HistoriasManagement

Dale valor a tus colaboradores y sé un mejor líder

En este liderazgo, el mayor valor es el empleado y su compromiso emocional, para generar cohesión y elevar su productividad.

30-03-2015, 1:15:30 AM
Dale valor a tus colaboradores y sé un mejor líder
Javier Rodríguez Labastida

Una reconocida familia española tenía serios problemas
económicos en sus distintas empresas. Ante la crisis, la familia decidió
renovar a los directivos de cada uno de sus negocios y a uno de esos llegó
un directivo español procedente de Estados Unidos con una ideología:
 el
personal debe sentir ilusión por trabajar.

Su primer acto fue preguntar a sus empleados en qué tipo de
empresa querían laborar. Con el resultado de la encuesta, el nuevo directivo
buscó puntos comunes y generó los cambios que consideraba prioritarios.

Al primer año, mientras el resto de las empresas de la
familia seguían a la baja, esta empresa no registró ninguna pérdida, y al
siguiente año reportó sus primeras ganancias. “¿Qué estás haciendo?”, le
cuestionó el presidente corporativo. “Estoy cuidando a las personas”, respondió
el directivo.

Este es el caso real que utiliza el coach español Mario
Alonso Puig
 para ilustrar al líder humanista, en entrevista con
AltoNivel.com.mx. En el caso omitió los nombres por confidencialidad de su
cliente.

Te recomendamos leer: 7 preguntas para saber si eres un líder.

El principal valor, ¿capital humano o producto?

“Durante mucho tiempo se ha llamado líder a las personas que
tenían un cargo que les permitía castigar y premiar a las personas que tenían
debajo. Su liderazgo estaba basado en el poder”, explica Puig, un médico
cirujano español, que se convirtió a lo largo de la última década en uno de los
conferencistas de liderazgo más destacados a nivel mundial, y que ha
participado ante auditorios como el Foro Económico Mundial de 2011 y distintos
congresos de Mentes Brillantes.

“Nadie va a dar lo mejor de sí mismo solo por un cheque”

“En algún momento de nuestra historia, derivado de la
producción industrial, dejamos de valorar al ser humano en lo que
verdaderamente vale y empezamos a tratarnos como verdaderos objetos: ‘Te ayudo
para conseguir algo’, ‘te quito de en medio porque me impides hacer tal cosa’. Hoy
lo que se necesita son personas que influyan a través de la comprensión de sus
empleados”, agrega Puig.

Para el coach, el líder humanista tiene que ir más allá de
una posición de autoridad y entender qué ilusiona a su personal, qué necesita,
qué le preocupa y nunca estar en soledad.

Te recomendamos leer: Líderes empresariales, ¡qué les está pasando!

La importancia del estado anímico

El líder humanista tiene una base científica que lo traduce
en mayor competitividad para una empresa, según Mario Alonso Puig, la
comprensión actual está determinada por el cerebro afectivo.

“Hoy sabemos que la creatividad, la capacidad analítica, la
toma de decisiones, la capacidad de negociar, y de resolver problemas, se puede
aumentar o reducir dependiendo el estado anímico de una persona”.

El médico señala que, si el cerebro afectivo tiene como
estado dominante la ilusión y el entusiasmo, la capacidad creativa, la
inteligencia, la memoria, y el aprendizaje, se expanden. Por el contrario, si
la persona se siente incapaz, desesperada, o cree que no tiene una solución, sus
capacidades mentales disminuyen.

Te recomendamos leer: 6 pasos para transformarte de típico jefe a líder.

Puig retoma el caso de la empresa española que
asesoró y recuerda a una telefonista a la que el corporativo propuso
mover de área y que respondió:

“No me voy de aquí porque ¿en qué empresa un
director general habla con las telefonistas?
Solo en ésta”.

El conferencista considera que un líder humanista llega a
una empresa y entiende que tener un cargo no es el punto final, sino el punto de
partida
, en el que su inicio será interesarse por los que más necesitan.

 “Los líderes humanistas
son los que consiguen resultados, a través de llegar a la mente y el corazón de
las personas para que éstas desplieguen todo su potencial.

“Todos somos capaces cuando nuestro líder nos ve con dignidad,
no como objeto”.

Relacionadas

Comentarios