ActualidadHistorias

Baja inflación en EU por el precio de la gasolina

La baja en la inflación por la caída de los precios de la gasolina podría ofrecer a la Fed más espacio para aplazar una alza de las tasas de interés.

26-02-2015, 12:33:09 PM
Baja inflación en EU por el precio de la gasolina
Reuters

Los precios al consumidor de Estados Unidos anotaron en enero su mayor caída desde 2008 ya que los costos de la gasolina continuaron desplomándose y la inflación subyacente avanzó modestamente.

La baja podría ofrecer a una cauta Reserva Federal más espacio para aplazar una alza de las tasas de interés.

Otros datos del jueves mostraron un repunte de los planes de inversión empresarial, pero probablemente no lo suficiente como para cambiar las expectativas de un crecimiento económico moderado en el primer trimestre.

“Pasará algún tiempo hasta que la Fed tenga la confirmación necesaria de que la inflación volverá al objetivo en el mediano plazo y nosotros continuamos viendo a septiembre como el punto de inicio más natural para el despegue de las tasas”, dijo Millan Mulraine, economista de TD Securities en Nueva York.

El Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor (IPC) bajó un 0,7 por ciento el mes pasado, la mayor caída desde diciembre de 2008, tras retroceder un 0,3 por ciento en diciembre. Fue el tercer mes consecutivo de bajas para el indicador.

En los 12 meses a enero, el IPC retrocedió un 0,1 por ciento, el primer descenso desde octubre de 2009 y una brusca desaceleración comparado con el avance de un 0,8 por ciento a diciembre.

Los responsables de la Fed desde hace tiempo que ven la caída de la inflación, presionada por la baja de la energía, como un fenómeno transitorio. El banco central estadounidense tiene una meta de inflación de un 2 por ciento.

La presidenta de la Fed Janet Yellen dijo a los legisladores esta semana que el comité de política monetaria del banco central “debe estar razonablemente confiado en que a mediano plazo la inflación subirá hacia su objetivo de un 2 por ciento” antes de comenzar a elevar las tasas de interés. 


Los funcionarios podrían sentirse más cómodos con el dato de un avance marginal de las presiones de los precios subyacentes. El llamado IPC subyacente, que descarta los costos de alimentos y energía, creció un 0,2 por ciento en enero luego de subir un 0,1 por ciento en diciembre.


Sin embargo los economistas creen que los efectos de los precios más bajos de la energía y el dólar fuerte todavía no llegaron del todo al IPC estructural, lo que podría anticipar lecturas limitadas en los próximos meses.


El IPC subyacente fue impulsado por incrementos en los costos de la vivienda, recreación y ropa. En los 12 meses a enero, el IPC estructural aumentó 1,6 por ciento luego de una ganancia similar en diciembre.

Exceso de suministro de petróleo

Una menor demanda global y el aumento de la producción de crudo de esquisto en Estados Unidos provocaron un exceso de suministro de petróleo, lo que a su vez provocó un derrumbe de los precios.

Los valores domésticos de la gasolina se desplomaron un 18,7 por ciento en enero, la mayor baja desde diciembre de 2008, tras descender un 9,2 por ciento en diciembre. Los costos de la gasolina ahora han caído siete meses consecutivos.

En otro reporte, el Departamento de Comercio dijo que los pedidos de bienes de capital sin contar los rubros de defensa ni aviación, una lectura que los mercados siguen de cerca porque refleja las intenciones de gasto de las empresas, subieron un 0,6 por ciento el mes pasado tras una caída revisada de un 0,7 por ciento en diciembre.

La inversión empresarial se vio afectada por un debilitamiento de la economía global, junto con una subida del dólar, que afectó las ganancias internacionales de algunas empresas.  

Los precios del crudo más bajos también socavan la demanda de equipos para yacimientos de petróleo.

Los envíos de los bienes de capital estructurales, que son los que se usan para calcular el gasto en equipos en la medición del Producto Interno Bruto (PIB) del Gobierno, se redujeron 0,3 por ciento el mes pasado tras crecer en la misma magnitud en diciembre.

La inversión empresarial fue un lastre para el crecimiento en el cuarto trimestre, lo que hizo que la economía en su conjunto creciera a un ritmo anualizado de un 2,6 por ciento.

Actualmente, se prevé un ritmo de expansión de un 2,3 por ciento para el primer trimestre.

Un segundo reporte que divulgó el Departamento de Trabajo el jueves mostró que las solicitudes iniciales del seguro estatal por desempleo subieron en 31.000 a un total desestacionalizado de 313.000 en la semana terminada el 21 de febrero.

 

 

Relacionadas

Comentarios