HistoriasNegocios

Candidatos polémicos, una apuesta contra el descrédito

Las celebridades en las boletas para estas elecciones intermedias es una estrategia de los partidos contra el descrédito, pero de poco servirá, dicen analistas.

09-03-2015, 12:13:41 PM
Candidatos polémicos, una apuesta contra el descrédito
Javier Rodríguez Labastida

Una estrategia antigua de los partidos políticos para
acercarse a la gente: utilizar, en tiempos de crisis de credibilidad, a
personajes mediáticos lejanos a la política, para recuperar fuerza entre el electorado,
y a otros que, sin importar su pasado político, les asegurarán la fuerza
suficiente para ganar votos.

Para las próximas elecciones intermedias del 7 de junio, en
las boletas estarán personajes exitosos fuera de la política, como Cuauhtémoc
Blanco
, el payaso Lagrimita, y con un puesto político casi asegurado la actriz
Carmen Salinas; pero también políticos, que acarrean una sombra de polémica,
como Jesús Valencia, Guillermina de la Torre y Heliodoro Díaz Ezcárraga.

Te recomendamos leer: EPN admite crisis de confianza: Financial Times.

“Son estrategias que tienen que ver con el descrédito de los
candidatos que se consideran como políticos profesionales. Un descrédito
personal como miembros del partido, como funcionarios y como integrantes de un
subgrupo de la sociedad y que está desvinculado de las demandas comunes”, dice Sergio
Bárcena Juárez, profesor de Análisis Político del Tecnológico de Monterrey,
campus Ciudad de México
, en entrevista con AltoNivel.com.mx.

Candidatos celebridades

Deportistas y artistas ya han sido parte de las estrategias
políticas desde hace varias décadas. En los ochenta, Rubén Púas Olivares, uno
de los boxeadores mexicanos más notables, fue candidato a diputado por el
Partido Socialistas de los Trabajadores. Unos años después, Silvia Pinal fue
diputada de la LV legislatura por el PRI, representante de la Asamblea
Legislativa y senadora, también por el tricolor.

Casos de celebridades en la política hay más: Irma Serrano,
Ana Gabriela Guevara
y Juan Manuel Márquez, solo por mencionar algunos.

En esta ocasión los más sonados han sido los nombres de
Carmen Salinas, actriz con más de 60 años de trayectoria, Cuauhtémoc Blanco,
uno de los iconos del futbol mexicano, y Guillermo Cienfuegos, conocido como el
payaso Lagrimita, famoso hace un par de décadas en la televisión mexicana.

Cuauhtémoc Blanco competirá por la alcaldía de Cuernavaca
por el Partido Social Demócrata, una fuerza menor, y tendrá como rivales al
empresario Raúl Iragorri, por Morena; a la priista Maricela Sánchez Velázquez; a el
exsecretario del gobernador Graco Ramírez, Jorge Messeguer, por el PRD, y a el
diputado federal con licencia, Luis Miguel Ramírez, por el PAN.

“Una cosa es que salgan a la calle y la gente los reconozca
y digan que van a votar por él, y otra es que el día de las elecciones la gente
salga y voten por ellos”: Sergio Bárcena.

Blanco, actual jugador del Puebla, disputará su último partido
el 18 de abril, y un par de días después iniciará campaña en una ciudad de las
más peligrosas del país, según el último reporte del Consejo Ciudadano para la
Seguridad Pública y Justicia Penal.

Te recomendamos leer: Lecciones de liderazgo de Cuauhtémoc Blanco.

Guillermo Cienfuegos, Lagrimita, juntó más de 25,000 firmas
para lograr la candidatura independiente por Guadalajara. Ese día, acompañado
por su hijo Costel, que fungirá como regidor si su padre gana, aseguró que su
carrera por la presidencia municipal es en serio y no de risa.

Un caso distinto es el de Carmen Salinas, que no competirá
por un puesto, sino que fue designada por el PRI como candidata plurinominal,
por lo que su estancia en San Lázaro se definirá de acuerdo a los votos obtenidos por su
partido en el Distrito Federal.

“El caso de Carmen Salinas se explica porque el PRI, en
términos generales, se empieza a percibir como un partido alejado y lo que hacen
es abrir su espectro de representación y sobre todo en una circunscripción en
la que el PRD era el partido fuerte. Creo que el PRI manda un mensaje de que es
un partido abierto, que abre sus espacios para ocupar cargos que generalmente
son para una élite muy cerrada”, dice Bárcena Juárez.

Estas candidaturas son en respuesta al descrédito. Se
voltea a ver al personaje que es como todos nosotros, que no me representa en
términos políticos, pero sí en términos sociales. Una figura exitosa que hemos
visto en la televisión o en algún otro medio. Ahora lo complicado es como transferirles
a esas personas, un conjunto de habilidades y características para no ser actor
ni deportista, sino representar a la sociedad”, señala el académico del Tec de
Monterrey.

Candidatos con pasado polémico

Y si por un lado, los partidos abrieron espacio a figuras
públicas, por otro incluyeron a personalidades que han sido investigadas o
cuestionadas en años recientes o cercanos a funcionarios polémicos.

Tal es el caso de Guillermina de la Torre Malváez, madre de
Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien fuera retirado de su cargo como dirigente
del PRI en el Distrito Federal al ser señalado por organizar una red de trata
de personas
.

De la Torre Malváez es presidenta de la unión de Pepenadores
Rafael Gutiérrez Moreno, y fue aspirante a jefa delegacional en Iztapalapa en
2000.

“Las figuras con pasado polémico en la política obedecen a
posiciones de grupos políticos al interior del propio partido. Guillermina pertenece
a un grupo que tiene mucha presencia en el partido a nivel local. Manejan
clientelas amplias dentro del partido
y constituyen una fuente fuerte del voto”,
dice León Zayas, académico de la Universidad Iberoamericana.

Te recomendamos leer: SAT dará información de candidatos y equipos de campaña.

En esta lista también está Heliodoro Díaz Escárraga, quien
renunció como coordinador del Infonavit, luego de publicar en Facebook una
imagen en la que presumió un Porsche como un aparente regalo para su hijo.

Se agregan los casos del perredista Jesús Valencia, investigado por utilizar vehículos privados de empresas contratadas por la
delegación Iztapalapa, de la que fue el encargado; y también el de la candidata
por el PRI al gobierno de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, quien es señalada
por la organización de los padres de familia de los niños muertos en 2009 en el
incendio de la guardería ABC, de haber favorecido a los propietarios de la
guardería cuando era diputada.

“Estas candidaturas son totalmente contrarias a las de
celebridades. Estas se deben a la concentración de las decisiones políticas en
algunos espacios de los partidos
como los comités ejecutivos nacionales y los
comités locales, que reparten esos cargos por cuota”, dice Sergio Bárcena
Juárez.

¿Tendrán algún efecto en la elección?

Los especialistas consultados por AltoNivel.com.mx aseguran
que la inclusión de personajes polémicos y celebridades generarán “show
mediático”, pero no tendrán ningún peso en la elección, pues las elecciones
intermedias están dominadas por partidos y no por candidatos.

“En las elecciones intermedias no le basta al elector con
que le pongas un personaje mediático. Quienes ganan las elecciones intermedias
no son los candidatos, sino los partidos, sus estructuras, y las movilizaciones
que hacen para incitar a los votantes
, y repartir recursos entre sus agremiados”,
dice Bárcenas, politólogo del Tec de Monterrey.

León Zayas, por su parte, señala que este tipo de
candidaturas no van a incentivar mucho el voto. “El impacto que pueden atraer
de ciudadanos indecisos es menor. Es una estrategia que se atiene mucho más al
voto favorable a un partido o a otro. A ciudadanos que están decididos a votar
y quizá por este tipo de personajes votarían por alguno de estos candidatos”.

Ambos académicos señalan que estos personajes acercarán las
elecciones a la gente
, pero no cambiará el panorama de credibilidad hacia los
políticos y los partidos.

Relacionadas

Comentarios