HistoriasManagement

Juega limpio o terminarás en el vestidor

Quinta lección: Las reglas claras motivan el juego limpio en el mundo deportivo. En las empresas debe suceder lo mismo...

12-07-2010, 9:17:04 AM
Juega limpio o terminarás en el vestidor
E.S. Zawadzki

El brasileño Kaká se perdió el juego contra Portugal tras
ser amonestado una segunda vez en el partido contra Costa de Marfil. Thomas
Müller, piedra angular de la escuadra alemana, se perdió la semifinal ante
España por acumulación de tarjetas, condenando, quizás, a su equipo  a la eliminación en semifinales. El uruguayo
Luis Suárez “salvó” a su equipo en los cuartos de final al evitar un evidente
gol con la mano, pero fue expulsado y se perdió la semifinal contra Holanda,
además de opacar lo grandioso de su actuación durante la primera mitad del
torneo. Amonestaciones y expulsiones contundentes de consecuencias
determinantes y apegadas –todas— al reglamento del juego. Ninguno de estos
jugadores puede argumentar que no sabía lo que hacía y, menos aún, que
desconocía las consecuencias que sus actos tendrían.

Las reglas claras motivan el juego limpio y en las empresas
debe suceder lo mismo. Los integrantes de tu equipo de trabajo deben saber que existen
reglas, conocerlas y respetarlas. El reglamento debe ser aplicado con equidad,
siguiendo el mismo criterio para todo mundo y sin excepción. Es importante que los
que cometan una falta reciban retroalimentación precisa de lo que hicieron (tarjeta
amarilla) y que conozcan a la perfección las consecuencias de reincidir (tarjeta
roja). No se trata de crear un ambiente de terror, pero si de respeto hacia el
mismo juego que tu empresa pretende ganar.

Cabe mencionar que parte fundamental del juego limpio es el
arbitraje justo, evita cometer errores de criterio como aquellos en los que
incurrieron algunos de los silbantes de la Copa Mundial, restándole
autoridad a su figura (el más lamentable, sin duda, el claro gol anotando por
Frank Lampard en el partido entre Alemania [4] e Inglaterra [1]) y afectando el
desempeño y la moral del equipo.  

Relacionadas

Comentarios