ActualidadHistorias

21 ‘topos mexicanos’ irán a Nepal tras sismo

Integrantes de las tres delegaciones de la brigada de rescate “Topos de Tlatelolco” partirán este martes a Nepal para apoyar en el rescate de víctimas.

28-04-2015, 6:58:21 AM
21 ‘topos mexicanos’ irán a Nepal tras sismo
Reuters

Integrantes de las tres delegaciones de la brigada de rescate “Topos de Tlatelolco” partirán este martes a Nepal para apoyar en el rescate de víctimas por el sismo del sábado.

En entrevista, Oscar Guevara Gutiérrez, jefe de la brigada de rescate, quien recibió un reconocimiento en el marco del Cuarto Congreso Internacional de Seguridad Industrial, destacó que hay la posibilidad de mandar a 21 elementos de la agrupación al país asiático.

Indicó que en principio por problemas económicos sólo era posible la salida de 12, pero recibieron un donativo que hará posible que 21 participen en las acciones de salvamento durante tres semanas.

Por persona se prevé un gasto de 70 mil pesos mexicanos para el traslado, operación y abastecimiento de insumos durante las tres semanas, periodo que normalmente ocupan los “topos” en la emergencia.

Oscar Guevara mencionó que se prevé un viaje de 24 a 28 horas y que previamente se tuvo comunicación con la Embajada de Nepal en México, por lo que ya se tienen los documentos necesarios para tramitar a su llegada las visas correspondientes.

Más de 10 mil muertos

La cifra de muertos por el terremoto de Nepal podría alcanzar los 10.000, dijo el primer ministro Sushil Koirala a Reuters el martes, al tiempo que ordenó la
intensificación en los esfuerzos de rescate y solicitó el envío desde el extranjero
de tiendas de campaña y medicinas.

“El Gobierno está haciendo todo lo posible para el
rescate y la asistencia en pie de guerra”, dijo Koirala en una entrevista.

“Es un reto y una hora muy difícil para Nepal”.

Mientras tanto, la cancillería mexicana informó esta mañana que enviará a dos especialistas a Nepal para apoyar las labores de rescate, considerando el nivel de conocimiento que ya se tiene en este país en materia de terremotos.

Cientos de nepalíes, molestos y frustrados por la lenta
respuesta de su Gobierno, excavaban entre los escombros  para ubicar los restos de sus seres queridos después de que un devastador terremoto dejó más de 4.000 muertos hace tres días.

La ayuda
internacional
finalmente ha comenzado a llegar a la nación de los Himalayas de 28 millones de habitantes, pero la entrega es lenta.

Un funcionario del Ministerio del Interior en la capital,
Katmandú, dijo que la cifra de muertos por el terremoto magnitud 7,9 del sábado
llegaba a 4.010, y los heridos ascendían a 7.598.

El sismo más mortífero que ha azotado a Nepal en 81 años
también provocó una enorme avalancha en
el monte Everest
en la que murieron al menos 17 escaladores y guías, incluyendo
cuatro extranjeros, el peor desastre
en el pico más alto del mundo.

Una serie de réplicas, graves daños por el sismo, una
infraestructura deficiente y la falta de fondos han ralentizado los esfuerzos
de rescat
e en el empobrecido país situado entre India y China.

“Esperar por ayuda es más tortuoso que hacerlo nosotros
mismos”, dijo Pradip Subba, mientras buscaba los cuerpos de su hermano y
cuñada en los escombros de la histórica torre Dharahara de Katmandú, un
minarete del Siglo XIX que se derrumbó el sábado.

Decenas de personas murieron en el derrumbe de la torre.

“Nuestras manos son la única maquinaria en este
momento”, dijo Subba, de 27 años de edad, que formaba parte de un grupo de
lugareños que sacaban bloques de hormigón con máscaras de tela sobre sus
rostros para protegerse del hedor de los cuerpos en descomposición. 

“No hay nadie del Gobierno o el Ejército para ayudarnos”, agregó.


El jefe de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres (NDRF,
por su sigla en ingles) de la vecina India, una de las primeras
organizaciones extranjeras que llegó a Nepal para ayudar en las tareas
de búsqueda y rescate, dijo que la localización de supervivientes y de
los cuerpos de los fallecidos tomaría tiempo.


El director general de la NDRF, O.P.Singh, dijo que el equipo
pesado podría no caber a través de muchas de las calles estrechas de
Katmandú.


“Hay que remover todo estos escombros, lo que tardará bastante
tiempo (…) Creo que va a tomar semanas”, dijo al canal de televisión
india NDTV a última hora del lunes.


Muchas personas en todo Nepal dormían a la intemperie por
tercera noche, luego de que sus hogares fueron destruidos o dañados por
los temblores que continúan atemorizando a la población.


En Katmandú y en otras partes del país, miles de personas están
durmiendo en las aceras, calles y en los parques
, muchos bajo tiendas
de campaña improvisadas.


Los hospitales están sobrepasados, mientras que el agua, los
alimentos y la energía escasean, aumentando los temores de enfermedades
transmitidas por el agua
.


Hubo algunas señales de normalidad el martes, sin embargo,
cuando los vendedores de frutas establecieron de puestos de venta en las
principales carreteras y los autobuses públicos volvieron a operar.


Pero en momentos en que la ayuda tarda en llegar a muchos de
los más vulnerables, algunos nepalíes se han mostrado críticos de las
autoridades.

“El Gobierno no ha hecho nada por
nosotros”, dijo Anil Giri, que junto con unos 20 voluntarios buscaba a
dos de sus amigos
que estarían enterrados bajo los escombros. “Estamos
removiendo los escombros con nuestras propias manos”, agregó.

Relacionadas

Comentarios