HistoriasManagement

La indecisión cobra negocios: 3 claves para actuar

Enfrentar una decisión puede causar parálisis, sin embargo, hay elementos que te pueden ayudar a realizar acciones que hagan evolucionar tu empresa

18-05-2015, 5:04:11 AM
La indecisión cobra negocios: 3 claves para actuar
Javier Rodríguez Labastida

A nivel empresarial, Kodak es uno de los casos más sonados sobre lo que una
indecisión puede causar. En 1900, George Eastman revolucionó la industria de la
fotografía y el cine con la Folding Pocket, su primera cámara hecha de metal. La
empresa creció de tal forma que su nombre se popularizó en todo el mundo.

Para la década de 1970, Kodak sabía -según sus propios
estudios de mercado- que en algunas décadas la fotografía sería absorbida por
la tecnología digital. Incluso desarrolló algunas patentes digitales durante
esos años, sin embargo, la empresa apostó por hacer los cambios a través de lo
que ya dominaban: la química y la óptica, y no a través de algo que
no conocían.

El resultado: Si en la década de 1990, las acciones de Kodak
valían 70 dólares, para 2012 llegaron a cotizar en 47 centavos. Después de un
tiempo dejó la bolsa, aunque un par de años después regresó a Wall Street.

“Eran los dueños del mercado. Viajabas a cualquier lugar del
mundo y era la marca por excelencia, pero terminaron siendo poco participativos
y una marca de las más poderosas del mundo se redujo a nada por no decidir a
tiempo”, asegura Esther Murow, CEO de la consultoría Bempowering, en entrevista
con AltoNivel.com.mx.

Te recomendamos leer: Ejercita tu cerebro para tomar decisiones directivas.

Ante la indecisión, ¿cuáles son las estrategias que deben
adoptar las empresas para tomar una buena decisión? La coach especialista en
estrategias de negocios define tres puntos primordiales:

Generar información

La toma de decisiones es una habilidad que se construye a
partir de otras habilidades como la capacidad de síntesis y análisis de la
información. Para tomar una buena decisión en los negocios debes tener datos
duros, estadísticos, e incluso modelos matemáticos.

La coach Esther Murow asegura que todo negocio debe tener
una base de datos, estadísticas, comportamientos históricos y otras herramientas
que apoyen
y sean utilizados en un momento de decisión.

“En la consultora (Bempowering) nos encontramos mucho con
que aunque la información del negocio está ahí, pero los dueños pocas veces la
toman en cuenta para sustentar una decisión importante”, dice Murow, quien
añade que parte del entrenamiento al empresario consiste en ayudarlos a
construir un sistema de información gerencial y así modelar una decisión del
negocio.

Te recomendamos leer: Técnicos vs humanistas, ¿cuál es el mejor liderazgo?

Evolucionar

La coach asegura que los hombres de negocio exitosos suelen
sufrir de “soberbia empresarial”. Probablemente muchas de sus decisiones fueron
correctas durante 30 años, pero actualmente el mercado no está en las mismas
condiciones, por lo que sus decisiones pueden comenzar a fallar.

“Pasamos de una economía de producción a una economía
digital, una revolución de trabajo en función de la organización que te permite
internet. Las empresas que funcionaron bien por décadas vieron sus número caer,
y es muy difícil cambiar a un empresario que lleva 30 años tomando decisiones
de la misma manera”, dice Murow.

Este fue el caso de empresas como Kodak, Xerox o Nokia, que
llegaron a ser líderes mundiales en su ramo y que, por falta de actualización,
se encontraron ante la quiebra que los mantuvo lejos de las ventas durante unos
años.

Te recomendamos leer: 6 puntos de enfoque para ser un líder de cambio

Hacer cambios graduales

Hay empresarios que se lanzan a hacer las cosas de tajo y
toman decisiones apresuradas. Un caso totalmente opuesto a los que se niegan a
evolucionar. “Los cambios radicales te puedan llevar a un abismo o a un
estado de parálisis. La visión del futuro la ven tan lejana, que la visión
entre el ahora y el después los paraliza”, señala la coach.

Murow afirma que a veces la resistencia llega debajo de las
cadenas de mando, pues ante los cambios repentinos los empleados se asustan. “Ellos
piensan ‘¿Cuántas competencias tengo que desarrollar?, ¿qué tengo que hacer?’
Las decisiones tienen muchas implicaciones que obligan a no tomar decisiones de
la manera más adecuada”.

Para ello, insiste, se debe construir una base informativa de
tal manera que los tomadores de decisiones lo hagan de forma muy rápida y
verificar cómo se comporta.

Te recomendamos leer: Innovación disruptiva para soñadores con ‘poder’

Relacionadas

Comentarios