HistoriasMicrositio

Mejora tus relaciones usando neurolingüística

A partir de la forma en qué observas al mundo, realizas o no ciertas acciones, y son éstas las que determinarán tus resultados. Aprende a ‘ver’ diferente.

19-03-2015, 1:17:24 PM
Mejora tus relaciones usando neurolingüística
Marcela Hernández y Hernández, coach empresarial y de vida

No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos, lo que significa que a pesar de estar frente a una misma situación, cada persona tendrá una particular mirada al respecto dependiendo del contexto histórico, familiar, cultural, social etc.

A partir de la forma en qué observamos las cosas, decidimos tomar ciertas acciones y son estas últimas las que determinarán nuestros resultados. Por esta razón, es importante que -en la medida de lo posible- trabajemos por ampliar nuestras perspectivas y nos comprometamos con la idea de que las cosas van mucho más allá de nuestro punto de vista.

En medio de un problema o una diferencia de opinión es especialmente difícil adoptar esta postura. Qué sencillo nos resulta engancharnos en un conflicto e identificarnos con nuestras ideas, emociones y percepciones.

Desde el enfoque de la Programación Neurolingüística (PNL), existen 4 posiciones perceptivas básicas para la comunicación y las relaciones:

1. Primera Posición: YO

En esta posición vives la experiencia de la relación desde tu propia percepción, te encuentras inmerso en tu propio mapa del mundo, tu espacio físico y tu postura corporal habitual. Experimentas la situación desde ti mismo, a través de todos tus sentidos, a partir de tus presuposiciones, creencias, emociones y puntos de vista.

Recopila los hechos e interpretaciones: ¿Cuál es la situación? ¿Con quién estás? ¿Qué observas? ¿Cómo te hace sentir?

2. Segunda Posición: TU

Esta posición es la base de la compasión y la empatía. Desde aquí experimentas el mundo a través de la mirada, los pensamientos, las sensaciones y las creencias de la otra persona. Te pones en sus zapatos y habitas en su piel por unos momentos. 

La clave está en desconectarte de ti mismo para entrar en conexión con el otro y con su particular forma de percibir y observar las cosas. En esta posición dejarás atrás el “yo” para referirte a ti mismo desde el “tú”.Observándote desde esta perspectiva ¿qué tan efectivo eres en tu comunicación e interacción con los demás? ¿Qué emociones les generas?

3. Tercera posición: ELLOS

En esta posición te permite salir temporalmente de la situación para convertirte en un observador neutral, un testigo de la interacción que no participa, sólo observa interesado pero sin juicios. Al observar la imagen desde afuera, te referirás a ti mismo y a los demás como él o ellos.

La información obtenida en esta posición te ayudará a regular tu emocionalidad con respecto a la situación y a manejar mejor tus interacciones con los demás.

Desde esta perspectiva ¿qué consejos le darías a los involucrados para mejorar su relación?

4. Cuarta posición: NOSOTROS

En esta última se propicia el espíritu de equipo. Nos invita a identificarnos con el sistema o con la relación. La idea es dejar a un lado las individualidades para percibirnos como un todo indivisible. Para referirnos  a la relación o al grupo como “nosotros”.

¿Cuáles son los factores que fortalecen o debilitan a esta relación o equipo? ¿Cómo pueden mejorar sus interacciones?

Además de permitirnos experimentar una misma situación desde diversos niveles, las posiciones perceptivas nos ayudan a conducirnos de manera más efectiva y objetiva.

Lo importante es hacernos consciente de en qué posición nos encontramos con mayor frecuencia y de qué manera nos beneficiaría expandir nuestras perspectivas a través de estos cuatro niveles. ¿Cómo mejorarían nuestras relaciones y nuestra forma de afrontar cualquier conflicto? 

La autora es coach ontológico, especializada en coaching de vida y empresarial. Directora de Cae-el20, empresa de coaching y capacitación. Puedes seguirla en Twitter en su cuenta @March_coach.

Relacionadas

Comentarios