'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Corrupción, el cáncer que alimenta a las instituciones

¿A dónde vamos con un gobierno que incumple con la elemental obligación de garantizar el Estado de Derecho, y que estimula la impunidad?

20-05-2015, 1:41:42 PM
Corrupción, el cáncer que alimenta a las instituciones
Francisco Martín Moreno

Si tuviera que recurrir a una metáfora para describir el sistema de putrefacción, la agresiva metástasis que devora vorazmente el organismo nacional, no tendría otra alternativa más que calificarla como un feroz cáncer que, día con día, absorbe lo mejor de la energía nacional como si se tratara de un enorme tumor que, para crecer, tuviera que alimentarse con las esencias del cuerpo mexicano que ya advierte señales de agotamiento y hastío.

a) Las casas blancas, las de Malinalco, las de Las Lomas, entre otras tantas más propiedades de diferentes funcionarios, cuyos bienes inmuebles todavía no son del conocimiento de la opinión pública;

b) el hecho de que los legisladores federales o locales vendan su voto a la oposición a cambio de dinero proveniente de las arcas de la nación;

c) los delegados de la capital de la República que integran auténticas pandillas de estafadores dedicados a exigir cuantiosos sobornos a las personas que desgraciadamente requieren llevar a cabo trámites en sus circunscripciones sin que el jefe de gobierno intervenga, porque tal vez las lidera;

d) los jueces que dictan sentencias insostenibles que exhiben la descomposición del Poder Judicial, como la resolución emitida en contra de MVS que finalmente dejó sin efectos el tribunal colegiado;

e) las policías, como la capitalina, que extorsionan sin piedad a los automovilistas que caen en sus garras;

f) la interminable cadena de inspectores dependientes de diversas autoridades que salen a la calle a chantajear ciudadanos indefensos.

Todos ellos y los antes citados, son una muestra de la putrefacción que el electorado tendrá que tratar de eliminar a través del voto o en las elecciones de junio o por medio de las candidaturas independientes antes de volver a despertar al México bronco.

Te puede interesar leer: Un siglo perdido, el costo de la corrupción para México

¿A dónde vamos con un gobierno que no solo incumple con la elemental obligación de garantizar la vigencia plena del Estado de Derecho, sino que con sus acciones u omisiones estimula la impunidad?

Como dijo Lord Acton: un gobierno solo es legítimo si está efectivamente limitado, es decir, que el poder no se utilice en forma arbitraria y discrecional en contra de los ciudadanos.

Este político e historiador inglés, nacido en 1834, es famoso por el aforismo:

“El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

“México cuenta con solo cuatro jueces por cada 100,000 habitantes, cuando el promedio en el mundo es de 17 y los países mejor calificados tienen hasta 40”.

De esta suerte será difícil garantizar la seguridad e impartir justicia sin excepciones ni privilegios, con lo cual alguien, invariablemente, se beneficiará del caos y lucrará con las grandes causas de México.

Te recomendamos: ¿Qué sabemos y qué no de la corrupción en México?

El saqueo descarado del patrimonio de los mexicanos, los chantajes, los peculados, las extorsiones, la autoridad convertida en organización criminal que opera en contra del ciudadano, el hartazgo social, el cínico enriquecimiento de los funcionarios que entienden los cargos públicos como negocios privados, la presencia asquerosa de narcos y de inspectores del gobierno (son lo mismo), que se presentan a extorsionar a los mexicanos que se ganan la vida honorablemente, las venganzas ejecutadas en contra de quienes levantamos la voz para exigir la imposición de la ley, todo ese conjunto constituye un tumor que devora las energías nacionales y que acabará matando al organismo social incapaz de defenderse por ahora…

En la edición actual de la revista Alto Nivel, nuestros amigos lectores encontrarán la historia de la corrupción y el costo de no poder excluirla de nuestra vida diaria.

Aquí puedes leer el reportaje:

¿Por qué México no ha revertido la corrupción?

El autor es escritor, novelista, articulista y conferencista mexicano. Como  periodista, ha publicado más de 2,000 columnas en diferentes y reconocidos periódicos y revistas. 

Relacionadas

Comentarios