HistoriasManagement

Nestlé, lecciones de Suiza para el mundo

La empresa tiene presencia en casi todo el mundo, gracias a una estrategia de adquisiciones y alianzas de crecimiento con empresas regionales.

16-04-2015, 7:24:31 AM
Nestlé, lecciones de Suiza para el mundo
Javier Rodríguez Labastida

Es poco probable que en algún lugar de tu casa no tengas un
producto Nestlé: leché, café, helados, comida para bebés, alimento para
animales, y muchos más. La empresa multinacional agroalimentaria es la más
grande del mundo con presencia en 194 países, en los que ha desarrollado más de
2,000 marcas.

Nestlé tiene su casa matriz en el poblado de Vevey, Suiza, y
según datos de la empresa, menos del 1% de las ventas de la compañía se hacen
en su propio país.

“Es una empresa multinacional, que depende más de la
globalización que del mercado local. Suiza es un país tan pequeño que su
crecimiento depende de lo que pueda hacer fuera porque el mercado interno es
limitado”, dice Mario Vera, vicepresidente de Comunicación Corporativa de
Nestlé México, en entrevista con AltoNivel.com.mx.

“Los suizos tienen una mente globalizada. Son ciudadanos del
mundo
y es su forma de hacer negocio. Ellos piensan que no van a crecer si sus
negocios no están creciendo en el resto del mundo”, agrega.

A través de la expansión y adquisiciones, Nestlé ha logrado
tener presencia en prácticamente todos los países de las Naciones Unidas.

Te recomendamos leer: Suiza, el jugador sin rival en el mundo de la relojería

El desarrollo por regiones

Una estrategia clave en el crecimiento de Nestlé es la
adquisición de negocios locales. La compañía, fundada en 1866,
actualmente cuenta con 339,000 colaboradores en 468 fábricas en el mundo.

“Cuando adquirimos una empresa, buscamos que ofrezca
productos que se integren bien al negocio local, con la que se pueden encontrar
sinergias, y marcas que tienen valor para los consumidores locales y que
nuestro portafolio de innovación y tecnología pueda agregar valor para seguir
invirtiendo en las marcas”, dice Vera.

A nivel internacional, algunas de las compras más fuertes
que ha hecho Nestlé en los últimos años son las de Purina en 2002 y Gerber en
2007.

En México, Nestlé compró chocolates La Azteca en 1995, por
lo que incluyó en su portafolio marcas como Carlos V, Freskas y La Abuelita. La
expansión en el país, que inició con una fábrica de fórmulas infantiles en 1935,
actualmente tiene 16,000 colaboradores, más de 80 marcas y 13 fábricas.

Te recomendamos leer: Gobernanza, claves para internacionalizar tu negocio.

Delegar para innovar

Mario Vera asegura que, para tratar de ser más eficientes,
Nestlé ha realizado acuerdos con otras marcas que pueden potenciar sus
productos. Por ejemplo, a principios de año firmaron un acuerdo con Herdez para
licenciarle sus marcas de helados. “En este caso vimos que ellos tienen mejor
capacidades de las que tenemos nosotros”. Otro ejemplo son los yogurts Lala, que licenciaron hace un
año y medio
.

La finalidad de estos acuerdos es para elevar el crecimiento de
los negocios que licencian y enfocarse a los productos que desarrollan
directamente.

La empresa ocupa el 4% de sus ventas globales, que según
Vera ascienden a 3,000 millones de dólares, en innovación y desarrollo, un
presupuesto en el que contemplan la inversión para sus fábricas regionales.

En México invierten 90 millones de pesos anuales para el
desarrollo del campo. “Nestlé no va a ser exitoso si los planes de desarrollo
agropecuario en México no son exitosos”, señala Vera, quien asegura que la
filosofía de la empresa es comprar todo el cacao que se pueda en México para la
elaboración de sus productos.

Inversión en México

Nestlé tiene contemplado hacer una inversión de 1,000
millones de dólares
a lo largo de cinco años desde 2014. El 60% de esta
inversión es para construir una fábrica para alimentos de mascotas en Silao, y una
segunda fábrica de fórmulas infantiles en Ocotlán. El 40% restante será ocupado
para mejorar las fábricas que ya tienen.

Vera señala que dentro de la inversión en innovación
también se contempla definir los futuros sabores que tendrán los productos de
la marca en México, tema en el que asegura el
país es característico por sus gustos extremos, de lo muy dulce a lo picante.

Bajo estos pilares, la empresa suiza se ha catalogado como un modelo a seguir para aquellas empresas que desean seguir creciendo, más allá de sus fronteras, sin perder su fuerza de marca.

Relacionadas

Comentarios