'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Cómo usar y elegir un decantador de vino

Un vino que lleva mucho tiempo en la botella cerrada, tarda más en expresar sus bondades. Un decantador le permitirá oxigenarse y expresar mejor sus cualidades.

29-05-2015, 12:52:13 PM
Cómo usar y elegir un decantador de vino

Todo conocedor de vinos sabe que
un decantador no se trata de una
jarra elegante ni de una exótica y fina figura de cristal, sino del accesorio
ideal que permite que el vino evolucione
y exprese mejor
y más rápido sus cualidades. De esta manera, más que un
adorno, un decantador es un excelente aliado para el disfrute de esta bebida.

“Comparado a la historia del
vino, los decantadores son un instrumento relativamente joven. Aparecieron
después de la copas. Al principio solo se utilizaban para trasladarlo hasta la
mesa y servirlo. Luego notaron que este tipo de jarras beneficiaban a ciertos
vinos, gracias a la oxigenación que recibían”,
cuenta Alberto Cervantes, sommelier
y director general de Wine Lovers, sitio web dedicado a la venta de productos
relacionados al vino.

La función de estos instrumentos
es permitir que el vino respire y se
desempolven sus aromas y sabores de
una manera más rápida.

¿Cómo se oxigena el vino?

“Los vinos necesitan tiempo para manifestarse a los
sentidos
. Cuando un vino lleva mucho tiempo en la botella cerrada, tarda más en expresar sus bondades. Está
comprimido, encerrado. El decantador acelera este proceso. Es especialmente
bueno para las cosechas antiguas, de unos 5 o 10 años, pues estos están
herméticamente sellados en la botella”, explica Cervantes.

Esto se logra gracias a que el
decantador tiene un diámetro más ancho
que la copa
y, así, una mayor superficie del líquido entra en contacto con
el oxígeno. Por lo general, los vinos
tintos son los que se decantan
, aunque pueden llegar a haber algunos vinos
blancos de cosechas añejas que también requieran de este auxilio.

Otra de las funciones de este
accesorio del vino es trasvasarlo y eliminar los residuos que pudieran llegar a
encontrarse en la botella, como los restos de corcho o el pozo del vino, que
son restos de la propia uva.

“Al decantarlo, eliminamos la posibilidad de que
esto llegue a la copa del comensal. Para un correcto servicio, se recomienda
decantar el vino”, aconseja.

Al momento de gozar del vino, lo
ideal es tenerlo en el decantador, servirlo e ir disfrutándolo en la copa. Con
el tiempo verás que sus sabores y aromas no son los mismos. Poco a poco lo
notarás, reconocerás una cierta evolución en la bebida. “Cada vino tiene su
propio tiempo. Hay que atreverse a descubrir poco a poco lo que este nos va a
ir regalando. Al final, tras la oxigenación, habrás descubierto también los
aromas secundarios y terciarios
del vino.”

¿Cómo elegir un decantador?

Existe una gran variedad de
marcas y formas de decantadores. Sin embargo, existen elementos básicos
que debes buscar cuando vas a elegir uno.

Lo más recomendable es que sea de
cristal y transparente. De cristal, porque nos permite que el vino mantenga su
temperatura fresca, aun cuando las condiciones externas sean más extremas. Y
transparente, para apreciar el color del vino y también para facilitar su
limpieza.

En cuanto a la forma, puedes
sucumbir a la tentación y elegir la forma que más atractiva te parezca, los hay
desde figuras curvas hasta animales; pero procura que, a pesar de ser figuras
exóticas, tengan una base ancha para que la mayor parte del vino entre en
contacto con el oxígeno. Si tiene esta cualidad, es un decantador adecuado.

“Mi
primera recomendación es el decantador clásico, aquel que parece platillo
volador. Muy ancho en su base y un cuello estilizado”.

También debes revisar que su
tamaño o capacidad, sea del doble del de la botella de vino. “Si quiero un
decantador sencillo para un botella sencilla, debo buscar que el vino llegue a
la mitad del decantador, donde está la superficie más ancha, para que el vino
se expanda horizontalmente y el oxígeno penetre en todo el líquido”, sugiere el
especialista. Y si buscas más sofisticación, también puedes elegir el
decantador de acuerdo a la uva, varias marcas los trabajan así.

Cuando empieces a utilizar el
decantador, debes saber que lo más recomendable es consumir toda la botella.
Una vez abierta la botella y puesto en el decantador, lo más recomendable es
terminarla toda. No conviene dejar un poco y guardarlo, porque ya es una bebida
muy evolucionada. Se debe hacer el esfuerzo por terminarlo, después ya no
estará tan bueno”, explica.

Luego de utilizar este
instrumento, debes lavarlo bien. Solamente con agua caliente. No utilices
jabón, ya que puede afectar el sabor de los vinos posteriores. Algunas marcas
manejan una perlas de acero inoxidable para ayudar en la limpieza del mismo y
remover todo los residuos.

Algunas marcas…

Si se trata de elegir alguna
marca, Riedel es sin duda una de las cristalerías más finas en el mundo de los
vinos. “Esta marca está avocada a expresar lo mejor de las bebidas. Tiene un
diseño y una tecnología que hace que al chocar las moléculas del vino con el
cristal se oxigenen mejor. Tienen piezas para cada tipo de uva, sus piezas son
elaboradas a mano y tienen gran cantidad de diseños.” De esta marca puedes encontrar
decantadores que van desde los 5,000 hasta los 10,000 pesos o más.

También existe Atelier Du Vain
que es más accesible y de figuras más clásicas. “Es una marca francesa, también
dedicada a la creación de mejoras en el tema del vino. Estudia mucho las formas
de sus decantadores. Además, también trabaja decantadores para vinos jóvenes,
que incluyen un tapón para regular la oxigenación.” Sus precios rondan los
2,000 y 3,000 pesos.

Otras marcas, que también
explotan lo mejor del vino, son Skruf, Citterio, RoJaus, entre otras.

Otra opción, casi de bolsillo, es
un novedoso accesorio que no es en sí un decantador común, sino un instrumento
que se coloca sobre la copa y permite licuar y oxigenar el vino. “Funciona
bastante bien. Se llama aireador del vino. La marca más comercial es Vinturi.”
Los encuentras desde 400 pesos.

Sin duda, los decantadores son instrumentos que no pueden
faltar en la mesa de un amante de los vinos para el deleite con esta bebida y
para dar estilo y un toque sofisticado al lugar en donde se sirva. Ahora ya
sabes cómo elegirlo.

Relacionadas

Comentarios