HistoriasMicrositio

El drama de Genomma Lab y la pérdida de confianza

Los airados inversores reclaman la falta de un profit warning acerca de su desastroso cuarto trimestre. ¿Estará haciendo maletas su director general?

02-03-2015, 8:50:48 PM
El drama de Genomma Lab y la pérdida de confianza
Jorge A. Monjarás, editor de Finanzas Alto Nivel

Más de un operador bursátil y money manager van a tener que tomar Genoprazol, luego del terrible reporte que Genomma Lab ofreció al mercado el jueves pasado. Claro, tuvieron su desquite, le pegaron a la acción de la empresa hasta que pudieron. Genomma es uno de los muchos afectados por la crisis que desató la caída de Casa Saba, pero los analistas alegan la falta total de profesionalismo y atención por parte de la empresa, cuyo director, Rodrigo Herrera, se mudó a Europa.

Y es que, lo que alegan los manejadores de dinero es que la empresa no se dignó a darles ni una triste señal de que las cosas iban muy mal. Entre uno que otro improperio, apuntan que cualquier empresa decente hubiera mandado un profit warning hace varios meses. Lo que dolió más no fue el resultado del cuarto trimestre, sino la sorpresa. Vaya, no les dijeron ni agua va.

Además, señalan que ya había causado inquietud entre los inversionistas el hecho de que el director general de Genomma Lab anunciara en noviembre pasado su intención de mudarse a España para buscar nuevos negocios.

La guía que originalmente Genomma Lab lanzó para 2014 fue una de crecimiento en ventas y EBITDA de dos dígitos. Así pareció suceder durante los dos primeros trimestres del año; las cosas iban viento en popa. Las cosas se debilitaron en el tercer trimestre, pero nada para preocuparse demasiado: 9.5% de aumento en ventas netas y 6.8% de incremento en EBITDA.

Luego vino la debacle. El cuarto trimestre las ventas cayeron 22.7%, el EBITDA se precipitó 47.5%, como reportamos ayer. La utilidad neta bajó 39.4%. La empresa achacó el resultado a una caída del mercado de medicamentos OTC y a la debilidad en el consumo durante el año.

Pero también, como indicó el propio Herrera, hay una serie de impagos de parte de Casa Saba, que distribuía sus productos. Sin embargo, la crisis de la distribuidora de medicamentos se remonta a mayo pasado. ¿Mantuvo Gennoma Lab la esperanza de que le pagaran y consideró como ventas algunas cuentas por cobrar? ¿Le devolvieron producto que ya era contabilizado como ventas?

Por ahí van las sospechas de los inversionistas. El caso es que este año, antes de su informe del cuarto trimestre, Genomma Lab no quiso dar una guía de crecimiento para el año, como acostumbraba. El pretexto se basa en un periodo de silencio, pues la firma estaba en pláticas para asociarse con otra empresa, cosa que también le impidió operar su programa de recompra de acciones.

¿Estaba Genomma negociando una asociación internacional cuando tenía un desastre en ciernes? Todo apunta, dicen los airados operadores, a un manejo muy torpe de la situación. El caso es que la acción terminó ayer a 13.40 pesos, desde los 28.06 que tenía a finales de 2014.

La empresa no está en quiebra, hay que decirlo, sin embargo su guía para 2015 no apunta a mejoras, sino a un deterioro adicional, resultado de la caída de su distribuidor. Pero más delicado es que por ahora Genomma Lab no cuenta con la confianza de los analistas y operadores del mercado. Esa confianza tardará mucho en regresar. Muchísimo tiempo.

Por eso, por ahí dicen que Rodrigo Herrera ya está haciendo de nuevo maletas, para regresar a México. Tiene mucho trabajo que hacer.

Ah, por cierto, ¿y la CNBV que piensa?

Relacionadas

Comentarios