HistoriasMicrositio

¿Por qué se suspendió la evaluación docente?

¿Votos o chantaje? ¿A qué le tuvo miedo el gobierno? Parece haberse rendido porque tenía encima un peligro inminente más allá de un boicot electoral.

01-06-2015, 12:02:25 AM
¿Por qué se suspendió la evaluación docente?
Jorge Arturo Monjarás, editor de Finanzas de Alto Nivel

La primera explicación es muy simple. El gobierno temió que millón y medio de maestros en México votara de forma “crítica y razonada”, como les pidió Juan Díaz, el líder del SNTE, el 14 de mayo pasado. Con los márgenes tan escasos en las elecciones de estados como Nuevo León, Michoacán y San Luis Potosí, para empezar, el PRI podría estar malito de sus nervios con respecto de su futura mayoría en el Congreso, o del papel que Nueva Alianza juegue en él.

La absurda decisión de suspender la evaluación docente este año podría venir por ahí. Sin embargo, con miles de inscritos a los programas de capacitación docente, parecería que muchos maestros habían aceptado el nuevo status quo. Si no se trata de votos, ¿a qué otra cosa podría temerle el PRI?

¿No será que alguna grabación de esas que abundan, o un video estilo Michoacán, detuvieron las evaluaciones a los maestros? ¿Hay alguna información en poder de la CNTE o del SNTE sobre algún negocio o pacto inconfesable en las altas esferas del gobierno federal?

¿Acaso el grupo de Elba Esther Gordillo sacó una carta que nadie esperaba y logró una venganza a tres años de su encarcelamiento?

La suspensión de la evaluación docente es inexplicable, cuando buena parte de los maestros la habían aceptado e incluso ya jugaban bajo sus reglas. Es inútil porque no detiene la aspiración de poder del CNTE, que no quiere solamente controlar puestos y presupuesto educativo en las plazas que domina –si, plazas, como el narco-, sino que aspira a tomar el poder político.

Más allá de un boicot

La suspensión no detiene la amenaza de boicot a las elecciones en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, de hecho, los planes de los “maestros” en estas entidades siguen su curso. Ello a sabiendas que los delitos electorales son de jurisdicción federal.

No parece producto de una cesión ante la CNTE, por lo mismo. Sería absurdo pagar un precio tan caro como las evaluaciones docentes sin un acuerdo, un pacto de paz o de tregua, una firma y una foto. Sería estúpido.

Por simple estimación estratégica, el gobierno federal parece haberse rendido, recostó a su pieza del rey, porque tenía encima un peligro inminente mucho más poderoso que el boicot electoral.

La decisión, como puede apreciarse, vino de la SEP, por lo menos oficialmente, con la Secretaría de Gobernación y aún la de Hacienda, que paga por todo, en total silencio. El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) poniendo a prueba el alcance de su autonomía, exige que se continúen las evaluaciones.

Si la suspensión hubiera venido por una incapacidad logística y los ”nuevos elementos” hubiesen consistido en problemas en la evaluación misma o, como dicen desde el PRD, en la falta de construcción de los órganos de capacitación para los maestros, el anuncio hubiera sido mucho más completo, detallado, con fechas para reanudar el proceso, de forma conjunta con el Sindicato.

No este anuncio escueto, confuso, cerrado, a una semana de las elecciones.

Conclusión

Por eso concluimos: alguien tiene una amenaza de mucha mayor fuerza y con gran poder de desestabilización encima de la cabeza del gobierno federal. Algo más fuerte que 100 “casa blancas” o casos como el de OHL.

Algo que hizo que el gobierno se encoja y se esconda debajo de una piedra y amenace una de las reformas estructurales, aquellas a las que el gobierno de Peña Nieto ató irremediablemente su legado histórico.

PD

En medio de esta tragedia, se alza como una gran voz de la sociedad para expresar el descontento, la organización Mexicanos Primero, que preside Claudio X. González. La petición para dar marcha atrás en la suspensión está aquí

Por cierto la de #ubersequeda va en 114,000 firmas.

Relacionadas

Comentarios