HistoriasNegocios

Proton-M, un viejo cohete que salió caro

Esto costará un retraso de año y medio al programa espacial del gobierno, que planeaba garantizar cobertura de wifi y servicios móviles.

16-05-2015, 11:43:34 AM
Proton-M, un viejo cohete que salió caro
Jorge Arturo Monjarás, editor de Finanzas de Alto Nivel

El cohete Proton-M que utilizó la empresa International Launch
Services (ILS) para el fallido lanzamiento del satélite Centenario a las 12
horas de hoy desde Kazajistán, es un viejo modelo que data de 1965, con cientos
de misiones exitosas, pero que en los últimos años ha provocado pérdidas
millonarias a la industria.

En mayo de 2014, un accidente provocó la pérdida del satélite
Express AM4R, un prototipo muy avanzado para el gobierno ruso, causándole
pérdidas por 275 millones de dólares. Ello, luego de que en julio de 2013 otro
de estos cohetes se estrellara en contra de su propio puerto espacial,
perdiendo de paso otros tres satélites para el sistema de navegación Glonass.

Ahora le costará un retraso de año y medio al programa espacial
del gobierno mexicano, que planeaba garantizar cobertura de WIFI y servicios
móviles, además de otros servicios de inteligencia y seguridad mediante tres
lanzamientos. El satélite Bicentenario ya está en órbita y funcionando
adecuadamente. El Morelos 3 deberá ponerse en órbita en octubre próximo. Ahí la
operación está a cargo de Lockeed Martin Commercial Launch Services y se
efectuará desde Cabo Cañaveral, Florida.

Los lanzamientos de satélites mexicanos habían estado
generalmente a cargo de empresas estadounidenses o europeas. Sin embargo, la
empresa Medcom, concesionaria de la marca QuetzSat y asociada con SES SA,
recurrió a ILS y al veterano Protón-M para hacer un lanzamiento en 2011.

A partir de entonces el gobierno mexicano concedió el
lanzamiento a ILS, del Satmex 8, en diciembre de 2012.

La decisión no le costará dinero al gobierno, asegura la SCT,
pero si retrasará en año y medio los planes de llevar la reforma en
telecomunicaciones a todos los mexicanos. El Centenario pesaba 5.3 toneladas y
era un satélite de cuarta generación de Boeing que “proveería servicios
satelitales móviles para apoyar la seguridad nacional, esfuerzos civiles y
humanitarios y ofrecería servicios de alivio de desastres, servicios de
emergencia, educación a distancia, etc.”, dice un comunicado de ILS.

El costo del proyecto total de tres satélites es de 1,600 millones
de dólares.

Ni hablar, al gobierno de Enrique Peña hay que hacerle una
limpia con gallina negra. Mientras tanto, seguir aquella vieja frase de la
Procuraduría del Consumidor: “lo barato puede salir caro”.

Relacionadas

Comentarios