LiteraturaPara Entender

5 pasos para convertirte en un lector de calidad

En tiempos de redes sociales, tráfico vial y trabajos absorbentes, leer parece una tarea imposible, pero te decimos cómo hacerte de este hábito.

03-03-2017, 1:31:18 PM

La lectura es uno de los hábitos que da más dolores de cabeza a los mexicanos, y no porque no nos guste leer, sino porque no sabemos cómo hacerlo parte de nuestra vida. En medio de la caótica ciudad, con el tráfico, el trabajo, el celular, el jefe, la familia y otros miles de pendientes, terminamos por relegar la lectura hasta que termina el año y con esfuerzos terminamos un libro por mes, lo cual resulta sumamente apremiante.

El tema es que la lectura es, digamos, celosa. Se trata de una actividad que exige mucho: atención, concentración, tiempo, silencio y espacio, cosas en apariencia sencillas, pero que cada día son más difíciles de conseguir.

Si tienes interés en aumentar tu promedio de lectura, mejorará tu ortografía e incluso te hará más creativo y receptivo, en Alto Nivel tenemos las siguientes recomendaciones para ti:

  1. Identifica tus gustos e intereses

Tal vez suene absurdo pero así como no a todos nos gustan los mismos sabores, no todos tenemos que disfrutar las mismas lecturas.

En ocasiones asociamos la lectura con una actividad tediosa y aburrida; sin embargo, no hay nada más falso: leer no es un castigo. Existen miles de millones de publicaciones de todos los tipos, tamaños, géneros y autores, así que identifica lo que tu gusta y no lo dejes ir. Elegir lecturas que disfrutes y/o te interesen, es el paso uno para enamorarte de la lectura.

Lee 10 libros para hacer negocios en 20017

Considerando que el mexicano cuenta con una esperanza de vida de 76.7 años; si leyéramos por lo menos cuatro libros al mes; es decir 48 al año, en nuestra vida podríamos leer únicamente 3,681.6 libros. Ante la sobre oferta de información que tenemos, no nos queda más que elegir. Si un libro no te gusta, déjalo. Tu tiempo es oro y recuerda que la lectura es un placer.

  1. Desconéctate mientras lees

Las redes sociales son, por demás, adictivas. Se estima que un mexicano promedio pasa alrededor de dos horas navegando en redes sociales al día. Sabemos que tanto por el trabajo como por tu vida personal te parece una locura alejarte de tu celular por más de 10 minutos. Sin embargo, leer lejos de la computadora y de tu celular te ayudará a olvidarte de Twitter y de Instagram, y podrás ocupar tu tiempo y concentración en una lectura más eficiente. Verás inmediatamente el cambio en tu retención y velocidad al leer.

  1. Leer debe ser un hábito

El hábito de la lectura se hace, se forma, se crea. Uno no nace amando los libros porque sí, hay que adquirir el hábito y al igual que el ejercicio, la sana alimentación y otras actividades positivas, para lograrlo hay que esforzarse.

Haz de la lectura parte de tu rutina hasta que sea un hábito, obligarte a leer la última media hora del día antes de dormir hará que eventualmente lo conviertas en parte de ti. Se estima que un hábito tarda en hacerse parte de ti alrededor de 66 días, a partir de ese momento lo harás de manera casi automática, así que trabaja en tu constancia y pronto la lectura será inevitablemente parte de ti.

  1. Aprovecha la tecnología

El auge tecnológico no sólo te resta tiempo de lectura sino que también puede ayudarte a leer más. Los amantes de la literatura no cambian su libro físico por nada del mundo y es cierto que la sensación y el ritual de lectura nunca serán los mismo sin el olor de las páginas o el peso de tu libro entre tus manos. Pero lo cierto es que actualmente contamos con muchísimas herramientas tecnológicas que te permitirán tener tu libro a la mano en todo momento: desde una tablet, un kindle, tu computadora, el celular o hasta los podcast. Poder leer sin importar en donde estés, puede permitirte aprovechar tus tiempos libres. Lo cual nos lleva a nuestra última recomendación.

  1. Siempre hay tiempo

Tener acceso fácil y rápido a tus libros todo el tiempo, te permitirá aprovechar los ratos libres. Uno de los pretextos más recurrentes es que no lees porque no tienes tiempo, pero además del tiempo que perdemos en redes sociales, si prestas atención, te darás cuenta de que hay pequeños momentos de tu día que puedes aprovechar leyendo, desde los trayectos en transporte público hasta la hora de comida que pasaste solo.

Si tu objetivo es leer más, aprovecha tu tiempo, tus herramientas y elige bien lo que leas, poco a poco te darás cuenta de que lees más y de que tu avidez por nuevos contenidos aumenta.

Relacionadas

Comentarios