ActualidadHistorias

Santos pide revisar la legalización en lucha antidrogas

El presidente de Colombia admitió que la lucha contra las drogas no se ha ganado todavía y pidió revisar la legalización como una herramienta.

03-06-2015, 9:23:50 AM
Santos pide revisar la legalización en lucha antidrogas
Altonivel con información de agencias

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se sumó ayer, aunque no de manera tan explícita, al club de personalidades latinoamericanas que se han declarado públicamente a favor de la legalización de las drogas como mejor arma para erradicar el narcotráfico y la cultura de la violencia que genera.

Durante el discurso inaugural de la Conferencia Internacional de Control de Drogas, celebrada en Cartagena de Indias con representantes de 109 países, Santos coincidió con la tesis que formulan desde hace años el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, y ex mandatarios latinoamericanos, como el colombiano César Gaviria, el brasileño Fernando Henrique Cardoso, el mexicano Ernesto Zedillo y más recientemente el uruguayo José Mujica, quienes llegaron a la conclusión de que la guerra contra las drogas ha fracasado porque siguen ganando los narcotraficantes.

En lo que supone un cambio de discurso, el presidente colombiano admitió ayer el fracaso de la política actual de erradicación al recordar que, hace 54 años, con la firma de la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes “el mundo inició una guerra y no se ha ganado todavía”.
 

“Hemos gastado billones de dólares en una guerra con resultados importantes, pero insuficientes; billones que deberían haberse invertido en hospitales, colegios, viviendas para los más pobres y generación de empleo…”, añadió Santos, para quien lo que se necesita “más que una guerra, es la suma de unas medidas inteligentes, bien diseñadas, bien ejecutadas y centradas en la gente, que produzcan mejores resultados que los que hemos alcanzado hasta ahora”.

Colombia sustituirá cultivos en lucha antidrogas

Por otra parte, el presidente Manuel Santos djo que Colombia enfocará su estrategia de lucha contra las drogas en programas de sustitución de cultivos y erradicación manual, anunció dos semanas después de que su Gobierno suspendió las fumigaciones aéreas de plantíos de hoja de coca con el herbicida glifosato.


La decisión marca un cambio en la manera de enfrentar el narcotráfico después de dos décadas de usar las fumigaciones desde aviones como la principal arma en el país, que es considerado como uno de los principales productores mundiales de cocaína con unas 300 toneladas anuales


“Esto no significa, en absoluto, que estemos bajando la guardia frente a la siembra de estos cultivos, sino un cambio de énfasis”, dijo Santos en la instalación de la XXXII Conferencia Internacional de Control de Drogas en la caribeña ciudad de Cartagena.


“Lo que queremos ahora es incrementar aún más la erradicación manual y –sobre todo– poner en marcha una estrategia mucho más efectiva de sustitución de cultivos, que tenemos que reconocerlo los colombianos nunca la hemos tenido realmente”, precisó.


Para Santos un plan de sustitución de cultivos debe ofrecer una alternativa a los campesinos para que dejen de sembrar hoja de coca y garantizarles mejores condiciones de vida con una fuerte presencia estatal que se evidencie en la construcción de carreteras y otras obras que permitan la comercialización de productos legales.

La decisión del Gobierno de suspender las fumigaciones, desató críticas de la oposición política que teme un incremento de los cultivos de hoja de coca y de la producción de cocaína, de la que obtienen millonarios ingresos carteles del narcotráfico, bandas criminales conformadas por antiguos paramilitares de ultraderecha y la guerrilla izquierdista.

Con las fumigaciones aéreas con glifosato, Colombia redujo el área cultivada con hoja de coca -materia prima de la cocaína- a 48.000 hectáreas en 2013 desde más de 163.000 en el 2000.

En la última década, la Policía Nacional destruyó con este sistema más de 1 millón de hectáreas de la materia prima de la cocaína, pero manualmente solo se erradicaron alrededor de 440.000 hectáreas, en un proceso más lento, costoso y de alto riesgo para las personas que la realizan.

Santos insistió en que la firma de un acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con la que mantiene negociaciones desde hace más de 30 meses en Cuba para poner fin a un viejo conflicto que ha dejado más de 220.000 muertos, contribuirá a reducir el narcotráfico en el país.

 

Relacionadas

Comentarios