'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Escenarios poselectorales: ¿Cómo cambiaría el Congreso?

El PRI debe estar preocupado por la nueva configuración del Congreso, que podría acabar con un segundo trienio transformador.

31-05-2015, 10:25:21 PM
Escenarios poselectorales: ¿Cómo cambiaría el Congreso?
Javier Rodríguez Labastida

El dominio del PRI durante el primer trienio del gobierno de
Enrique Peña Nieto permitió la discusión y aprobación de reformas que habían
permanecido estancadas durante varios años, como la energética, de
telecomunicaciones, fiscal y anticorrupción. Sin embargo, una nueva configuración en la Cámara de
Diputados
significaría un retroceso en el avance del grupo priista, de acuerdo
con Luis Miguel Pérez Juárez, académico investigador del Tecnológico de Monterrey.

De las 500 curules que existen en la Cámara de Diputados, actualmente
el PAN cuenta con 114, el PRD con 104, el Partido del Trabajo con 15, y
Movimiento Ciudadano con 16, mientras que el PRI tiene 212, el Partido Verde 29
y Nueva Alianza 10, por lo tanto, cuando los tres partidos se aliaban, contaban
con 251 votos.

El Senado tiene una división más pareja. De los 128 escaños,
el PRI tiene 52, el Verde 9, Nueva Alianza 1, el PAN 38, el PRD 22, Partido del
Trabajo tiene 5 y Movimiento Ciudadano cuenta con un espacio. Si el PRI
perdiera mayoría en la Cámara de Diputados, difícilmente podría obtener los
apoyos necesarios en el Senado.

Esta nueva configuración la decidirán los ciudadanos que el próximo domingo 7 de junio, irán a las urnas para elegir a sus representantes. ¿Cuáles son los escenarios posibles?

Te recomendamos leer: ¿Por quién votar? Herramientas para decidir tu voto

Primer escenario: El PRI conserva una cómoda ventaja

Una elección como la de 2012 le daría al partido la
capacidad de dar tranquilidad al segundo trienio del gobierno encabezado por Enrique
Peña Nieto.

Además de reforzar a las reformas fiscal y energética, ante
los intentos de retracción del PAN y el PRD, la posición en el Congreso le
permitiría al PRI sacar algunas leyes secundarias pendientes.

“El PRI gana tranquilidad en el gobierno federal y evita
retroceso en las reformas que ya hizo”, asegura Pérez Juárez, quien considera
que este escenario es poco previsible ante los constantes cuestionamientos por
conflictos de interés al presidente y a los miembros del gabinete, además de la
violencia incesante en el país y los casos de Tlatlaya y Ayotzinapa.

También puedes leer: 9 puntos que la ciudadanía debe exigir a los candidatos

Segundo escenario: El PRI gana mayoría con el Verde y Nueva Alianza

Si el PRI logra mayoría con apoyo del Partido Verde y Nueva
Alianza sería una fuerza política menos sólida que en el trienio actual, pero
con la capacidad suficiente de sacar sus reformas y dar una relativa
tranquilidad al gobierno federal.

“Este escenario lo puede lograr en la medida que no se caiga
la intención de voto. Los partidos pequeños funcionarían como partidos bisagra,
y el PRI tendría que ser muy generoso con sus asociados menores”, dice el
académico del Tec de Monterrey.

Pérez Juárez considera que este es el escenario más
previsible
en las elecciones, pues, aunque el PRI ha sido duramente criticado,
los otros partidos no han sabido aprovecharlo. Por la misma razón, el profesor
considera que el gobierno de Peña Nieto será evaluado con mayor agudeza que en
el primer trienio.

“En el momento en el que tienes controles, la evaluación se
reduce mucho porque puedes bloquear iniciativas, y procesos de indagatoria e
investigación, pero en un escenario más parejo aumentarían las evaluaciones. Si
el gobierno lee bien los resultados electorales tendría que ser mucho más transparente
y más cuidadoso. Purista para impedir que le estén pasando factura por cada
cosa que esté haciendo”.

Te recomendamos leer: ¿Qué opinión tienen los jóvenes de los candidatos?

Tercer escenario: Se cae la votación del PRI y el Verde

Una cámara que no esté controlada por el PRI arrastra serios
riesgos para el gobierno federal, además de que las iniciativas de presidente
saldrían con mucha dificultad.

“Si el PRI pierde poder en el Congreso, el acelerón de
reformas no lo podría repetir en el segundo trienio, además veríamos la
presencia de nuevos actores, de una izquierda dividida, queriendo echar atrás algunas
reformas, como la energética y a un PAN buscando, con todo, cambios en la reforma
fiscal
”, asegura el profesor del Tec de Monterrey.

“Si se quiere estabilidad, habría que pronunciarse por una
mayoría priista, pero si lo que se busca es el consenso, la mejor solución sería
que hubiera un reparto equitativo de curules”.

Pérez Juárez señala que las reformas irían, si no en una
reversa absoluta, si con una cierta incertidumbre, además de que las leyes
secundarias estarían reformándose nuevamente.

El escenario de incertidumbre
afectaría inversiones y las decisiones de los empresarios.

El académico considera que todos los escenarios tienen
puntos positivos y negativos. En el primero, por ejemplo, lo negativo sería ver
a un PRI más sólido y poco deseoso de diálogo, tentado a la verticalidad y a
las posiciones unilaterales.

En cambio, en el extremo donde pierde todo, lo negativo
sería ver caer a las reformas energética y fiscal, lo que generaría
incertidumbre económica, aunque la ventaja sería contar con una visión más
plural y la garantía de que las nuevas leyes surjan con un diálogo forzoso y no
a través de una imposición, como en el primer escenario.

Panorama gris para los partidos menores

El académico del Tec considera que, por lo visto en las
campañas y por los resultados que han arrojado las encuestas de preferencia, Morena
nacerá con una fuerza de entre 8 y 10%
de la votación. Algunas encuestas dan al
partido liderado moralmente por Andrés Manuel López Obrador la posibilidad de ganar
las delegaciones de Iztapalapa y Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

Sin embargo, el resto de los nuevos partidos y los partidos
pequeños no corren con la misma suerte. Pérez Juárez considera que el Partido
del Trabajo perderá fuerza
con el surgimiento de Morena y la división de la
izquierda, algo que también afectará a Movimiento Ciudadano.

El Partido Humanista y Encuentro Social no han logrado
despegar en las encuestas de preferencia, mientras que Nueva Alianza no tiene
un futuro claro, y el Partido Verde va muy ligado al PRI en esta elección
interna.

Te recomendamos leer: 4 puntos que los candidatos no cumplen en sus redes

¿Y las reformas?

Los primeros tres años del gobierno de Enrique Peña Nieto se
caracterizaron por sacar adelante una serie de reformas que habían quedado
atoradas por muchos años, como la fiscal, la energética, la de
telecomunicaciones, y en las últimas semanas la Ley Anticorrupción.

Las más polémicas fueron la reforma energética y la fiscal.
La primera fue seriamente criticada por la izquierda, por lo que el
fortalecimiento de PRD, Morena, PT o Movimiento Ciudadano derivarían en un
posible retroceso de esta iniciativa.

La reforma fiscal ha sido duramente criticada por Gustavo
Madero, líder del PAN, por lo que un fortalecimiento del partido blanquiazul
derivaría en la revisión de esta iniciativa de 2013.

“Al actual gobierno debe preocuparle mucho la nueva
configuración de la Cámara de Diputados porque no tiene mayoría en el Senado.
Tiene el riesgo de perder su primer trienio como transformador”, dice Pérez
Juárez.

El académico consideró que la división en el nuevo Congreso
puede derivar en el estancamiento de la reforma política del Distrito Federal,
además de un lento avance de la aplicación de la Ley Anticorrupción.

¿Ya decidiste la intención de tu voto? ¿Conoces a los candidatos de tu región?

Relacionadas

Comentarios