'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Trabajo bajo demanda: ¿autoempleo positivo o peligroso?

Compartir espacio y tiempo para ganar dinero extra no ha sido bien recibido por muchos sectores que lo califican de informalidad, pero, ¿en qué beneficia?

10-03-2015, 2:26:28 PM
Trabajo bajo demanda: ¿autoempleo positivo o peligroso?
Fernando Calderón, OCCMundial

En la era de la economía colaborativa –o economía bajo demanda–, el intercambio de bienes y servicios a través de una plataforma digital es una realidad que se ha integrado vertiginosamente en nuestra vida diaria, haciendo posible, a través de las aplicaciones móviles, la demanda instantánea de servicios de taxis, cuidado de mascotas, alojamiento de viajeros, préstamos económicos o intercambio de ropa, sin la necesidad de iniciar y administrar un negocio propio.

También puedes leer: Sharing economy, ideas que con poco hacen mucho

El trabajo bajo demanda es la forma en la que se manifiesta este cambio de paradigma y se basa en el siguiente concepto: si me sobra tiempo o espacio en mi casa, entonces puedo compartirlo y ganar un poco de dinero.

Ahora bien, todo cambio de paradigma implica un cambio cultural y, por lo mismo, la expresión de esta forma de autoempleo no ha sido bien recibida en todos los ámbitos, puesto que se cuestiona la seguridad y estabilidad que proporciona un empleo fijo y, en contraste, la inestabilidad y falta de predictibilidad del empleo bajo demanda.

Asimismo, constantemente se debate sobre la falta de regulación del empleo bajo demanda y la injusticia que presenta ante el universo de trabajadores formales que pagan impuestos o la infinidad de empresas que cumplen con su carga social y fiscal.

Por su parte, los emprendedores argumentan que la economía bajo demanda, y en consecuencia el empleo bajo demanda, es una forma de actualizar la forma en que funciona una economía de mercado libre, donde la ley de la oferta y la demanda regirá también la vida laboral.

No obstante, el potencial que este modelo tiene para integrar a miles de personas a la vida laboral o facilitar una fuente de ingreso adicional es muy amplio y desde este punto de vista, positivo.

Es, definitivamente, una nueva categoría laboral que forma parte de la posmodernidad y los millennials entienden muy bien esta tendencia P2P (peer-to-peer), por lo que la han adoptado con los brazos abiertos. Ya sea por falta de interés a trabajar bajo un esquema de horario fijo o, por el contrario, por falta de oportunidades laborales, incluso por interés de proteger su forma de vida o incrementar sus ingresos, el empleo bajo demanda se ha potenciado en los últimos años.

Empresas como Uber, han impactado el ambiente laboral desde el punto de vista del reclutamiento y selección. Iniciaron reclutando a la ‘vieja usanza’, buscando a los candidatos a través de diferentes canales, entrevistándolos y aplicando algún cuestionario, y muy pronto su crecimiento los rebasó y tuvieron que innovar.

El enfoque de reclutamiento es formar equipos de trabajo adaptados a las necesidades particulares de cada ciudad, con personas que tengan una alta capacidad de análisis y habilidad para trabajar bajo mucha presión. En vez de aplicar una infinidad de exámenes y entrevistas, se expone a los candidatos a escenarios reales del día a día laboral.

Indudablemente, el debate continuará. La era tecnológica en la que vivimos guarda aún muchas sorpresas. Hace 18 años, OCCMundial tuvo el mismo impacto en el mercado laboral mexicano y cambió para siempre la forma de reclutar personal.

Cada nueva idea, cada nuevo desarrollo sirve a un propósito: atender mejor al mercado laboral mexicano. Estamos a favor de la innovación, de la actualización de los modelos y dinámicas laborales, pero sobre todo de la legalidad y la formalidad. Bienvenido el empleo bajo demanda en condiciones equitativas de competencia frente a la economía formal.

El columnista es director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, empresa líder en el mercado de bolsas de trabajo en línea; e integrante del  Consejo Directivo de DIRECTA, IAB Y AMIPCI.

Relacionadas

Comentarios