'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Viernes de contexto: La carta de los senadores a Irán

Un acto de desafío de los senadores republicanos hacia Obama puede poner en riesgo un arduo trabajo de negociación antinuclear que es vital para el mundo.

12-03-2015, 8:13:20 PM
Viernes de contexto: La carta de los senadores a Irán
Jorge Arturo Monjarás

Mientras nos debatimos en nuestros propios problemas, el
gobierno de Barack Obama enfrentó una fuerte crisis interna esta semana. ¿La razón? La carta que 47 senadores republicanos enviaron ¡al gobierno de Irán!

En
esta misiva, los legisladores tuvieron la ocurrencia de advertirle al presidente Hasán
Rouhaní
que cualquier acuerdo al que pudiera llegar con su propio presidente
podría ser revocado por la siguiente administración estadounidense.

El asunto raya para algunos en la traición, toda vez que los
firmantes pretendieron usurpar el mandato del presidente para negociar con
otras naciones. También, la acción fue calificada como de una irresponsabilidad
increíble, toda vez que puso en peligro un proceso que pretende evitar una
guerra que costaría miles de vidas o la proliferación de armas nucleares en la
región. El asunto es peor cuando en las mismas pláticas están participando Gran
Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China.

La carta denunció división en las
filas estadounidense y, por tanto, debilidad.

Para terminar, la misiva de los entusiastas políticos tuvo
la puntada de alinearse más con las ideas del primer ministro de Israel,
Benjamín Netanyahu, que con su propio presidente. Se antoja imperdonable.

El propio Netanyahu enfrentará pronto unas elecciones que
podría perder, toda vez que su posición radical está cansando incluso a los
propios israelíes. Este político ha tratado de impulsar una ley que volvería a
Israel un “estado judío”, echando por tierra años de tradición laica que se
remonta a su fundación.

El hecho desposeería a los árabes que viven a duras
penas en este Estado, sujetos también a la política de asentamientos judíos que
ha distanciado a Israel de su principal protector, Estados Unidos.

También la crisis se da en un momento en que el surgimiento de
ISIS marca un momento de liderazgo de Irán, el país mayoritariamente de creencia
chiíta, cuyos seguidores han sido perseguidos y ejecutados por los fanáticos
que están matando a comunidades enteras por no plegarse a sus creencias
sunnitas.

El liderazgo iraní en Irak está sucediendo, y en Estados
Unidos hay quienes quisieran ver este protagonismo de su lado, y no en su
contra. La locura de ISIS hace ver a los ayatolas como moderados en este
momento, y hay quien pensaría que es buen momento para cultivar un acercamiento
que lleve a Irán a conciliar más con las ideas de Occidente.

Pero están Israel y los senadores republicanos. El momento
es delicado y podría significar la diferencia entre una región pacificada, tras
la derrota de ISIS o una serie de Estados disueltos, enfrentados y persistentes
en su avance hacia la guerra nuclear.

De este tamaño es el desacato de los senadores y
el peligro en que están poniendo el futuro de Oriente Medio.

Relacionadas

Comentarios