HistoriasNegocios

¿Qué está haciendo TI por el mundo?

En el mundo “inteligente” hay muchas posibilidades, pero también existen graves problemas: ¿puede TI realmente ayudar a solucionarlos?

26-07-2010, 11:18:16 AM
¿Qué está haciendo TI por el mundo?
Andrea Vega

Las tecnologías de información (TI) prometen hacer de éste un planeta inteligente: automatizado, interconectado, con dispositivos, objetos, servicios, procesos y hasta personas que, si tienen un componente digital, puedan conectarse a una red.

Muchos adelantos se esperan como resultado de este progreso tecnológico. Pero, ¿qué está haciendo TI y –sobre todo– qué hará en el futuro para ayudar a lidiar con las grandes preocupaciones actuales? ¿Qué hará con la escasez de agua y energía? ¿Cómo contribuirá a frenar preocupaciones ligadas al calentamiento global, la falta de educación de calidad y los escasos servicios salud?

Voceros de firmas de TI y consultores del área dieron a Alto Nivel su visión de cómo las tecnologías de información aportarán soluciones para cinco grandes problemas de la actualidad.

CALENTAMIENTO GLOBAL

Se reducirá con:

Centros de trabajo de varias empresas cercanos al hogar

Asistentes de tránsito que ofrecen vías alternas

Cloud computing

La tecnología puede habilitar la reducción de emisiones contaminantes y crear modelos de crecimiento económico sostenible. Y aquí hay varios temas a tratar: el primero es el transporte y el reto de cómo reducir el número de traslados de las personas y, por lo tanto, el número de vehículos circulantes.

“Una contribución de TI en este sentido es habilitar el trabajo a distancia”, comenta Kendji Meguro, director de Planeación estratégica e innovación para América Latina de Cisco. En Ámsterdam, por ejemplo, ya se están habilitando centros de trabajo inteligentes con teléfonos, telepresencia, copiadoras y todas las herramientas necesarias de colaboración para interactuar con cualquier empresa en el mundo. La idea es que empleados de diversas compañías acudan al centro de trabajo más próximo.

TI también puede ayudar a optimizar el transporte. En Seúl y Ámsterdam se están probando asistentes personales de viajes que le dicen al usuario cuál es la ruta más “eficiente” para llegar a un sitio. Asimismo, se pueden habilitar cámaras de video-vigilancia con sensores para ubicar las rutas y las horas con mayor tráfico, y hasta generar alarmas para la población o cobrar mayores tarifas en esas rutas para persuadir a los usuarios de que les conviene tomar alguna alterna. Londres, Singapur y Estocolmo ya tienen estos modelos de tránsito.

Algo que ayudará a las empresas (sobre todo a las pequeñas y medianas) es la computación en nube o el cloud computing que, según Kishore Swaminathan, director de Investigación de Accenture, dotará a las compañías de los servicios de TI necesarios para operar de forma más eficiente, sin grandes inversiones y dándole a cada una la aplicación y la solución acorde con sus demandas.

ENERGÍA

Se optimizará su uso con:

Virtualización y concentración de servidores

Automatización de encendido y apagado de los equipos

Edificios y plantas inteligentes, con sensores

El tema de energía es preocupante tanto por la cuestión de ahorro (ligado a costos) como por la escasez. Aquí TI es parte del problema, pues un mundo más inteligente e interconectado demanda mayor consumo de energía.

Vienen entonces diversas tendencias y propuestas, muchas ligadas a lo que se conoce como Green IT, que aunque no sólo impacta en ahorro de energía, puede ser un pilar importante.

“Para tener una verdadera estrategia de Green IT –describe Rafael Arrese-Igor, socio de la Práctica de asesoría en tecnologías de la información de KPMG en México– se necesitan considerar ciertos aspectos: analizar el nivel de desperdicio de energía; entrenar al personal (darles iniciativas de cómo usar racionalmente las computadoras, por ejemplo), y avanzar en cuestiones como virtualización y concentración de servidores. Así se garantiza que se haga un uso más eficiente de la energía sin reducir la capacidad de TI.”

Otro tema importante es el de los planes de Recuperación en Casos de Desastres (DRP, por sus siglas en inglés) y de los Planes de Continuidad del Negocio (BCP), puesto que si no se hacen con la precisión necesaria, provocarán un gasto innecesario de energía, al duplicar elementos que no son realmente críticos.

La automatización del encendido y el apagado de los equipos, indica Paulo Vendramini, director global de Ingeniería, Symantec América Latina, de Symantec, es otra tendencia para el ahorro de energía, puesto que evita el gasto energético cuando los equipos no están en uso.

Una solución más a este tema son los edificios inteligentes, con sus miles de sensores conectados y dispuestos para lanzar alarmas cuando se pueden apagar las luces de una zona y aprovechar la luz solar o para regular el uso óptimo del aire acondicionado.

“En la parte de industria, el ahorro de energía aplica más o menos igual –explica Jorge Cortés, vicepresidente de la Unidad IT de APC de Schneider Electric en México–. Por ejemplo, en el proceso de extraer minerales de una mina hay mucho consumo eléctrico. El objetivo es ayudar a las mineras a volver eficientes sus procesos.”

AGUA

Se optimizará con:

Monitoreo de sistemas en tiempo real y sensores

Asistentes de tránsito que ofrecen vías alternas

Cloud computing

El monitoreo de los sistemas en tiempo real y los sensores son la aportación de TI al tema de ahorro de agua. Con ellas intenta responder al problema de la escasez y el consumo inadecuado de este líquido.

En los próximos años, dice Irving Wladawsky-Berger, presidente emérito de la IBM Academy of Technology, se verán más y más ciudades con acueductos monitoreados en tiempo real, a través de sensores y sistemas de TI, para detectar fallas y fugas de agua y remediarlas con mayor precisión y rapidez.

De hecho, los expertos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) trabajan con diferentes ciudades para dirigir el uso del agua de una forma más inteligente, basándose en estos sistemas de monitoreo.

También se debe mencionar que TI forma parte del problema: ahí están los grandes centros de datos, donde residen las aplicaciones que hacen posible el mundo inteligente, los cuales necesitan mucha agua para el control de las temperaturas en su interior. Habrá que buscar cómo hacerlos más eficientes.

EDUCACIÓN

Se apoyará en:

El análisis de los datos en las redes, más que en la memorización

Herramientas de colaboración

Más allá de la educación a distancia, TI habilitará un sistema que dotará a los individuos de las habilidades suficientes para responder a este mundo conectado, lleno de información e ‘inteligente’. El supuesto en que se basará este sistema es sencillo: los individuos pasarán de ejercer la memoria para aprender, a analizar el cúmulo de datos residentes en las redes.

Hoy ya no hace falta aprender de memora cientos de datos: la mayoría residen en Internet y están a unos cuantos clics de acceso. Lo que hace falta es saber buscar la información, analizarla y desarrollar un sentido crítico.

La cuestión ahora es poner los datos a disposición de los alumnos empleando diversos medios, mientras el maestro funge como una guía, no como poseedor exclusivo del conocimiento. El mundo ‘inteligente’ demandará de cada individuo más colaboración que competencia.

Además de proporcionar el ‘repositorio central’ de los datos, TI tiene ya un buen grupo de herramientas de colaboración que permitirán a los alumnos no sólo ubicar la información, si no también compartirla e interactuar con expertos de todo el mundo.

SALUD

Encontrará su cura en:

Servicios de telemedicina para zonas de difícil acceso

Expediente médico electrónico

Auto-consultas vía web y monitoreo en casa

La conectividad permitirá llevar los servicios de salud a un mayor número de personas. En México hay ya estados con iniciativas de telemedicina, desarrolladas por el IMSS y el ISSSTE. En algunos municipios remotos, con difícil acceso a servicios de salud de calidad, se están implementando las consultas virtuales con especialistas, para no tener que desplazarlos ni a ellos ni a la comunidad.

La tecnología también habilitará nuevos conceptos y modelos en salud. Se habla ahora de medicina interconectada centrada en el paciente. El nodo de esta tendencia es el expediente médico electrónico, gracias al cual los diversos especialistas que atiendan a un paciente podrán compartir su historia clínica y anexar a ella los datos de nuevos padecimientos, consultas y tratamientos. Esto redituará, por supuesto, en diagnósticos más certeros y en una mejor atención.

Otro tema de peso será el del monitoreo personal de la salud y el autocuidado: la gente quiere ser más consciente de sus padecimientos y tener un mayor control sobre su bienestar. Esto ha dado lugar a sitios web (en Inglaterra ya son un hit) con aplicaciones en las que los usuarios ingresan sus síntomas y una aplicación les hace preguntas y emite un diagnóstico. Claro, esto no sustituye a los médicos; es sólo para que los pacientes no vayan a ciegas a las consultas y puedan tener un mayor contexto de su posible padecimiento.

“Este campo abre muchas oportunidades para los pacientes: ya no necesitan ir a un consultorio para hacerse evaluaciones semanales cuando tienen una cierta condición médica. Ahora podrán, con un equipo simple, tomar sus medidas en casa y transmitir la información por internet al hospital o a su médico”, apunta Wladawsky-Berger, de IBM. Con ello, los sistemas de salud pública podrán llevar más y mejores servicios a los ciudadanos y elevar el nivel de la medicina preventiva, si es que realmente se logra dar acceso a la telemedicina y a los dispositivos mencionados a la mayoría de la población; pero, ¿cómo cambia esto el modelo de negocios en el sector médico privado?

.www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios