Estilo de VidaHistorias

Fármacos viejos podrían combatir enfermedades nuevas

El reposicionamiento de fármacos es una área de investigación prometedora que se ha empezado a usar en la lucha contra el cáncer y el Alzheimer.

24-04-2015, 11:03:07 AM
Fármacos viejos podrían combatir enfermedades nuevas
Claudia Cerezo, editora de Tecnología de Alto Nivel

Desde hace cuatro años, el Centro de Cáncer del Hospital Metodista de Houston, Texas, ha
comenzado a trabajar en el reposicionamiento de algunos fármacos que fueron descubiertos hace muchos años para combatir ciertas
enfermedades, y que hoy podrían ayudar a combatir ciertos tipos de cáncer, como el de mama.

Uno de ellos es la cloroquina,
descubierta en 1934 por los laboratorios Bayer
y aprobada como un fármaco eficiente y seguro en el tratamiento contra la malaria, después de la Segunda Guerra
Mundial.

“Hace tres años comenzamos a realizar pruebas con la
cloroquina en el laboratorio y nos dimos cuenta que,  combinándola con quimioterapia, la cloroquina
funcionaba, sobre todo en pacientes
desahuciados
(estadio IV de cáncer de mama)”, señaló el doctor Jaime
Mejía, director de Estudios Clínicos en el Centro de Cáncer del Hospital
Metodista, en una reunión con medios mexicanos en la que participó Alto Nivel.

Después de los estudios clínicos necesarios para determinar
la reacción de la cloroquina con el tratamiento para el cáncer de mama
(estudios clínicos de Fase 1), se encontró que este es un medicamento no tóxico
para el organismo.

Cuando la terapia comenzó a suministrarse a pacientes (Fase
2), 10 de los 29 que participaron en el estudio tuvieron buena respuesta a la
terapia. El doctor Mejía dijo que estos pacientes apenas vivirían cuatro meses,
pero gracias al tratamiento con cloroquina ya llevan una sobrevida de cuatro
años.

“En el departamento de reposicionamiento de drogas
estamos probando fármacos de este tipo para determinar qué receptores atacan y si pueden emplearse para tratar el cáncer. En el caso de la
cloroquina, esta droga ‘asfixia’ las
células cancerosas
, evitando que se alimenten y crezcan”, explica el
especialista.

Bajos costos

Además de una luz de esperanza para los pacientes, los
estudios del Hospital Metodista están ayudando a desarrollar terapias menos
costosas. Como las patentes de estos fármacos ” viejos” ya vencieron,
resultan mucho más económicos.

El desarrollo de un nuevo medicamento se lleva 
alrededor de 15 años y cuesta 80,000 millones de dólares a las farmacéuticas.
Pero “desempolvar” viejos
fármacos
, como la cloroquina, se lleva apenas dos años de estudios clínicos
y cuesta solo dos dólares, mientras que un medicamento patentado para el cáncer
vale 3,000 dólares.

“Estamos gastando menos del 1% de lo que un laboratorio
suele gastar en desarrollar una nueva terapia, y cuando presentemos la nueva
indicación a la FDA (Food and Drug Administration), esa nueva indicación será
propiedad nuestra”, señaló el especialista.

Más medicamentos y
más enfermedades

El Metodista también trabaja con otros medicamentos
“antiguos” para tratar el Alzheimer.

La Universidad de Harvard es otra de las instituciones de
investigación que también trabaja con el reposicionamiento de drogas para
nuevas indicaciones. Es un área de investigación tan prometedora, que el
Metodista ya está en pláticas con algunos laboratorios para estudiar más
medicamentos que ya habían sido “arrumbados”
en un cajón
, pero que seguramente tienen potencial para combatir
enfermedades tan temidas como el cáncer.

Relacionadas

Comentarios