.5 millones, lo que se
conoce como el “bono demográfico”, por lo que las organizaciones que agrupan la
iniciativa consideran una prioridad el garantizar niveles óptimos de salud.

Así que el reto es mejorar las expectativas de la mayoría de la población, y contrarrestar el
alto índice de enfermedades crónicas no transmisibles que amenazan la
productividad de los trabajadores, asegura el presidente de la Wellness Foundation.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económico (OCDE),
el gasto en salud en México equivale al 6.2 por ciento del
PIB, una cifra está muy por debajo del promedio de los países integrantes del
organismo, que asignan un 9.1 por ciento.

“Las personas que dejan de recibir el medicamento por uno u
otro tema están siendo afectados en su desempeño laboral”, dijo Héctor Valle, quien
agregó que las enfermedades más comunes al interior de las empresas son
cardiovasculares y aquellas causadas por la obesidad y el sobrepeso, como la
hipertensión y diabetes.

Aseguró que el gobierno debe invertir más recursos en la
atención del sector salud, pues es un nicho que han explotado los consultorios
de punto de venta.
Según cifras de su fundación, el ISSSTE otorga poco menos de
90,000 consultas diarias, el IMSS alrededor de 290,000, mientras que un
consultorio de punto de venta genera 25 consultas por día que, si se
multiplican por los 13,000 establecimientos con médico adyacente, superan las
atenciones del IMSS e ISSSTE.

Te recomendamos leer: Enfermedades de oficina, ¿pérdida de talento y dinero?

Los datos de una mala salud

Si bien no existen datos específicos,
hay cifras generales, y son alarmantes. De acuerdo con la Organización
Internacional del Trabajo (OIT), las pérdidas económicas ocasionadas por enfermedades y lesiones laborales representan el 12% del PIB en Latinoamérica. Pero eso no es todo: 

Datos de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) indican que el ausentismo laboral representa pérdidas del 13% en la productividad anual. 

Según la misma institución, las empresas pierden hasta tres mil 300 millones de pesos al año debido a distracciones, mal manejo del tiempo y estrés laboral. 

El costo indirecto por la pérdida de la productividad atribuible a la obesidad y sobrepeso incrementa en promedio 13.51% anual. 

Cinco mil personas se enferman anualmente por causas relacionadas con el trabajo. 

Chrysler estima que la incidencia de los gastos de salud de sus empleados aumenta sus costos hasta 700 dólares por auto. 

Goodyear gasta al año 675 dólares más por cada empleado fumador, en relación con los que no fuman.

Relacionadas

Comentarios