HistoriasNegocios

¡Cuidado! Las exportaciones se están desacelerando

Las exportaciones se han desacelerado ante la débil actividad industrial en Estados Unidos y la caída en la producción de petróleo en México.

05-05-2015, 1:50:05 PM
¡Cuidado! Las exportaciones se están desacelerando
Carlos Capistrán, economista en jefe para México de BofAML

La economía continúa en recuperación, pero a menor ritmo desde el cuarto trimestre de 2014. Las exportaciones se han desacelerado ante la débil actividad industrial en Estados Unidos y la caída en la producción de petróleo en México.

El consumo y las inversiones se mantienen fuertes, y los determinantes del consumo indican que el gasto interno puede seguir fortaleciéndose. Pero exportaciones menores a las esperadas al inicio del 2015, además de políticas monetarias y fiscales restrictivas eventualmente frenarían el crecimiento del gasto doméstico. 

Como resultado de esto, recortamos nuestro pronóstico de crecimiento para 2015 de 2.8% a 2.5%, y de 3.2% a 3.0% en 2016. El Banco de México (Banxico) seguramente seguirá a la Reserva Federal (Fed) en su ciclo de aumento de tasas, pero creemos que lo hará de manera gradual, ya que la inflación se encuentra en el objetivo del banco central mexicano y la economía no se encuentra aún en pleno empleo.

Respecto a los principales riesgos de la economía. A la baja, el ruido político aumentará con vista a los comicios electorales próximos y a que las reformas se mantienen en el periodo de implementación. Una caída adicional en la producción de petróleo se mantiene como riesgo a las finanzas públicas y al crecimiento del PIB

Los riesgos externos son un crecimiento menor a lo esperado en el PIB de Estados Unidos y una normalización desordenada de la política monetaria de Estados Unidos, además de los bajos precios del petróleo.

Continúa la recuperación, pero a menor ritmoLa recuperación económica se mantiene, pero el ritmo se ha desacelerado. Como resultado de esto, recortamos nuestro pronóstico de crecimiento para 2015 de 2.8% a 2.5%, y de 3.2% a 3.0% en 2016.

El indicador mensual del PIB, el Índice General de la Actividad Económica (IGAE), creció 2.3% interanual durante los dos primeros meses de 2015; esto se compara de manera favorable con el 1.4% interanual del año pasado, pero de manera poco favorable con el 2.7% interanual de los últimos dos meses de 2014.

La principal desaceleración se dio en la industria, aunque los servicios también sufrieron un poco (Chart 162). La producción industrial se desaceleró a 1.2% interanual en el periodo enero-febrero, comparado al 2.4% interanual en noviembre-diciembre 2014. Asimismo, los servicios se desaceleraron de a 2.5% interanual desde el 2.7%  en el mismo periodo.

Manufactura, frenada por Estados Unidos

La desaceleración en la producción industrial (PI) es impulsada principalmente por el sector manufacturero, que comprende el 46.4% de la PI. A pesar del gran momento en el sector automotriz y de autopartes, la manufactura fue débil al inicio del año. Creció 2.7% interanual en enero-febrero, muy por debajo del 4.9% de noviembre-diciembre 2014.

La principal razón por la cual la manufactura se está desacelerando en México es la debilidad de la producción manufacturera en EU, que cayó 1.3% en tasa trimestral anualizada ajustada por estacionalidad en el 1T de este año. 

También hay que considerar que las exportaciones manufactureras en México, excluyendo automóviles, cayeron 14.9% trimestral ajustado por estacionalidad; una tasa muy baja, comparable a los números de las recesiones de 2001-2002 y 2009.

Vemos esta debilidad de EU como temporal, resultado de un mal clima y el cierre temporal de algunos puertos en la Costa Oeste, que fueron suficientes para que nuestro equipo de economistas de Estados Unidos disminuyera el pronóstico de crecimiento del PIB de 2.9% a 2.4%. De todas formas vemos un riesgo a la baja, ya que el PMI estadounidense apunta a una continua debilidad en la producción industrial.

Sigue la caída de producción de petróleo

El petróleo es el componente más importante de la producción minera, que comprende el 24.2% del índice de producción industrial. Seguimos observando riesgos a la baja en la producción de petróleo. 

La producción fue de 2.3 millones de barriles diarios (bpd) en el primer trimestre, que representa una caída de 7.6% interanual y 5.3% por debajo de la producción promedio en 2014, que ya se encontraba a la baja para el año.

De la misma forma, la producción promedio durante los primeros 12 días de abril fue de 2.14 millones de barriles diarios, 15.4% por debajo de la producción promedio de 2012 y 2013. Hay que destacar que en abril se registró un incendio en la plataforma Abkatun-Alfa, que redujo la producción en 220 mil bpd temporalmente.

El consumo seguirá fortaleciéndose por un tiempo

El consumo continúa recuperándose y sus determinantes apuntan a un consumo más fuerte en los próximos meses. Las ventas al menudeo aumentaron 5.2% interanual en los primeros dos meses de 2015, una importante mejora ante la tasa de 1.5% interanual del año pasado.

La confianza de los consumidores, la creación de empleos, el desempleo, créditos y remesas, han contribuido al mejoramiento desde finales del año pasado.

Asimismo, y con vistas a los comicios electorales próximos, el gasto de gobierno probablemente apoyará el gasto agregado en la economía.

Sin embargo, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ya anunció recortes al gasto público para 2015 y 2016, lo que significa que el gasto público será menor en 2.5% del PIB en 2016 que en 2014. El presupuesto propuesto para 2016 es 3.5% menor que el aprobado por el Congreso en 2015.

Dados los bajos ingresos petroleros, los recortes son una política bien recibida que beneficia la estabilidad macroeconómica, pero una política fiscal restrictiva eventualmente frenará el crecimiento del gasto agregado.

Los factores domésticos ganan peso en la política monetaria

Banxico está ponderando los factores internos y externos que podrían tener distinto impacto en la inflación de los próximos meses.

En la parte externa, es muy probable que Banxico tenga que seguir a la Reserva Federal cuando aumente las tasas, para minimizar los riesgos en las salidas de inversión de portafolio y de una depreciación del peso mexicano que podría llevar la inflación por encima de la meta de 3%.

Internamente, la economía todavía no se encuentra en pleno empleo, la recuperación en la actividad económica se ha debilitado y la inflación se encuentra en el objetivo, con un traspaso limitado de la depreciación del peso a los precios. 

Observando la economía interna podría decirse que bajas tasas de interés podrían ayudar a la economía. Prevemos que Banxico seguirá a la Fed en el ciclo de aumento de tasas, pero lo hará de manera gradual, ponderando los factores domésticos.

Relacionadas

Comentarios