HistoriasNegocios

¿Qué sabemos y qué no de la corrupción en México?

Representa el 5% de los gastos de las empresas; ocurren más de 4 millones de actos de pequeña corrupción al día, pero solo 2% de los casos termina en detención.

20-05-2015, 11:58:19 AM
¿Qué sabemos y qué no de la corrupción en México?
Javier Rodríguez Labastida

La corrupción es un fenómeno que todos conocen, y a la vez permanece escondido entre las oficinas gubernamentales y también en las empresas.

Hoy la corrupción es el modus vivendi del mexicano. Tras décadas de recurrir a esta actividad como un acto facilitador para alcanzar sus objetivos, las personas han adoptado este fenómeno social como elemento inherente de su vida diaria, al grado de que es incluso considerado un “tributo autoimpuesto”.

Te recomendamos leer: Corrupción y empresas, el ‘modus vivendi’ a vencer

Según la consultora Ernst&Young, los costos pueden ser hasta de 5% en el ingreso de las ventas anuales de las empresas, y el Fondo Monetario Internacional señala que las empresas invierten hasta 5% en gastos de corrupción.

En cuanto a los costos sociales, según Transparencia Mexicana, los hogares destinan a pagos extraoficiales hasta 14% del ingreso promedio anual, y si se toma en cuenta a los que ganan un salario mínimo sube a 33%, es decir, la corrupción afecta más a la población en situación de pobreza.

Estos son algunos datos que compila el estudio Anatomía de la corrupción, elaborado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) con apoyo del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), presentado este miércoles para evidenciar la influencia y extensión del fenómeno en el país.

“Este reporte exhibe lo que sabemos y no sabemos de la corrupción. Se trata de un fenómeno extraordinariamente complejo, muy enraizado, que aparece en todas las maneras en que se pueda vivir, pero que a la vez no sabemos a qué nos estamos enfrentando”, dijo Sergio López Ayllón, director del CIDE.

María Amparo Casar, investigadora del CIDE encargada del estudio, explicó que la corrupción es una enfermedad y para poder combatirla hay que conocerla:

“El estudio es un esfuerzo por conocer esta enfermedad. Queremos ver dónde está localizada, cuál es su extensión, sus causas y encontrar las áreas de oportunidad para que los ciudadanos, empresarios y autoridades las aprovechen”.

México, líder en corrupción

El reporte analiza la corrupción (la posición de México en el mundo, la frecuencia con que se practica, la percepción que tenemos de nosotros mismos, y los principales partícipes de la corrupción) y la impunidad (la permisividad frente a la corrupción, la tolerancia social, los costos por permitirla y los esfuerzos por combatirla).

México se encuentra en el último lugar (34) entre los países con índice de corrupción de la OCDE, el número 22 en los países de América, el 17 en el G20 y el 103 de 175 en el mundo.

El porcentaje de ciudadanos que percibe corrupción es de 85.3%, siendo el Distrito Federal el que tiene un mayor índice (95.3%) y Querétaro el menor (65%).

Según el Barómetro Global de la Corrupción 2013, de Transparencia Internacional, el 91% de los ciudadanos percibe como muy corruptos a los partidos políticos, el 90% a la policía, el 87% a los funcionarios públicos, el 83% al poder legislativo y el 80% al poder judicial.

La corrupción incluso es una de las palabras más ocupadas en los medios. Según el estudio del CIDE y el IMCO, en 1996 aparecía 502 en los titulares de la prensa, mientras en 2014 apareció 2,587 veces.

Te recomendamos leer también nuestro reportaje: ¿Por qué México no ha revertido la corrupción?

La relación de las empresas con la corrupción

Según la Encuesta y Fraude de Corrupción en México, realizada por KPMG en 2008, 44% de las empresas en México reconocen haber pagado un soborno.

Las razones por las que hacen pagos extraoficiales son: agilizar trámites (43%), obtener licencias y permisos (32%), impedir abuso de autoridad (21%), ganar contratos (16%) y participar en licitaciones (11%).

Las principales instancias hacia las que son dirigidas los sobornos de las empresas son del orden municipal (33%), estatal (26%), federal (24%) y de agencias públicas (17%).

El reporte revela que los mexicanos nos sentimos honestos:

► 43% cree que sus familiares nunca son corruptos
► 38% considera que sus vecinos nunca son corruptos, y 
► 20% confía en que sus compañeros nunca son corruptos

Sin embargo, según la Encuesta Nacional de Impacto y Calidad Gubernamental del INEGI, de 2013, se registran más de 4 millones de actos de pequeña corrupción al día.

También puedes leer: Empresarios mexicanos se imponen Código de Ética

Puedes leer también la segunda parte de nuestro reportaje: Un siglo perdido, el costo de la corrupción para México

Esfuerzos fallidos

“Anatomía de la corrupción” señala que solo el 2% del porcentaje de averiguaciones previas contra delitos cometidos por servidores públicos acaban con ingreso en la cárcel.

Entre 1998 y 2012 se presentaron 444 denuncias por la Auditoría Superior de la Federación, de las cuales 421 están en trámite, ocho bajo reserva, ocho no tuvieron ejercicio de la acción penal, y siete consignadas.

El reporte del CIDE y el IMCO revela una comparación de corrupción de gobernadores de México y Estados Unidos entre 2000 y 2013: mientras en el país hubo 41 gobernadores acusados, 16 casos investigados y solo cuatro detenidos, en el vecino del norte nueve fueron acusados, nueve investigados y nueve detenidos.

“Este reporte difunde lo que sabemos, pero faltan muchas cosas que no sabemos, faltan índices de procuradurías estatales, de la procuraduría federal, falta difusión de lo que hace la Auditoria Superior de la Federación, tampoco sabemos lo que hace la unidad especializada contra la corrupción”, señaló María Amparo Casar.

Cuáles son las alternativas

Hace unas semanas fue aprobada la Ley Anticorrupción por el Congreso de la Unión. La iniciativa aún tiene algunos pasos pendientes, el más complicado, su aplicación en los congresos locales. El CIDE y el IMCO realizaron una serie de propuestas para dar seguimiento a la reforma.

Te sugerimos leer: ¿Qué dice la Ley Anticorrupción aprobada por el Senado?

A nivel federal propusieron el acompañamiento de la sociedad civil en la redacción de las leyes secundarias de esta disposición; a nivel estatal la homologación de códigos penales para delitos de corrupción; y a nivel municipal el uso de herramientas digitales para reducir la discrecionalidad y trámites en ventanilla.

También propusieron la persecución de oficio para delitos de corrupción y prohibir uso de dinero en efectivo en actividades gubernamentales.

“Necesitamos una revolución que involucre a las instituciones y transformar el tema de palabras en acciones, pues no hay una solución mágica que permita acabar con el problema”, señaló el director del CIDE, Sergio López Ayllón.

Te puede interesar también:

¿Y los 205 mdd? Una historia olvidada de corrupción

Relacionadas

Comentarios