HistoriasMicrositio

6 frases para entrenar tu compasión y ser mejor líder

Estos 'slogans' te permitirán enfrentar las malas circunstancias y salir adelante, fortaleciendo tu sabiduría e interés por los que te rodean.

19-06-2015, 8:07:12 AM
6 frases para entrenar tu compasión y ser mejor líder
Marcela Hernández, Coach Empresarial y de Vida

La cultura occidental nos ha enseñado a separar dos conceptos que según otras corrientes de pensamiento –como el budismo– van de la mano. Se trata de la inteligencia y la compasión. La verdadera inteligencia y el altruismo siempre convergen. Sin embargo, día a día nos esforzamos por expandir nuestros conocimientos, pero poco pensamos en la necesidad de entrenar nuestra compasión.

¿Los compasivos nacen o hacen? ¿Será posible entrenar la compasión? Suele pensarse que la compasión es una cualidad exclusiva de algunas personas, no obstante, no es una cuestión genética, sino una habilidad que podemos desarrollar.

“Ten compasión por todos los seres, ricos y pobres; cada uno tiene su sufrimiento, unos sufren mucho, otros muy poco”.- Buddha

En su más reciente obra: Entrenar la compasión, Norman Fischer nos lleva por un camino práctico de mantras breves o “slogans” para meditar; entrenar nuestra mente y alcanzar el encuentro con la compasión y la sabiduría.

La compasión es sentir lo que otros sienten, preocuparme por su felicidad y bienestar -en especial cuando están sufriendo-. Estar dispuesto a sentir el sufrimiento de otros y de ser posible, hacer algo al respecto.

Te recomendamos leer: Sé humilde y asciende en tu trabajo

Amor y sufrimiento

Nuestros corazones están hechos para amar, sin embargo, cada vez resulta más difícil creerlo. Basta con ver las noticias para escuchar actos terribles de violencia, delincuencia, guerras, asesinatos, etc. ¿Qué se nos perdió en el camino? ¿Qué es aquello que se ha interpuesto entre nuestra misión original de amar a nuestros semejantes y nosotros?

Quizá tiene que ver con las dificultades que nos genera lidiar con el sufrimiento y el dolor -propio o ajeno- tanto que nos hemos blindado y hemos endurecido nuestro corazón a tal grado que somos capaces de causar daño a otros sin darle demasiada importancia y sin darnos cuenta de que el daño también recae en nosotros.

Te recomendamos leer: Pedir perdón, habilidad para fortalecer tus relaciones

La compasión es imposible si no aprendemos a cargar con los sufrimientos y las dificultades propias, y si nuestro habito de negación y escapatoria sigue manejándonos a su antojo.

El autor propone una serie de frases para cambiar el hábito de evitar la dificultad por el hábito de enfrentarla de forma creativa.

6 frases para enfrentar las malas circunstancias

1. “Convierte todos los contratiempos en oportunidades”

No podemos vivir peleados con nuestras dificultades, entre más les demos la espalda más las mantendremos cerca. 

Desarrollar el hábito de la paciencia nos ayudará a enfrentar aquello que nos aflige y a entender que la evasión y la negación no nos servirán de nada. Pensamos que tiene sentido protegernos del dolor, pero nuestra defensa propia termina por causarnos un dolor más profundo.

2. “Haz de todas las culpas una”

Es común que ante un problema lo primero que busquemos sea un culpable y que permanezcamos en esta búsqueda más tiempo del necesario, desperdiciando la oportunidad de aprendizaje y crecimiento que viene implícito en cada conflicto.

El autor hace referencia a este punto, recomendando que no culpemos a nadie por lo que suceda, aun si es culpa de alguien. El punto es que algo pasó y no podemos cambiarlo, pero si podemos usarlo a nuestro favor. ¿Cómo? Encontrando el beneficio potencial en lugar de culpables.

“Si quieres que otros sean felices, ten compasión, si quieres ser feliz, ten compasión”.- Dalai Lama

Asumir la responsabilidad de todo lo que pasa en nuestra vida sin importar de quien sea la culpa.

Te recomendamos leer: Extermina el miedo y da el ‘salto de tu vida’

3. “Sé agradecido con todos”

Seguramente la mayoría de nosotros nos consideramos personas agradecidas, pues decir gracias es una costumbre que nos inculcaron desde pequeños, pero no es lo mismo decir gracias que ser agradecido. 

El agradecimiento hacia los demás, nos hace conscientes de lo mucho que necesitamos de otros y lo mucho que otros nos necesitan.

Nos hace sentir felices, al valorar todo lo que tenemos y a quienes están a nuestro alrededor. Nos lleva a un estado de plenitud que buscamos compartir con los demás.

4. “Ve la confusión de manera distinta”

¿De qué otra forma podríamos ver nuestro dolor, nuestro miedo, nuestra resistencia…? ¿Qué es lo que realmente está pasando cuando estamos disgustados o enojados? 

El autor dice que si pudiéramos alejarnos por un momento de las culpas, los deseos y la autocompasión, quizás nos daríamos cuenta del paso del tiempo. Veríamos las cosas cambiar; la vida surgir y morir. Como cuando perdemos a alguien o cuando un niño nace. Nos ayuda a ver los problemas humanos diarios a la luz del verdadero nacimiento y la verdadera muerte. 

Así podemos darle una dimensión más realista a nuestras dificultades.

5. “Haz el bien, evita el mal, aprecia tu locura, reza por ayuda”

Nadie es perfecto, nos vamos a equivocar, somos humanos –para bien y para mal– podremos realizar los más grandes actos de amor y compasión, pero también estaremos expuestos a tentaciones y debilidades que probablemente nos harán caer. 

Lo importante es aceptar que en nosotros vive esta dualidad y al ser conscientes de ello podremos evitar dañar a otros, buscar su bienestar y perdonarnos cuando no lo hayamos logrado. 

6. “Lo que sea que encuentres es el camino”

Aceptación y paciencia para entender que las personas somos un proceso en continuo desarrollo, que el camino estará lleno de logros, pero también de fracasos y que éstos son sólo nombres y etiquetas que usamos para clasificar lo que vivimos. 

Si practicamos cada una de las frases anteriores recordaremos que no debemos evadir el dolor y las dificultades, por el contrario, hay que buscar el beneficio potencial que existe en ellos, para convertirlos en oportunidades de crecimiento personal.

Pase lo que pase, bueno o malo, hazlo parte de tu practica espiritual

La compasión y la conexión con otros no sólo se sienten bien, sino que también convierten las dificultades en oportunidades, como hemos podido comprobar en medio de un desastre natural, cuando la gente se une y hace hasta lo imposible por ayudar a los demás.

Ninguno de nosotros está solo. Todos nos necesitamos y estamos estrechamente vinculados. Es por eso que la única manera de amarnos es amar a otros y viceversa.

Te recomiendo leer el libro completo, para que practiques las meditaciones y profundices en todos los slogans propuestos para entrenar tu mente y alcanzar la compasión.

Te puede interesar leer:

Usa el modelo GROW para fijar propósitos alcanzables

La autora es coach ontológico, especializada en coaching de vida y empresarial. Directora de Cae-el20, empresa de coaching y capacitación. Puedes seguirla en Twitter en su cuenta @March_coach.

Relacionadas

Comentarios