HistoriasNegocios

Calzado mexicano: agujetas por amarrar

México produce 244 millones de pares de zapatos al año, de los cuales sólo exporta 12.5 millones.

12-07-2010, 10:13:47 AM
Calzado mexicano: agujetas por amarrar
Angel Hernández M. / enviado

León, Guanajuato. Como si fuera secreto de Estado, algunos comerciantes defienden celosamente su stand montado en Sapica (Exposición de Calzado y Artículos de Piel), escaparate de la industria por excelencia.

¿Miedo justificado? Ellos dicen que sólo es precaución. Pero de acuerdo con la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), aunque la importación legal de zapato chino disminuyó en un 22% a nivel nacional en 2009, en esta entidad los números mostraron otra tendencia. Según Alejandro Velasco, director de la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior de Guanajuato (Cofoce), el número de importadoras chinas pasó de 5 a 12 en el último año.

Un segundo clavo que incomoda los pasos de los “zapateros“ nacionales es la posible firma de un tratado comercial entre México y Brasil. Para los empresarios, incluir el rubro del calzado pondría en riesgo 99,000 empleos directos, 4,100 empresas a nivel nacional, 300 proveedoras y 600 curtidurías.

El proteccionismo que el país de la samba brinda a sus productores, junto con los altos aranceles que aplica a los artículos provenientes de fuera, contrasta con las medidas tributarias que –calzado incluido– los industriales nacionales del ramo enfrentarían: un escenario de competencia desleal. Basta decir que el calzado que entra de Brasil a México paga un promedio de 7% de arancel, mientras que el calzado que se exporta paga un 30% en la nación sudamericana.

No es todo. Los representantes del sector ya acudieron al Senado para que en 2011 (año que se fijó como plazo en los acuerdos comerciales entre México y China) no desaparezcan las cuotas compensatorias* que hoy se aplican a la importación del zapato asiático. ¿El riesgo? Que cierren más de la mitad de las empresas del sector.

Zapatero a tus zapatos

El gremio confía en que el trabajo coordinado de su cadena productiva con ayuda de la Secretaría de Economía sea capaz de enfrentar los retos que ya tocan a la puerta.

Durante la inauguración de la edición 62 de Sapica (feria que se celebra dos veces al año en León, Guanajuato), Armando Martín Dueñas, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado de Guanajuato (CICEG), habló de la forma en que se pueden enfrentar dichos retos: “Lo que nos da Bancomext es insuficiente. Aunado a ello, México tiene un modelo exportador que no crea incentivos para la diversificación de las ventas a mercados diferentes al estadounidense, adonde va el 80% de nuestras exportaciones”.

Suelas desgastadas

“Es justo reconocer las debilidades de esta industria”, señala Miguel García González, vicepresidente de Prospecta, Centro de Innovación y Competitividad (programa impulsado por la CICEG para desarrollar las capacidades de la industria del calzado en tecnología, innovación, procesos, moda, diseño y comercialización).

  1. Para enfrentar el futuro inmediato, García comenta que se requiere:
  2. La generación de 23,000 empleos en los años venideros
  3. Un mayor respaldo tecnológico
  4. Proveeduría de nuevos materiales (como los ecológicos)
  5. Que los empresarios se acerquen al programa de transformación empresarial de Prospecta
  6. Colaboración entre empresarios para tener una visión global
  7. Y, desde luego, mayores inversiones

Zapatos de ante azul

México dista mucho de ser una potencia en cuanto al dictado de la moda. Por eso, quienes hacen y se preocupan por fomentar la moda en México aseguran que el calzado aquí tiene asegurada una carta para entrar sin timidez a la pasarela internacional.

La CICEG es clara: decidió utilizar la moda como una táctica ofensiva ante la incursión del calzado extranjero. ¿Por qué ofensiva? Porque está configurada para dar un primer golpe.

Prospectamoda da a las empresas un paquete informativo gratuito. El fin –relata el directivo– es concientizar al empresario de que tener información antes que los demás da ventajas. “Regularmente la información de moda se oculta. Quien la tiene suele decir: ‘No la paso porque a mí me costó’. Nosotros rompimos el paradigma; dejamos que fluya, la unificamos e incluso damos charlas para ampliar conocimientos.”

Un segundo aspecto para impulsar a la moda tiene que ver con la formación de profesionales del diseño.

“Bolearse” para el mundo

Para que sustenten mejor sus productos, la misma CICEG impulsa el programa Mexicanshoes Quality, certificación integral diseñada ex profeso para la manufactura de calzado. Osvaldo Castillo, su director operativo, señala que la iniciativa busca profesionalizar cada área de la empresa: ingeniería, producción, planeación, programación, ventas, calidad, recursos humanos y mantenimiento.

Castillo explica que Mexicanshoes nació hace siete años como proyecto para fortalecer las exportaciones de calzado, luego de que un estudio encargado por la CICEG revelara que la industria carecía de empresas confiables. En 2006 se formalizó el programa y se empezaron a certificar productos. A la fecha, Mexicanshoes ha certificado más de 35 organizaciones, con 38 en proceso. Su meta es duplicar año con año las cifras de “empresas confiables”.

Un último tema es la revisión de los impuestos para producir y exportar: “Esto le toca discutirlo a las Cámaras y al Gobierno Federal. Yo sólo puedo decir que, en general, entre 20 y 25% del costo total de unos zapatos corresponde a impuestos”.

Entonces, ¿ha dejado de ser productiva la industria del calzado? Miguel García, de Prospecta, dice que no. Pero reconoce que México ha caído en competitividad mundial. “Necesitamos homologar, tomar de la mano cada parte de la industria y llevarla hacia nuevas prácticas de modelo de negocio, de tecnología, de maquinaria, de información, de materiales y de formas de producir. Debemos ver qué pasa en el mundo, pues sólo así sabremos qué debemos cambiar ¡ya!”

.www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios