HistoriasManagement

Identifica a los malos jefes en tu empresa

Pueden estar boicoteando los resultados y objetivos, y generando un mal ambiente laboral; una experta te dice cómo reconocerlos y monitorearlos.

23-03-2015, 9:09:21 PM
Identifica a los malos jefes en tu empresa
Tatiana Gutiérrez

Recuerda esto: los colaboradores renuncian a los malos jefes, no a las empresas.

¿Sabes cuánto puede estar afectando un mal liderazgo a tu empresa? Un estudio realizado por Trabajando.com indica que la primera causa por la que renuncian los colaboradores de una empresas es por tener “malos jefes”, los cuales suelen ser incompetentes y pueden estar afectando a todo su equipo de trabajo. (En otro estudio, a la pregunta “¡Tienes un jefe abusador?” El 25% dijo que sí)

¡Tranquilo! La solución está en encontrarlos, antes de que afecten más a tu empresa.

El estado anímico de tus colaboradores afecta directamente su productividad y la calidad de su trabajo, un análisis realizado por la empresa Gallup arroja que aquellos trabajadores que no tienen una adecuada dirección, además de una mala o nula retroalimentación de sus jefes son 50% menos productivos y un 44% menos rentables. 

Pero esto no sólo afecta su estado anímico, sino también su concentración, pues de acuerdo con investigaciones, los empleados pueden llegar a pasar 19.2 horas a la semana pensando en qué dirán los jefes sobre su trabajo y desempeño, afectando su rendimiento de manera inconsciente. 

Sin embargo, estas afectaciones pueden tener una solución: extirpando a los malos jefes dee tu empresa. Margarita Chico, directora del portal Trabajando.com, te dice cómo identificarlos.

También te recomendamos leer: 5 claves para jefes autoritarios

1. Son incompetentes

Puede parecer lógico, sin embargo, muchos directivos creen ciegamente en los encargados de área sin darse cuenta que algunos de sus líderes pueden carecer de las competencias necesarias para guiar y dirigir de manera correcta a sus colaboradores. Provocan desmotivación y frustración en sus equipos de trabajo, no suelen estar bien capacitados ni tener las aptitudes necesarias para ser líderes; suelen ser prepotentes, gritones y creer que puede tratar mal a sus trabajadores, intimidarlos o insultarlos, solo por su jerarquía. 

2. Delegan en exceso

Delegar es una característica que califica a los buenos jefes, sin embargo, todo en exceso es malo. Un mal jefe delega TODO sus subordinados: “Existen situaciones en las que no se puede delegar, los jefes deben involucrarse en los proyectos y tomar las decisiones fundamentales para la empresa y el equipo; estos malos jefes suelen dejar los problemas a sus equipos de trabajo, no guiarlos ni dándoles una estrategia”, señala Chico. 

3. No se involucran con la gente que los rodea

Por más absurdo que esto parezca, estos malos jefes no saben ni el nombre de sus equipos de trabajo. El desinterés puede llegar a afectar hasta no estar enterados de los problemas a los que se ven enfrentados sus colaboradores, afectando directamente en el alcance de metas y objetivos. 

4. Someten a su equipo a demasiada presión 

Los malos jefes pueden llegar a someter a altos niveles de estrés y presión a su gente, hacerlos trabajar horas extra sin retribuirlos. “Todo jefe deber presionar a sus equipos, pero la presión se da mientras se motiva al personal y, al mismo tiempo, se les explica los beneficios que conlleva el hacer las cosas bien”, comenta la experta. 

De acuerdo con diversos estudios sobre el maltrato laboral, un trabajador que es tratado de manera adecuada tiene el 27% menos de probabilidad de enfermarse, comparado con aquellos que reciben malos tratos por sus superiores. 

Te recomendamos leer: 4 puntos para que un mal jefe no dañe tu productividad

5. No reconocen y se atribuyen los méritos

¿Cuántas veces has escuchado a un jefe o directivo atribuirse todo el mérito? No dan reconocimiento a los logros y esfuerzos de su equipo, adjudicándose los triunfos ajenos. Puedes identificarlos si están hablando mal de sus subordinados constantemente, pero cuando llegan a metas y objetivos presumen que todo fue esfuerzo propio.

6. No son receptivos

El 60% de los problemas en las oficinas es resultado de una mala comunicación. Estos jefes no abren canales de comunicación con su gente, no interactúan con el personal. Esto no sólo afecta al área, sino que llega a convertirse en un grave problema para los mandos superiores, cuando esto sucede no se encuentran soluciones y los resultados son, constantemente, malos. 

7. Siempre hay duelo de egos

Son de la idea de que son mejores que todos, así que si llega a haber un colaborador que sobresalga o que rebase sus capacidades, puede afectarlos o correrlos de la empresa si se ven amenazados, “para ellos no existe el eslogan de si su gente crece, ellos también. Suelen ser jefes dañinos y mostrarse prepotentes”, advierte Chico.

8. Intolerantes a la frustración

Un buen jefe se preocupa por encontrar soluciones cuando las cosas no salen bien, ellos no, lo único que hacen es regañar a su personal, gritarles y adjudicarles problemas y responsabilidades. Estos jefes, lejos de agilizar las tareas diarias, muchas veces representan el mayor obstáculo para el progreso de la empresa.

9. Son negativos y desconfiados

Todo puede llegar a salir mal, para los malos jefes no hay puntos de vista positivos. Contagian el estrés y la angustia a su gente, provocando un ambiente laboral tenso y dañino. Siempre ven el lado negativo de las cosas, sugieren metas menos ambiciosas y suelen poner un ‘pero’ en sus oraciones. 

Tips para monitorearlos

Saber cómo actúan no es suficiente, es por ello que los expertos recomiendan lo siguiente: 

Te recomendamos leer: Tu jefe quiere ser tu amigo en Facebook… ¿Lo aceptas?

Todos trabajan por resultados medibles

La idea de que sólo los colaboradores deben tener resultados medibles, es un error. Debe existir una método de evaluación para tus jefes y directivos. 

Conviértete en observador

Puede ser que tengas mucha confianza en tus líderes, sin embargo, es bueno observar su trabajo de vez en cuando, esto te ayudará a darte una idea de su trabajo. También debes mantener un diálogo abierto con toda tu gente, esto puede ayudarte a saber si algo malo sucede en alguna área. 

Realiza evaluaciones periódicas y sondeos

Periódicamente realiza evaluaciones de desempeño a tus directivos y jefes de área, esto te podrá ampliar el panorama de sus habilidades y el progreso en su desarrollo profesional. 

Además, los expertos recomiendan realizar sondeos con los colaboradores, calificar en encuestas anónimas el desempeño de sus jefes puede ser una alternativa viable. 

En tu experiencia ¿cómo afectan los malos jefes el entorno laboral? ¿Qué métodos utilizas para monitorearlos? 

Relacionadas

Comentarios