ActualidadHistorias

Plan de energía eólica divide a ejidatarios en Oaxaca

Es un proyecto millonario que generaría miles de empleos, sin embargo, la renta en 8 centavos el metro cuadrado de tierra y una consulta, lo ponen en riesgo.

07-04-2015, 3:26:01 PM
Plan de energía eólica divide a ejidatarios en Oaxaca
Milenio y El Tiempo en línea

En años recientes, en México las empresas han apostado por tecnologías limpias, como la energía eólica que de 2006 a 2013 ha tenido un crecimiento del 74.4%. Pero,  en el avance de la sustentabilidad no todo es miel sobre hojuelas, especialmente en Juchitán Oaxaca, donde el desarrollo de un nuevo parque eólico está en riesgo.

Para esta ciudad oaxaqueña el conflicto ya no es novedad.  Gas Natural Fenosa invirtió 900 millones de dólares para instalar 117 aerogeneradores del parque eólico Bi Yoxho, y producir 234 megawatts de electricidad, no sin antes enfrentar a pescadores y campesinos.

Hay dos proyectos más para un polígono de tierras reservadas para el parque Eólica del Sur, que producirá en tierras juchitecas y El Espinal, 396 megawatts de electricidad.

Éste es uno de los dos proyectos que están pendientes de la primera y actual temporada abierta denominada “Ixtepec Potencia 2000 megawatts”, que consistió en la construcción de la subestación eléctrica que costó 20 millones de dólares pagados por las 13 empresas eólicas que operan en el Istmo de Tehuantepec, según la investigación de Alberto Morales para El Tiempo en Línea.

No obstante, corre el riesgo de no ejecutarse. Un proyecto, “Sureste II”, de 100 megawatts, propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se construirá en tierras de La Mata, agencia de Asunción Ixtaltepec  ya logró el aval.

“Eólica del Sur” y “Sureste II” deben construirse este año, de lo contrario sus propietarios serán penalizados. En el caso de Eólica del Sur, el proyecto está en alto frente a la inconformidad de los ejidatarios a quienes la empresa les pagaría 8 centavos el metro cuadrado por la renta de sus tierras.

Por un lado, quienes se verían beneficiados por la obra han hecho bloqueos para exigir que se inicie la obra, sin embargo, otros ejidatarios que habían firmado acuerdos previos, denuncian irregularidades y advierten de abusos e incumplimiento de acuerdos por parte de estas firmas, reporta Milenio Diario.

Eólica del Sur es la nueva vestidura de lo que fue Mareña Renovables de capital australiano y japonés, que fracasó en su intento de construir el parque eólico en la boca barra de Santa Teresa, de San Dionisio del Mar.

A principios del año pasado, la empresa dio a conocer que llevaría a cabo la construcción de un parque eólico con 132 aerogeneradores en una extensión de 5 mil 332 hectáreas en este municipio que forma parte del Istmo de Tehuantepec, región que genera 90 por ciento del total de esta energía en el país.

Pero en acuerdo al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, por primera vez en la región se realizó una consulta entre los involucrados y a partir de ese momento la obra de 14 mil 500 millones de pesos, dividió a ejidatarios y constructores.

Tras la consulta en noviembre, los ejidatarios a favor y algunos miembros de la CTM o de la CNOP, cerraron los accesos carreteros, tomaron el palacio municipal y exigieron la inmediata construcción del parque.

Pero el edil, Saúl Vázquez, de extracción PRD-PAN, afirma que estas protestas en realidad están avaladas por la empresa que en 2013, con el nombre de Mareña Renovable, intentó construir un parque con la misma cantidad de aerogeneradores, pero que entonces fracasó por la oposición de diversos grupos de pobladores.

Los propietarios de estas tierras ya tienen acuerdos contractuales por hasta 30 años con Energía Eólicas del Sur por el uso de sus ejidos, a pesar de que el proyecto está en la indefinición.

Según los contratistas, por la construcción y operación del mismo generarían más de mil 500 empleos directos y 2 mil indirectos.

Este conflicto todavía dará mucho de qué hablar considerando que el cabildo de Juchitán podría desestimar la consulta, la consulta en sí misma que enfrenta la decisión del sí o no a la construcción y el acuerdo con los pequeños ejidatarios.

Relacionadas

Comentarios