'; Alto Nivel
Opinión

5 prácticas que México necesita para erradicar la corrupción

Si bien no existe una fórmula para acabar con la corrupción, países como Dinamarca y Nueva Zelanda están usando cinco prácticas que generan un gobierno más transparente y menos corrupto. Conócelas.

14-06-2016, 3:49:13 PM
5 prácticas que México necesita para erradicar la corrupción
Agustín Llamas Mendoza

El autor B. C. Martisi, que escribe en el sitio web de la revista española Compromiso Empresarial, hace poco publicó que los países requieren adoptar por lo menos cinco prácticas para mejorar su nivel de transparencia y, consecuentemente, bajar sus niveles de corrupción: voluntad de cambio, tiempo para aprender, colaboración sector público y privado, regulación y constante mejora. Si en México siguiéramos estos puntos…

Tenemos que recordar que nuestro país ocupa el lugar 95 de 168 países en el Índice de Percepción de la Corrupción, de Transparencia Internacional 2015, mientras que Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Noruega, Suiza, Singapur, Holanda, Luxemburgo y Canadá formaban el top ten de los países menos corruptos. Algo estarán haciendo en la materia estos países para ocupar esos lugares.

1. Voluntad de cambio

Complicado, si todos los que pueden liderar el cambio están involucrados en los beneficios que les otorgan sus corruptelas, tanto en lo público como en lo privado. Pero podemos suponer que existen grupos de interés con suficiente poder y liderazgo que podrían comenzar este cambio de cultura hacia la transparencia. Tener una verdadera “voluntad” es fundamental. La hipótesis es que, en la medida en que se generalizan este tipo de prácticas, se vuelven más costosas para el corrupto; comienza a ser más barato ser honesto.

2. Tiempo para aprender

Tiene que haber un tiempo para que aprendan todos los actores e instituciones involucrados. No se pueden esperar grandes cambios. En el caso de México, el problema no solo radica en ese aprendizaje, sino también en la desligitimación del propio Estado en la persecución del delito. Muchos países que hoy ocupan los primeros lugares, hace décadas eran de los más corruptos del mundo. Se dieron tiempo. La Ley de Acceso a la Información Pública es un buen inicio, pero no suficiente.

3. Colaboración sector público y privado

Es fundamental. A veces son la extorsión y el chantaje desde el sector público y a veces es el soborno desde el sector privado. Cualquier intento de cambio de cultura y de prácticas concretas debe pasar por un gran pacto político-social que permita y sensibilice a todos los actores que lo mejor que le puede pasar al país es precisamente la transparencia, de la Presidencia hasta la dependencia.

4. Regulación

Tenemos que reconocer que las leyes por sí mismas no resuelven estrictamente nada. Pero son las mismas leyes las que pueden ayudar a generar una cultura de punidad cuando coinciden con los elementos mencionados. No basta definir las reglas del juego si estas no se van a cumplir pero, sobre todo, si nadie las hará cumplir. Un sistema eficiente de sanciones es fundamental en el proceso de cambio. Podemos tener el mejor Sistema Nacional Anticorrupción, pero si no hay voluntad de aplicarlo, de nada servirá.

También puedes leer: #Ley3de3: es ahora o atengámonos a las consecuencias

5. Constante evolución

La cultura de legalidad en todos los sentidos es propia de la cultura democrática; la democracia es un sistema abierto y, por tanto, inacabado y perfectible. Si, por alguna razón, algún actor afirmara que el sistema llegó a la perfección, sería porque existe corrupción detrás de ese comentario. Mantenerse abierto a la mejora es parte fundamental de la transparencia.

Extirpar la corrupción de nuestro sistema parece una tarea titánica; sin embargo, no podemos rendirnos y seguir sometidos a abusos públicos o privados. Hoy, nuestra democracia es defectuosa fundamentalmente por la gran corrupción existente. 

El autor es profesor de Entorno Político y Social del IPADE. Tiene estudios en Ciencia y política y Alta Dirección. Ha sido consultor de organizaciones, gobierno y empresas. Colaborador en revistas y diarios a nivel nacional e internacional.

 

Relacionadas

Comentarios