HistoriasManagement

Corporatocracia antropotécnica: qué es

Conoce los detalles del fenómeno que, según Jean-Paul Baquiast, se ha transformado en el nuevo poder mundial y una estrategia de negocios.

15-07-2010, 5:20:53 PM
Corporatocracia antropotécnica: qué es
Altonivel

Los agentes más activos del mercado mundial son las grandes empresas globalizadas o corporaciones en el sentido del término americano.

Compañías que facturan miles de millones de dólares cada año y que, según Paul Jean-Paul Baquiast, editor de la revista electrónica francesa Automates Intelligents, son capaces de manejar mucho más que sus propias finanzas.

A juicio del periodista cada una de ellas ejerce en su esfera un poder “corporatocrático global” que se impone al conjunto.

¿Cómo se generan?
La evolución darwiniana reciente -el más fuerte sobrevive- ha dado paso al dominio de grandes multinacionales llamadas corporatocracias antropotécnicas.

Estas corporaciones viven de la explotación de las nuevas y tradicionales tecnologías y compiten fuertemente entre ellas, pero también se alían entre sí para destruir las resistencias a su conquista del poder mundial.

Por todo el mundo, esta “corporatocracia tecnológica” reemplaza las antiguas estructuras de la democracia.

Tras la crisis financiera, la corporatocracia americana se apoderó de gran parte de los recursos mundiales. Pero su conquista de los mercados globales está amenazada por China, que posee también su propia corporatocracia.

Aunque su influencia es todavía menor, África está pasando bajo su control.

¿Dónde radica el problema? Según Baquiast, las corporatocracias antropotécnicas se disputan el acceso a los recursos naturales y humanos, lo que provoca conflictos entre ellas, en perjuicio de cooperaciones simbióticas que puedan preservar intereses comunes en un mundo en el cual los recursos son cada vez más escasos.

“Las corporatocracias viven de la explotación de las tecnologías tradicionales que dominan todavía a aquellas que intentan hacerse un lugar desarrollando nuevas tecnologías”, dice el periodista.

“No aceptan hacer más que lo que beneficia a sus intereses corporativos”, continúa.

Lo peor es que la “relación de fuerza” entre tecnologías puede cambiar sólo al término de crisis de adaptación más o menos violentas.

De este modo, para las nuevas corporaciones antropotécnicas, las regulaciones que hoy rigen (leyes y reglamentos nacionales, tratados internacionales) representan verdaderos obstáculos.

Ello genera también efectos negativos crecientes (destrucción de cohesiones sociales, del medio ambiente) los cuales nadie toma en cuenta, ya que por el momento se trata de costos inducidos no contabilizados.
 
 
 
 
www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios