'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿La democracia en México vale lo que cuesta?

Algo pasa cuando los engranes del sistema político incrementan su costo por encima de la inflación y el resultado es el mismo. ¿Cómo eficientar su costo?

15-06-2015, 8:19:23 AM
Altonivel

La democracia es la doctrina más aceptada de los últimos años. A fines del siglo XIX, solo 12% de la población mundial vivía bajo regímenes democráticos. Hoy, 100 años después, ese porcentaje rebasa el 65% y de manera general, su práctica es halagadora.

Por ejemplo: Estados Unidos goza de un sistema democrático sin precedentes, que lo ha convertido en el país más poderoso de la Tierra. Demócratas y republicanos resuelven la mayoría de los problemas de sus gobernados. Algunos años gobiernan unos y, otros, sus rivales. El pueblo los pone o los quita.

En Francia, las contiendas electorales se disputan entre cuatro partidos; en Nueva Zelanda, considerada una potencia en términos de avances democráticos, también existen cuatro.

Pero cuando analizamos la democracia en México, la percepción se modifica. De inicio, contamos hoy con ¡10 partidos políticos! Ya veremos cómo se modifica el escenario tras estas elecciones intermedias en las que perderían su registro los Partidos del Trabajo (PT) y el Humanista.

¿Por qué tantos si, a veces, de todos no se hace ni uno? Es aquí donde la efectividad de la democracia se pone en duda y para muestra, dos ejemplos.

Te recomendamos leer: Las elecciones son un barril que parece no tener fondo, un análisis de Alfonso Zárate

El primero es cualitativo y tiene que ver con la enorme desigualdad social y económica que existe en nuestro país y que hunde en la pobreza a por lo menos la mitad de la población.

¿Será que no hemos sabido escoger a nuestros gobernantes o, peor aún, que estos no han tenido la capacidad de cumplir sus promesas de campaña?

En su edición de junio, Alto Nivel analiza dos participantes fundamentales del sistema democrático –el Congreso y los partidos políticos– y el problema no es menor, sobre todo si los evaluamos como si fueran empresas.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, el presupuesto asignado al Poder Legislativo pasó de 7,555 millones de pesos (mdp) en 2010 a 11,175 mdp en 2015: un incremento de 47.9%.

Sabías que… un diputado mexicano puede percibir 148,468
pesos mensuales en total y un senador 117,500 pesos mensuales, sin contar otros
apoyos y una gratificación de 40 días al final de cada año. Haz clic aquí.

Si este incremento parece exorbitante, también lo es el del presupuesto del Instituto Nacional Electoral (antes Instituto Federal Electoral), que pasó de 12,180 mdp en 2009 a 18,572 mdp en 2015. La variación fue del 52.4%. Aquí no termina todo.

Este año, los partidos políticos recibieron 5,355 mdp, mientras que hace seis años se distribuyeron una bolsa de 3,730 mdp. El incremento de sus arcas fue del 43.5%.

Estos aumentos son injustificados y desproporcionados, sobre todo cuando el crecimiento del PIB no rebasó el 2% anual compuesto, durante ese periodo.

La inflación, otro gran indicador de medición, fue menor al 4% anual promedio durante esos años.

¿Quién o quiénes son los responsables de estos aumentos tan desmedidos? ¿Cuántas empresas han tenido un beneficio parecido en sus presupuestos de operación durante el último lustro? ¿Levantaste la mano?

¿Crees que la democracia en México vale lo que cuesta? Para el experto Alfonso Zárate, “las elecciones son un barril que parece no tener fondo” y expone su análisis completo en esta edición.

“La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás.”  Atribuida a sir Winston Churchill, esta frase cuenta con más de medio siglo de vida, pero expresa el desencanto democrático que hoy se respira en México.

Si la democracia en México fuera una empresa, ¿cómo crees que sería su evaluación de desempeño? Conoce la evaluación en la edición de junio y sigue la conversación en Twitter y Facebook a través de los hashtags #DemocraciaMX

Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital.

Relacionadas

Comentarios