'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La voracidad del PVEM que agravó la crisis electoral

Los hemos visto por todas partes, los spots del Partido Verde tienen hartos a los cinéfilos y han roto el equilibrio dentro del Instituto Nacional Electoral.

26-02-2015, 11:18:57 PM
La voracidad del PVEM que agravó la crisis electoral
Jorge A. Monjarás

Los spots que tienen hartos a todos los cinéfilos y que han
roto el equilibrio dentro del Instituto Nacional Electoral, al grado de
precipitar una crisis antes siquiera de que empiece la campaña electoral federal, son
una increíble muestra de la voracidad que llegan a tener los partidos
políticos.

En los que siguieron a las elecciones de 2006, una nueva
reforma electoral pretendió asegurarse de que los partidos políticos tuvieran
un acceso equitativo a la publicidad en radio y televisión. Se creó entonces un
complicadísimo esquema de reparto de tiempos al aire que aprovechó los tiempos
que cada concesionario debía entregar gratis al Estado mexicano como parte del
pago por operar un canal o estación.

Los primeros en hacer berrinche por estas nuevas medidas
fueron los medios, por supuesto, que vieron canceladas sus oportunidades de hacer
un fenomenal negocio vendiendo anuncios a los partidos políticos durante las
campaña electorales. Su resistencia fue legendaria, al grado que aún se
recuerda cuando las televisoras se pusieron de acuerdo para interrumpir la
transmisión del Superbowl para poner una larga hilera de spots del IFE y los
partidos políticos
.

También, son amplias las historias de cómo se resistieron a
ser notificados legalmente de su obligación de transmitir spots de partidos, y
de cómo arrastraban los pies a cada orden del entonces IFE. Por aquel tiempo,
en 2009, volaban las multas en contra de Televisa y TV Azteca.

El caso es que, al fin, los medios aceptaron la orden y transmitieron
lo que para la cultura popular se nombró la “espotiza”: millones de anuncios
relativos a las campañas en cada estación de radio y televisión del país.

Uno pensaría que esta larga batalla ganada sería suficiente
para los partidos políticos. No fue así. El Partido Verde Ecologista de México
(PVEM)
tuvo derecho, para este proceso electoral de 2015, a transmitir 180
spots
durante los 40 días de precampaña en cada una de las estaciones de radio
y televisión del país. Tiene ahora 216 spots para los 45 días de Intercampaña y
tendrá 355 spots a distribuir en 60 días del periodo de campaña electoral… en
cada estación: son 2,500 entre televisión y radio, más o menos.

#ElDato – El PVEM, ese que dice que cumple, cuenta
con 1 millón 877 mil 500 spots para dirigirse al electorado. Los spots son gratis, son parte de sus prerrogativas como partido
político.

El Partido Verde tiene 1 millón 877,500 sptos más los extra que obtiene por las
elecciones locales en cada uno de los estados que coinciden con los tiempos
federales, como Guerrero, Jalisco, DF, Edomex y muchos más.

Y sin embargo, los señores del Verde decidieron aprovecharse
de un huequito en la ley
para tener más spots. Tomaron los tiempos que cada uno
de sus senadores y diputados tienen supuestamente para informar a la ciudadanía
de sus logros y compraron los “cineminutos” de Cinépolis y Cinemex, para
endosarnos el anuncio melodramático sobre la pena de muerte para
secuestradores.

Rompieron además con la consigna de que, fuera de tiempos de
campaña, los partidos sólo pueden transmitir mensajes genéricos y no
invitaciones
al voto.

Eso puso de cabeza los demás partidos, que se volcaron
contra el INE, que no pudo cancelar los spots a tiempo. El resultado es algo
que los partidos llaman un daño irreversible.

Independientemente de los argumentos legales que van y
vienen, esto nos enseña una sola cosa, la voracidad en algunos partidos
políticos es infinita
.

También puedes leer: Crisis en el INE: ¿De qué se quejan los partidos?

Relacionadas

Comentarios