'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Las aristas del conflicto MVS-Aristegui

¿Conflicto entre particulares o la mano de la Presidencia? Es la polémica que se ha levantado con el despido de la periodista y su equipo de colaboradores.

20-03-2015, 6:30:35 AM
Las aristas del conflicto MVS-Aristegui
Altonivel con información de agencias


A casi una semana de que la periodista Carmen Aristegui haya salido del aire junto con su equipo de colaboradores y después de pedir el diálogo con la familia Vargas -dueños de MVS radio-, quienes contestaron con un rotundo: “La relación laboral ha terminado. Te deseamos suerte”, la polémica crece y surgen nuevas voces sobre el conflicto. A continuación te presentamos un recuento del conflicto.

Este jueves, Carmen Aristegui dijo que “sospecha” que el Gobierno podría estar detrás de la cancelación de su noticiario radial tras revelar hace meses que la primera dama estaba comprando una mansión a Grupo Higa, empresa que realizó varias obras de infraestructura.


MVS Radio anunció la noche del domingo la cancelación del matutino, caracterizado por sus investigaciones y agudas críticas a la corrupción del Gobierno, aludiendo que el equipo de la conductora utilizó sin consultar el nombre de la estación al adherirse al proyecto periodístico Mexicoleaks.


La periodista de 51 años llamó a los Vargas -dueños de la compañía- a reconsiderar su despido de la emisora, donde ocupaba el espacio estelar, y les pidió que “no permitan que se consume el golpe”.


“No tenemos la evidencia contundente, pero todo el entramado sugiere que aqui hubo algún tipo de intervención. La manera en que hicieron las cosas nos hace pensar que ha habido una intervención gubernamental o de algún tipo”, dijo Aristegui, en su mensaje difundido a través de su sitio de Internet.

“No queremos aceptar que un manotazo autoritario prospere”, dijo Aristegui.

“Algo grave o muy grave debe haber ocurrido para que este grupo de caballeros (refiriéndose a los Vargas) se haya comportado de esta manera”. Esta conducta no empata con los Vargas que conozco. 

Señaló que a pesar de lo que diga el Gobierno: “Este no es un conflicto entre particulares”. 

Por la noche, MVS radio emitió un mensaje en el que señala que es falso que la emisora “trasgreda la libertad de expresión a través de sus lineamientos editoriales mismos que hicimos públicos. Reto a que cualquiera que los haya leído, para que indique dónde se pudiera ver afectada a la libertad de expresión.”

Felipe Chao, vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales de MVS Comunicaciones, señaló que “la afirmación de la periodista pretende eludir la atención respecto de los verdaderos motivos de este conflicto al que ella llama artificial por así convenir a sus intereses.”

“Como lo hemos informado, el motivo de la terminación del contrato, obedece única y exclusivamente a que la periodista fijó como condición inamovible para resolver el problema que enfrentamos, la reinstalación de los dos reporteros separados de su cargo. Como empresa, no podemos aceptar condicionamientos o ultimátums, de nuestros colaboradores.”

“No te confundas Carmen, lo grave, muy grave que nos está pasando es que una vez más, no puedes aceptar que te equivocaste.”

“Que quede claro. Lo que desencadenó esta situación, fue el ultimátum que la periodista le fijó a la empresa. Nada más, pero nada menos.”

Además advierten de la independencia económica. “Los ingresos que percibe MVS Radio por campañas del gobierno federal, son menores al 6% de los ingresos totales. Nuestra independencia económica del gobierno, nos permite también la independencia editorial.”

Con respecto a la intervención del árbitro, Carmen omite decir que nuestro contrato lo contempla para otros propósitos. Desafortunadamente, existe una cláusula de confidencialidad que nos impide divulgarlo. Sin embargo Carmen te proponemos transparentarlo para que la gente pueda sacar sus propias conclusiones.

“Nuestra relación ha terminado. Te deseamos buena suerte.” 

Reportero dice #MVSMiente

Felipe Chao también dijo que el verdadero autor del reportaje de la casa blanca, Rafael Cabrera, sigue y por lo que a nosotros respecta, seguirá trabajando en MVS Radio. Por lo visto, la Sra. Aristegui ha ignorado algunos detalles en beneficio de su propia causa.”

Minutos después de darse a conocer este comunicado, el reportero Rafael Cabrera publicó en su cuenta de Twitter que ya no labora en la empresa.En varios tuits detalló: “#MVSMiente al decir que sigo empleado. Es mentira. Tengo las fotos de los documentos que prueban mi liquidación”. 

 

 

El reportero detalló que el lunes 15 de marzo llegó a MVS con su compañero Sebastián Barragán les solicitaron su nombre y les pidieron espera en el looby. Minutos después llegó Edith Lira, de Recursos Humanos, y los pasó a un salón para presentarles su liquidación, les permitieron tomar fotos de los documentos y les quitaron el gafete de la empresa.

Ambos reporteros se negaron a firmar la liquidación del 100% y les dijeron que tenían una semana para hacerlo.Todos los compañeros de la primera emisión ya habían sido despedidos.

The Economist opina

El influyente diario británico The Economist retomó el polémico caso y en un artículo títulado “Radio silenciada” señaló que “detrás de la salida (de Aristegui de MVS) hay problemas que socavan sistemáticamente el periodismo en México”.

El semanario británico explica que MVS convirtió a Aristegui en una mártir pues pocos creen que su despido sea un problema surgido por “MexicoLeaks”, y dice que la sospecha es que el Gobierno ha ejercido presión sobre la emisora, ya que el despido se da días después de que Eduardo Sánchez, ex abogadao de la emisora, asumiera el cargo del área de comunicación social del gobierno federal. 

El Gobierno federal expresó el martes pasado su deseo de que ese conflicto entre particulares (MVS-Aristegui) se resuelva, para que la empresa de comunicación y la periodista sigan aportando contenidos de valor a la sociedad mexicana.

La Casa Blanca

A finales del año pasado, Aristegui publicó en su sitio de Internet un reportaje evidenciando que la primera dama, Angélica Rivera, estaba en proceso de adquirir una lujosa residencia a un empresario que ganó millones de dólares en contratos cuando el presidente Enrique Peña Nieto gobernaba el Estado de México.

Más tarde se supo que el ministro de Finanzas, Luis Videgaray, considerado uno de los hombres fuertes del mandatario, también había comprado una casa de campo a otra firma del empresario, a una tasa más baja que el promedio del mercado.

Tanto el mandatario como Videgaray han negado haber hecho algo indebido, sin embargo las revelaciones han dañado seriamente la imagen del Gobierno, que el martes se deslindó del despido de la periodista. 

Relacionadas

Comentarios