A Fondo

5 puntos que explican el ‘No’ de los colombianos a la paz

Nadie estaba preparado para la victoria del “no”, el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC quedó en entredicho. Estas son las razones por las que la mitad de los colombianos votaron en contra del acuerdo.

03-10-2016, 1:30:08 PM
colombia-1

Contra todo pronóstico los colombianos votaron ayer por no refrendar los acuerdos de paz que el Gobierno ha firmado con las FARC, un resultado que sume al país en un escenario de incertidumbre y que ha dejado perpleja a la comunidad internacional. Nadie estaba preparado para la victoria del “no”.

Los resultados muestran una Colombia muy dividida tras una votación muy reñida en la que el “no” se impuso con el 50.21 %, mientras que el 49.78 % de los votantes respaldaron los acuerdos de paz.

Es difícil saber qué sigue ahora y el acuerdo firmado la semana pasada entre Gobierno y las FARC queda en entre dicho.

Por su parte, el presidente Santos y el líder de la guerrilla Timochenko han asegurado que seguirán buscando la paz. Tras conocer los resultados, Santos compareció ante los medios y aseguró que el siguiente paso iba a ser convocar a “todas las fuerzas políticas, y en particular a las que se manifestaron hoy por el ‘no’, para escucharlas, abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir”.

Pero, ¿cuáles son los puntos por los que la mitad de los colombianos han votado por el “no”?

1. Los guerrilleros podrían ocupar cargos políticos durante sus penas

Los acuerdos estipulaban que aquellos quienes hubieran sido condenados por delitos de lesa humanidad podrían ocupar cargos políticos durante el cumplimiento de sus penas.

Es decir, los líderes guerrilleros que reconocieran crímenes atroces sufrirían penas de cinco a ocho años de restricción de libertad -no de cárcel- y durante ese tiempo podrían presentarse a elecciones.

Este ha sido uno de los puntos en los que se ha centrado la campaña por el no, ya que el acuerdo garantizaba a los guerrilleros un número mínimo de parlamentarios en el Congreso durante 2018 y 2022.

Además el líder de la campaña por el “no”, el expresidente Álvaro Uribe, se ha mostrado totalmente en contra de que en los miembros de las FARC puedan ocupar cargos políticos en cualquier momento.

2. Que las FARC no vayan a la cárcel

El acuerdo daba una amplia amnistía para delitos “políticos y conexos”.

Pero los crímenes contra la humanidad no pueden ser amnistiados porque así lo prohíbe la Corte Internacional de Justicia.

En el acuerdo de paz se había ideado un sistema de justicia especial para juzgar esos crímenes atroces, que estipulaba que aquellos que reconocieran sus delitos antes del juicio recibirían una pena de entre cinco y ocho años de restricción de derechos y libertades en recintos no carcelarios.

Que después de 50 años de guerra, los líderes guerrilleros no vayan a quedar entre barrotes y sean sentenciados a una pena de restricción de libertad era un punto difícil de digerir para gran parte de la población.

3. La reparación para las víctimas

Las FARC habían aceptado que iban a reparar a las víctimas del conflicto, lo que no estaba claro era si iban a apoyarles económicamente.

Nadie conoce con exactitud el patrimonio del grupo, que durante años se ha financiado mediante el narcotráfico.

Sin embargo, el sábado pasado las FARC anunciaron que iban a comenzar un proceso de declaración de sus bienes para reparar económicamente a las víctimas.

Pero la duda sobre si la guerrilla iba a pagar de su bolsillo a las víctimas planeó durante los días anteriores al plebiscito y finalmente ha jugado en contra del acuerdo de paz.

4. Sí, ahora paz. ¿Pero después qué?

Los guerrilleros ya estaban empezando a ser concentrados en 23 zonas especiales para su reintegración. Allí entregarían sus armas y comenzarían a capacitarse para poder entrar en la vida civil en un periodo máximo de 6 meses, siempre y cuando no fueran condenados por el sistema de justicia especial para la paz.

Los partidarios del “no” veían muy corto ese periodo de 6 meses para su reintegración y temían que parte de los guerrilleros pudieran volver a organizarse en bandas criminales. Adicionalmente, estaban en contra de los subsidios que iban a recibir.

5.  El miedo al Castro-chavismo

La campaña de Uribe, que lidera el principal partido de oposición y de derecha, se ha centrado en gran parte en convencer a los votantes que los acuerdos de paz traerían automáticamente el castro-chavismo a Colombia.

Uribe ha conseguido vincular la idea de que los acuerdos de paz convertirían a Colombia en Cuba o Venezuela y amenazaba con que Timochenko podría llegar a ser presidente de la nación, un escenario que a pesar de ser poco probable estaba muy latente entre aquellos que se posicionaban en contra de los acuerdos.

También puedes leer: Juan Manuel Santos, de azote de las FARC a hombre de paz

Relacionadas

Comentarios