HistoriasNegocios

Claves para entender la reforma energética

Aunque la caída del precio del crudo no llega en el mejor momento para esta reforma, México sigue generando interés estratégico.

18-03-2015, 10:06:15 AM
Claves para entender la reforma energética
*Alexander Braune

La energética es probablemente la reforma que tendrá mayor impacto económico de las 11 promulgadas por el gobierno. Se estima y de acuerdo al Plan Nacional de Infraestructura (PNI), la necesidad de llevar a cabo proyectos por unos 500 mil millones de dólares al 2018, de los cuales, la mitad estarían dirigidos al sector de energía.

Además de estratégica, la reforma energética es representativa de una nueva cultura de negocios que está siendo adoptada por todos los actores y jugadores involucrados: autoridades y reguladores, empresas de petróleo internacionales (IOC, por sus siglas en inglés), empresas de petróleo nacionales (NOC, por sus siglas en inglés), contratistas de la cadena productiva (ingeniería, procura y construcción), y empresas suministradoras de servicios asociadas al sector.

El modelo de la reforma, en sí, ya es conocido en el contexto mundial, si hablamos de permitir que el capital privado participe -de manera limitada- en las compañías ahora denominadas empresas productivas del Estado (Pemex y CFE). En países como Colombia, Brasil y Noruega, se han llevado a cabo reformas similares de manera exitosa.

Grande fue el esfuerzo de las autoridades mexicanas por investigar, diagnosticar y adoptar las mejores prácticas internacionales en la materia, cubriendo un abanico amplio en hidrocarburos, electricidad, fuentes de energía renovables y fuentes de energía no convencionales.

La reforma energética con sus 21 leyes secundarias fueron necesarias a raíz de una nueva realidad global y local. Las variables son múltiples entre las cuales destacan:

a) global: en lo que respecta principalmente a un mercado de oferta y demanda cada vez más interrelacionado, por regiones y bloques productivos caracterizados por diversificación económica

b) local: en función del decline de las reservas pertenecientes al yacimiento de Cantarell, y de la realidad operativa económica del régimen de empresas paraestatales.

Todo lo anterior, estrechamente relacionado a una mayor demanda industrial en México, provocada, entre otros, por niveles de producción jamás antes vistos en el Sector Automotriz y por el regreso de algunas plantas de manufactura de China a México a raíz de una mayor competitividad local, así como un decline de crecimiento en ese país.

Las rondas Cero y Uno

Ambos procesos de licitaciones fueron alineados como mecanismos de ejecución transparentes para promover, divulgar y asignar los primeros grandes bloques de producción en aguas someras y profundas principalmente.

Las dos rondas han sido recibidas con gran interés por parte de participantes internacionales y nacionales. Ambas se han ejecutado en tiempo y forma, a pesar de la caída en el precio del barril de crudo de más de 50% en los últimos meses.

Recientemente, en visita a Japón, tuvimos encuentros con diversas empresas que expresaron su interés por participar en la Ronda Uno, bajo distintos posibles esquemas. Fue patente para nosotros el interés de los inversionistas extranjeros por un país atractivo como el nuestro.

El papel de los reguladores

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) ha demostrado sofisticación en la elaboración, divulgación y expedición de toda la plataforma de entregables a los interesados, mismos que han hecho comentarios positivos en cuanto al manejo de temas críticos, como la transparencia y la certidumbre jurídica. Por lo pronto, son más de 30 las empresas precalificadas y autorizadas a entrar a las bases de datos de la CNH (data room).

En cuanto al Sector Eléctrico, la Secretaría de Energía (Sener) y la Comisión Reguladora de Energía han publicado el documento que rige las reglas de operación para el mercado mayorista.[1]

Estas sientan principios como los rangos de precios, las obligaciones para uso de servicios conexos de la red del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), la capacidad que podrán reservar los usuarios en la red y los derechos financieros para la transmisión.

Se espera que las nuevas reglas de porteo o entrega de la energía a los centros de consumo estén listas antes de que arranque la operación del mercado el 31 de diciembre de 2015.[2]

Esto implica una ambiciosa iniciativa conformada por unos 17,000 Megawatts (MW) adicionales de capacidad instalada para 2020, requeridas en las distintas modalidades de generación, entre las que destaca la continua tendencia de centrales de ciclo combinado con poco más de 12,000 MW.

¿Cómo nos afecta el bajo precio del petróleo?

Aunque la caída del precio del crudo no llega en el mejor momento para la Reforma Energética, la consolidación de la misma 15 meses después -pese a ajustes y recortes necesarios y anunciados recientemente-, así como la incertidumbre económica que genera la baja en los precios, México sigue generando interés estratégico.

El escenario geopolítico internacional favorece a nuestro país como un gran destino de inversión. La cautela por parte de algunas empresas, sigue y seguirá, en función de que existan interferencias, demoras, aclaraciones, modificaciones o ajustes a los modelos de contrato relacionados con el proceso de licitación.

Por lo pronto, el paquete de aguas someras se reactivará “muy pronto”, de acuerdo con fuentes de la Sener, y su retraso en sí es bienvenido por parte de algunos inversionistas, dado que los interesados con escasa experiencia en México tendrán la oportunidad de reevaluar su plan de negocios y su planeación estratégica para lograr una rentabilidad económica ajustada, con mayor viabilidad.

La oportunidad esta puesta y los interesados siguen llegando. Ahora hay que concluir exitosamente el proceso de licitación y contar con un plan de implementación y ejecución operativa poslicitación, para tener una exitosa plataforma de despegue.

[1] Secretaría de Energía, febrero 24 de 2015.
[2] Prospectiva del Sector Eléctrico 2013-2027, Secretaría de Energía, 150.

* El autor es director de Energía y Recursos Naturales de KPMG en México.

Relacionadas

Comentarios