ActualidadHistorias

La escasez llegó a los centros comerciales de Venezuela

Las cadenas de tiendas por departamento y los modernos centros comerciales se quedan sin clientes en virtud de que poco tienen ya que ofrecer.

22-04-2015, 9:42:08 AM
La escasez llegó a los centros comerciales de Venezuela
Notimex

La escasez toca fondo en Venezuela y las grandes cadenas de tiendas por departamento y los modernos centros comerciales comienzan a quedarse sin clientes en virtud de que poco tienen ya que ofrecer.

”La escasez no es solo de alimentos sino de todos los bienes, incluyendo ropa, calzado y medicinas”, dijo Rosa Zabaleta, propietaria de una tienda de cosméticos en el Centro Comercial Sambil, en el corazón de la zona Metropolitana de Caracas.

Zavaleta, en conversación con Notimex, dijo que hoy en día los centros comerciales de Caracas parecen un cementerio, pues sus asiduos visitantes han dejado de hacerlo por cuanto los establecimientos dejaron de ser atractivos para ellos.

“Las pocas personas que aun acuden a ellos no lo hacen para comprar, sino para “vitrinear” (mirar exhibidores) o sentarse en sus plazas a descansar un rato mientras se toman un helado”, lamentó Zavaleta.

Dijo que los centros comerciales han sido escenarios de hechos violentos en los últimos meses, incluso en sus instalaciones se han cometido atracos y hasta asesinatos.

María Ferrer, vecina del Centro Comercial El Recreo, en Caracas, observó que las pocas prendas de vestir que se exhiben en las tiendas de estos lugares son todas “old fashion” (pasados de moda), ya que no han traído mercancía nueva.

Antonio Abreu, miembro de la Sociedad de Comerciantes del Centro Comercial Ciudad Tamanaco, expuso que los centros comerciales de Caracas han disminuido sus ventas en casi 60 por ciento en lo que va de año y esto lo que da es tristeza.

“Los restaurantes y tascas tampoco pueden ofrecer los menús especiales que antes ofrecían al público porque no se consiguen en el mercado los ingredientes necesarios para elaborarlos, por eso sus clientes se marcharon”, externó.

Refirió igualmente que las grandes tiendas por departamento, otrora símbolos de la bonanza económica de este país sudamericano, se encuentran igualmente desoladas.

“La cadena Makro (que expende productos al mayoreo), adquirida por el gobierno, está más pelada que rodilla de chivo y sus gerentes rellenan los estantes con cajas vacías, para continuar dando la impresión de que nada ha cambiado”, reveló.

Mientras tanto en supermercados y cadenas de farmacias, las filas para comprar son enormes, y se ha llegado al extremo que policías antimotines vigilan y evitan riñas entre los clientes enojados tras varias horas de espera, para que les vendan poca cantidad de productos de primera necesidad y medicamentos.

Relacionadas

Comentarios