'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Besos de peces, tendencia creciente en los spa

Esta terapia de relajación es una experiencia 100% natural que va cobrando fuerza dentro de los hoteles de lujo en el país y de los negocios. ¿En qué consiste?

15-05-2015, 12:36:55 PM
Besos de peces, tendencia creciente en los spa
Macarena Quinzaños

Existen terapias con caballos, perros y delfines que brindan beneficios a la salud, pero ¿conoces ya la Ictioterapia

Esta terapia de relajación es una experiencia 100% natural, pues sus protagonistas son los peces Garra Rufa, una especie tropical originaria de Turquía. Todo lo que debes hacer es colocar tus pies dentro de unas peceras y los pececillos se encargarán del resto.

A 5 años de su llegada a México, Fish Spa Therapy continúa en su ruta de expansión como una de las empresas pioneras en realizar la experiencia de la Ictioterapia en el país.

“Es muy curioso ver cómo funciona. La Garra Rufa es el único pez en el mundo que no se escapa. Al revés, metes los pies y te empieza a besuquear. Este pez no tiene dientes y en su boca posee una sustancia conocida como dithranol, un antinflamatorio y regenerador natural de la piel”, explica Mark Shtern, director general de Fish Spa Therapy.

Según cuenta, es una terapia conocida desde el siglo XVII en Asia. Cuando los soldados regresaban de sus misiones se metían al agua y los peces los curaban. Sus heridas cicatrizaban rápidamente gracias al dithranol, sustancia que a la fecha se utiliza en medicamentos contra quemaduras y otras heridas.

Las sesiones suelen ir de los 15 a los 30 min. Y, en ese tiempo, los peces ofrecen un relajante masaje, mejoran la circulación sanguínea, retiran las células muertas, limpian e hidratan la piel de quien recibe cada uno de los besitos. 

La Ictioterapia se realiza principalmente en los pies porque ahí se localizan todos los puntos de acupuntura. Son una parte muy sensible del cuerpo, permitiendo que toda la energía suba por el cuerpo y uno se revitalice completamente. 

La puedes realizar 3 o 4 veces por semana, tomar tus 15 minutos, como una terapia de meditación, o si buscas mayores efectos en la salud, lo recomendable son mínimo 30 minutos.

No a las malas imitaciones

La novedad, atractivo y beneficios a la salud han provocado que muchos se interesen en montar sus propios spas; pero hay que tener cuidado con las garantías de calidad e higiene que estos ofrecen. 

“Nosotros lo posicionamos en México, pero ya empiezan las imitaciones. No me preocupa la competencia, sino cuando lo hacen de una manera poco profesional y no cuidan los procesos de higiene ni el estado de los peces.

“La competencia con calidad es buena, porque promueven el servicio”, cuenta Shtern, orgulloso de haber vendido a Xcaret cerca de 15 mil peces para montar su propio spa, sabe que lo harán excelente. 

En una terapia de este tipo, es muy importante contar con ciertos procesos que garanticen la higiene durante todo el proceso, para no convertirse en una incubadora de enfermedades e infecciones.

Por ello, las peceras de Fish Spa Therapy trabajan con un sistema inteligente de tres filtros: mecánico, biológico y luz ultravioleta.

El agua pasa por estos filtros y esta luz para estar esterilizada. Al pez no le afectan estos rayos porque el agua pasa por un tubo que tiene esta luz. Prácticamente mata el 99% de las bacterias. Casi es agua que puedes tomar, siempre tiene que estar cristalina. Está en proceso permanente de limpieza. 

“Además, vigilamos el estado de los peces, que sean de criadero y sino, pasan un tiempo en cuarentena para saber si el pez está en condiciones óptimas para trabajar”.

Antes de realizar la terapia, existe un protocolo para el lavado de pies, eliminando todas las impurezas y químicos que la persona pudiera traer en la piel, pero también se hace una revisión y selección de quienes pueden tomar la terapia.  Está prohibido que personas con heridas abiertas y hongos la tomen. 

El negocio

Fish Spa Therapy aún se encuentra en un proceso de desarrollo y crecimiento, al año ya venden más de 200 mil peces y mensualmente ganan dos clientes. Cuentan con 150 peceras propias funcionando más unos 50 clientes adicionales por toda la república. 

Calidad, higiene, innovación y su propio criadero de peces han sido los elementos clave para que Fish Spa Therapy se esté convirtiendo en el referente de este servicio.

“Estamos abriendo nuestros spas, vendemos la franquicia y también vendemos o rentamos todo el mobiliario y los peces para quienes desean poner el suyo. Así tenemos clientes por toda la república. Les enseñamos el know how, ofrecemos el mantenimiento, asistencia técnica y el diseño del mobiliario es a su gusto”, cuenta Shtern.

Ellos fabrican todo el mobiliario y la patente del sistema de las peceras es suyo. Además, para los amantes de la meditación y la naturaleza, también existe una línea de muebles para el hogar que le dará un toque chic y fashion al lugar donde lo ubiquen.  

Fish Spa Therapy inició en Cancún. Hoy se le puede encontrar en más de 25 hoteles de lujo en Cancún, Riviera Maya, Los Cabos, Puerto Vallarta, Distrito Federal, Oaxaca y próximamente Chihuahua. Además de sus clientes independientes que han comprado el mobiliario y están dispersos por toda la república, ya sea en spa o centros comerciales. 

Más aún, logró el primer criadero de peces Garra Rufa en México, lo que les ha permitido expandir el negocio y cuidar aún mejor de estos animalitos.

“En Turquía estos peces no se venden, porque no los puedes extraer de la naturaleza; sin embargo, hay muchos criaderos en Asia. Muchos importan los peces y hacen su spa. 

“Nosotros ya logramos el primer criadero aquí en Cancún. Los peces son más fuertes y sanos, pues ya están adaptados a las condiciones climatológicas del país y nos encargamos de vigilar su sana alimentación, desarrollo e  higiene”.

Durante las terapias, los mismos peces trabajan todo el tiempo. No se les puede estar cambiando de pecera porque desconocerían su entorno y se les sometería a mucho estrés; sin embargo, cuando los pececitos empiezan a crecer, se hace una rotación.

“Al cliente le da miedo que el pez llegue a un tamaño muy grande. Lo que hacemos es usar pececitos de 3 o 5 meses de edad en las terapias. Cuando aumentan su tamaño, los retiramos y los llevamos al criadero como papás, donde viven hasta los 5 o 6 años. El tiempo que vive también en la naturaleza”.

Los planes

Para Shtern su siguiente paso como empresario y director de Fish Spa Therapy es la creación de una asociación que se encargue de regular cómo hacer correctamente la Ictioterapia. 

“Si la persona quiere abrir un spa de este tipo, que tenga la opción de obtener una licencia que certifique está operando de forma adecuada”.

Asimismo, espera cerrar el año abarcando todos los destinos de playa en México e iniciar los planes para exportar. “Nos han contactado ya de Colombia, República Dominicana, Jamaica y otros países”.

Algunos lo hacen por salud, otros por vanidad, muchos otros por su novedad y más para compartir la foto en redes sociales, lo que es una realidad es que esta terapia gusta tanto a chicos como a grandes es saludable y se ha convertido en toda una experiencia para disfrutar.

Además, es una prueba más de las maravillas que la naturaleza puede hacer.

Relacionadas

Comentarios