'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

4 motivos para recurrir a una asesoría de imagen

Sea porque quieres vender más, darle un giro a tu carrera, lograr un ascenso o darte el gusto de vestirte mejor, una asesoría ayudará a autodescubrirte.

15-05-2015, 12:03:43 PM
4 motivos para recurrir a una asesoría de imagen
David Navarro, Imagen Excellence

Será acaso la vanidad, una necesidad profesional de destacar o
una cuestión de autoestima la que
determina que te decidas por una asesoría
de imagen. 
En mi experiencia, a veces la causa es una de ellas, en otras,
es una mezcla de las tres razones anteriores.

¿Por
qué recurrir a una asesoría de imagen?

1. Te
das cuenta que tus estudios no son suficientes para destacar

Ya no eres un universitario que confía ciegamente en que la
carrera que elegiste te dará el éxito profesional. De repente tener un título
más no garantiza ascender en tu carrera. ¿Qué sucede entonces? Despiertas a la
realidad de que las habilidades
interpersonales
pesan y mucho.
Una de ellas, por supuesto, es tu imagen.

“Como
te ven, te tratan”,
además para convertirte en gerente,
subdirector o director de área debes aprender a llevarte mejor con la gente y si eres líder también debes parecerlo,
sobretodo, si tienes a tu cargo a varias personas que ven en ti el ejemplo a seguir a diario.

Recuerda la frase “Vístete para el trabajo que deseas, no
para el que tienes.”

 Las empresas promueven
a aquellos que demuestran estar listos
para el siguiente nivel, no te
ascenderán y después te pedirán que te prepares. 

En otros casos, tal vez hayas perdido ya una promoción por no
proyectar la imagen que la empresa necesita al tratar con los clientes o ante
los colaboradores o inversionistas. Triste pero cierto, y si lo analizas
detenidamente es muy lógico, se trata de
un negocio
no de una asociación caritativa.

2. La vida te pide un cambio y necesitas reencontrarte o reinventarte

Y sí, llega un momento en tu vida en el que deseas verte y sentirte bien, no
hacerlo porque debes sino porque quieres. Te das cuenta que necesitas dar ese
paso por ti antes que por los demás. El primer beneficiado serás tú, nadie más.
¿Cuándo ocurre esto? Generalmente al llegar a una edad en la que estás aburrido
de seguir haciendo lo mismo o decidiste
seguir otro camino profesional
distinto para el que te preparaste. Pasa más
seguido de lo que pensamos, pues aunque hayas estudiado una carrera y has
ejercido por varios años, decides dedicarte a una actividad que te llena 10
veces más y en verdad te apasiona.

En el caso particular de las mujeres, a veces una nueva
etapa en sus vidas
después de un divorcio, o después de sufrir con varias
parejas fallidas, mismas que dieron como resultado el valorarse más como mujeres les provoca obsequiarse a ellas mismas
una asesoría de imagen, y entonces, en verdad se reinventan, brillando como
nunca antes se habían atrevido a hacerlo; siendo
tan femeninas o extrovertidas
como nunca antes se lo permitieron, sea por
una educación familiar estricta en el que se les inculcó a ser sumisas y no dar
problemas, o bien, porque inician un proceso de autoconocimiento que incluye el
sentirse más seguras consigo mismas y atreverse
a ser más atractivas
.

3. Deseas darte el gusto de vestir mejor y gozar sus beneficios

Aquí la vida profesional y económica está resuelta, sin
embargo, a veces una asesoría de imagen tiene como causa el simple hecho de gustarse más y
disfrutar con ello de los muchos beneficios que otorga una buena imagen. El más
importante (y en demasiadas ocasiones olvidado) es tu autoestima. Quien cuida su imagen se dedica tiempo a sí mismo,
inspira a los demás a hacer lo mismo, y además goza de reconocimiento en su
círculo social y profesional. En este rubro abundan más los altos ejecutivos y
los dueños de empresas, directores y emprendedores que ya han labrado su camino
y ahora disfrutan de sus esfuerzos.

Se trata más de un apapacho personal que profesional. 

4. Cuando
quieres vender más

Por supuesto que para
vender se requiere de una excelente imagen
. Todo vendedor exitoso lo sabe.
El cliente te compra a ti antes que a la marca que representas. Bien se sabe
que si el prospecto percibe a un vendedor que proyecta que necesita la venta
para sobrevivir, no le comprará, cuestión de simple psicología humana. Nadie
quiere arriesgarse con un vendedor que no ha vendido y parece poco hábil en su
profesión.

Está comprobado que la
imagen vende
y para acceder a mejores y mayores clientes necesitas invertir
en tu imagen o en la de tu personal. Si eres emprendedor eres tú quien realiza las ventas, en cambio, si eres
dueño de empresa y quieres crecer debes aprender a lograr más resultados
económicos por medio de más personas que cierren ventas y convenzan a más
clientes a confiar y adquirir tu producto.

A veces sólo se necesita de procurarse más a uno mismo y atreverse a crecer, a cambiar y desaprender para reinventarse por completo.

Sea cual fuese la causa con la que te identificas para vivir la
experiencia de una asesoría de imagen te aseguro que emprenderás un proceso de autodescubrimiento personal que empoderará tus resultados profesionales
al mismo tiempo que fortalecerá tu autoestima y confianza llevándola hasta las
nubes.

Nos leemos pronto. Sígueme en Twitter @DaavidNavarro  www.imagenexcellence.com El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen Excellence. Cuenta con más de 11 años de experiencia, en los cuales ha capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar en público.

Relacionadas

Comentarios