HistoriasNegocios

5 factores que pulverizaron al ‘Mexican Moment’

México vivió un periodo de ensueño durante los dos primeros años de Enrique Peña Nieto, sin embargo, todo se derrumbó en la segunda mitad de 2014.

26-02-2015, 8:58:36 AM
5 factores que pulverizaron al ‘Mexican Moment’
Alejandro Medina

Hasta mediados del 2014, el gobierno del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, había estado marcado por un ambiente positivo en casi todos los sentidos.

Tanto el sector económico como el social e, inclusive, el de seguridad, parecía que habían comenzado finalmente a desarrollarse de manera efectiva, invitando a los inversionistas del mundo a voltear a ver lo que estaba sucediendo en el país.

Fue así como nació la frase “Mexican Moment”, acuñada por los principales periódicos estadounidenses, quienes veían un momento claro de desarrollo, auspiciado por la aprobación de las llamadas reformas estructurales.

Pero cuando todo parecía ser perfecto, una serie de sucesos negativos, encabezados por la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, cambiaron completamente el panorama de México, que nuevamente se quedó sumergido en la total desconfianza mundial.

¿Dónde quedó entonces el “Mexican Moment”? ¿Qué pasó con el entorno positivo que durante más de dos años se gestó en nuestro país?

Te recomendamos leer: Del “Mexican Moment” al temor de la recesión

Desarrollo sobre alfileres

Estas dos interrogantes son las que se propuso responder el estudio “El verdadero “Mexican Moment”, desde una perspectiva de libertad”, desarrollado por el Instituto de Pensamiento Estratégico Agora A.C. (IPEA).

Desde su perspectiva, son básicamente cinco los puntos que están manteniendo a México sofocado y sin posibilidad de crecimiento, aún cuando se avalaron las reformas estructurales que por décadas se habían querido tener.

1.- Volatilidad económica

El primer factor general que evitó que se continuara hablando de la posibilidad de que México se convirtiera en un país desarrollado, fue el complejo entorno económico global que comenzó a observarse desde finales de 2014.

“La volatilidad económica que comenzamos a ver a partir se este periodo representó un gran desafío que requiere de respuestas coordinadas y contundentes”, destaca el estudio de IPEA.

La debilidad mexicana quedó marcada factores como la baja en los precios del petróleo, la depreciación de la moneda frente al dólar, la recuperación de Estados Unidos y el posible cambio de las tasas de interés por parte de la FED.

2.- La caída del petróleo

Durante los últimos meses se ha venido gestando en la mayor parte del planeta una revolución energética que está cambiando completamente las reglas del juego a nivel internacional.

Este hecho definitivamente ha golpeado a México, país que vio como cayeron entre junio de 2014 y enero de 2015 hasta en un 61% los precios de su mezcla de petróleo, sin poder hacer prácticamente nada.

Este hecho fue terriblemente brutal para el país, ya que en la actualidad hasta un 38% de los ingresos presupuestarios del gobierno provienen de esta vía. Según estimaciones, por cada dólar que baja el precio del petróleo, México deja de ganar hasta 3.8 millones de pesos. 

La idea principal de IPEA es que se impulse un debate que analice la posibilidad de trabajar en nuevas alternativas energéticas, que superen al desgaste que se ha vivido como país dependiente.

También te puede interesar: Cómo impacta la caída de precios del petróleo a México

3.- El bajo desempeño de la Reforma Fiscal

Si bien la Reforma Fiscal se planteó como medida para fomentar la inversión y el crecimiento económico, a un año de su aprobación y posterior implementación, los resultados han sido para nada los que se esperaban.

Además de que no se ha recaudado la cantidad de dinero que se buscaba, sigue existiendo una gran incertidumbre por parte de la población respecto la manera en que se utiliza el dinero que ingresa por esta vía.

La principal razón de esto es la corrupción, por la cual el país pierde hasta 1.5 mil millones de pesos cada año, según el CEESP, principalmente por cuestiones de tráfico de influencias y abusos.

También es de destacarse el hecho de que no se podido reducir de ninguna manera el problema de la informalidad, en la que hoy se encuentra hasta un 50% de la población económicamente activa.

Te recomendamos leer: Violencia y corrupción empañan competitividad

4.- Seguridad y Estado de Derecho

Llegamos a un punto crucial para México: la seguridad, misma que sigue manteniendo preocupados no sólo a los ciudadanos del país, sino también a sus inversores, quienes no están dejando su dinero aquí principalmente por temor.

Esto se vio reflejado en el reporte de la Inversión Extranjera Directa (IED) del tercer trimestre del 2014, la cual obtuvo números negativos por la crisis de confianza que se vive en el exterior por la escalada de violencia, los escándalos de corrupción y conflictos de intereses que se fueron dando a conocer.

Cabe señalar que para las personas el tema de la seguridad sigue siendo el más preocupante que existe, seguido por la situación de desempleo y el aumento de precios, según detallan datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción (ENVIPE), realizada por el INEGI.

También te puede interesar: Seguridad pública, la clave para los negocios

5.- Desarrollo de innovación 

Finalmente es importante destacar la problemática que se vive entorno al poco impulso gubernamental que se le ha dado al tema de la modernización, desarrollo de nuevos productos y registro de patentes, espacios donde México ha quedado mucho a deber.

México es actualmente el país miembro de la OCDE que menor inversión realiza en investigación y desarrollo, además de también estar en último puesto en materia de registro de patentes (1.5 por cada millón de habitantes).

Es por esta razón que es necesario definir una estrategia que plantee metas claras y específicas para el tema de la innovación, el cual es básico para que México pueda convertirse en un país sobresaliente.

Te recomendamos leer: Tecnología e innovación, la clave del crecimiento 

Camino hacia la libertad

Desde la perspectiva del IPEA, el “Mexican Moment” que requiere nuestro país llegará únicamente cuando se consiga adelgazar al aparato burocrático mexicano, se desarrolle un sistema eficiente de rendición de cuentas y se combata eficazmente a la corrupción.

Si bien la concepción de reformas estructurales representa un primer paso hacia el desarrollo, la realidad de las cosas es que estas no sustituirán todo lo que el país ha dejado de hacer históricamente en cuestión económica, social y de justicia.

Para Armando Regil, presidente de IPEA, los ciudadanos deben de jugar un papel más activo en este camino hacia el desarrollo, tratando de ser cada vez más críticos y exigentes ante el poder.

Será básico para esto que se trate de restablecer el Estado de Derecho, que no se enfoquen en buscar más leyes, sino que hagan cumplir de manera efectiva las que ya están establecidas.

¿Qué otro factor consideras que terminó con el sueño del “Mexican Moment”? ¿Cuál es desde tu perspectiva el papel que tienen que jugar los ciudadanos en este sentido? ¿Qué factor consideras que está afectando más a nuestro país?

Relacionadas

Comentarios