HistoriasNegocios

¿Banamex a la venta?

Así la historia de la más reciente ola de rumores sobre una operación que le gustaría a más de uno, empezando por Itaú Unibanco, de Brasil.

25-02-2015, 9:32:32 PM
¿Banamex a la venta?
Jorge A. Monjarás

Los rumores han estado ahí por mucho tiempo. La más reciente
rondaba a Itaú Unibanco, de Brasil, versión que arrancó el propio presidente de
la institución, quién por alguna razón dijo que consideraba a Banamex para
crecer sus operaciones hacia México. De que tiene con qué, es posible. Itaú es
un monstruo con activos por 466 millones de dólares (mdd), a junio de 2014, más
de cinco veces el tamaño de Banamex a la misma fecha (86 mdd).

Antes de este rumor, cundió la versión de la venta de
Accival
, una casa de bolsa que se siente sumamente herida en su orgullo, al
perder su planta de clientes, su fuerza y su peso específico dentro del grupo
financiero, cuando de ahí salió el dinero para comprar Banamex en un principio.

Accival era la niña de los ojos de Roberto Hernández y
Alfredo Harp, los empresarios que terminaron vendiendo a Citigroup, pero que
hasta hace poco conservaban oficinas en el banco y eran venerados por la planta
directiva.

El peso de Banamex ha sido tan grande que por años dificultó
una verdadera integración administrativa con Citi. El complicado esquema de
reportes de Citi se encimó prácticamente a la de por si reñida jerarquía de
Banamex. Algunos directores tenían dos o tres reportes, ya sabe, los que se han
dado en llamar matriciales.

Por años Banamex y Citi mantuvieron un delicado equilibrio,
sobre todo ante la ascendencia de Manuel Medina Mora, el nombre más sonado del
viejo Banamex
, en la directiva de Citi. El directivo llegó a dirigir la banca
minorista de Citi, al tiempo que conservaba el mando en México. Esto, mientras
Vikram Pandit, estadounidense de origen indio, trabajaba como CEO de Citigroup.
Medina Mora fue llegado a considerar como uno de los delfines de Pandit, junto
con Michael Corbat, que dirigía el negocio en Europa.

El liderazgo de Pandit se dio durante la crisis privada de
Citi, cuando las famosas inversiones en bonos basados en deuda hipotecaria
subprime, precipitaron a los bancos estadounidenses en un abismo que desembocaría
en una crisis financiera mundial. En esos años Citi llegó a ser propiedad del
gobierno de Estados Unidos, dentro de un programa de rescate generalizado.

Cuando la crisis se fue, volvió la grilla y Pandit cedió el
asiento entre severas críticas. El ganador fue Corbat, con lo cual empezó el ocaso
de Medina Mora.

Luego vino el desastre de la industria de desarrolladores de
vivienda
, ocasionado por el cambio intempestivo de políticas en el gobierno. La
caída de Geo, Urbi y Homex detonó impagos, que llegarían a provocar problemas en
Banamex. Como puntilla, no tardó en llegar Oceanografía, hecho que generó una
limpia generalizada de directivos mexicanos y, se le ocurriría a un mal
pensado, la oportunidad para que Corbat reasentara sus reales en la
institución.

La culminación fue el anuncio de retiro de Medina Mora para
el próximo junio
. Toda una era está llegando a su fin.

Sin embargo, en México no deja de existir cierto rencor por
el proceder de Citi, cuyos frecuentes pactos contra demandas legales en Estados
Unidos ascienden a millones de dólares. El banco estadounidense ha estado
inmerso en demandas por los bonos subprime, por seguros inmobiliarios
contratados unilateralmente, por alteraciones de precios en la venta de bonos,
por irregularidades ante el supervisor acerca de ETF’s y por abusos en la
adjudicación de hipotecas entre un largo etcétera.

La última acusación que une a Banamex contra Citi tiene que
ver con malos controles contra el lavado de dinero, situación que involucra a
Banamex USA.

El más reciente avance en estas acusaciones podría
precipitar una nueva crisis entre ambas instituciones, es decir,
considerándolas todavía como entes separados. No hay que olvidar que Citi ha
preferido salir de varios países de Latinoamérica, en un aparente intento de
Corbat por reorganizar sus filas y simplificar el laberinto que impera en la
institución.

Hay quien pensaría que las atractivas utilidades de Banamex
son un gran factor en contra de su venta por parte de Citi. Sin embargo, esto
mismo lo convierte en un blanco atractivo para compradores agresivos, quizá en
asociación con inversionistas mexicanos, algo que no sería mal visto por el
gobierno, toda vez que para analistas y uno que otro funcionario hacen falta
más bancos alineados a los intereses del país.

Por lo pronto, Afore Banamex es un candidato para la venta,
siguiendo la tendencia que ha imperado en los grupos financieros. El negocio no
ha sido juzgado tan bueno por los banqueros en general, quienes han optado por
desprenderse del negocio del retiro. Sin embargo, aún hay quien sueña con un
Accival independiente, capaz de rescatar a sus viejos clientes y volver a ser
una de las casas de bolsa más importantes de México. Veremos.

Relacionadas

Comentarios