HistoriasNegocios

Opinión: ¿Romper con la CNTE y parar su guerra fría?

Mexicanos Primero se centra en algo clave: dejar de financiar la obra del CNTE, ponerle un alto al chantaje, evitar que tome a miles de niños como rehenes.

23-02-2015, 8:10:20 PM
Opinión: ¿Romper con la CNTE y parar su guerra fría?
Jorge A. Monjarás

Dirán que la organización no gubernamental Mexicanos Primero es de derecha. Que su presidente Claudio X. González tendería claramente a inclinarse por el neoliberalismo y las ideas imperantes en los poderes fácticos actuales y bla, bla, bla.

Lo cierto es que el proyecto político de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se enfoca en la conquista de poder político y económico. Es un poder fáctico, para usar la palabra también, en Oaxaca e intenta imponerse en Guerrero y Michoacán.

Al contrario de lo que han pensado diferentes gobiernos federales y estatales, esto no se soluciona con dinero. Esta organización no está buscando nada más beneficios para sus agremiados y dinero para sus líderes. Está reinivirtiendo sus ganancias en avanzar en su propia guerra fría contra el Estado.

Me refiero al concepto de guerra fría como se practicó entre las potencias en el pasado: avanzar en el dominio de territorios, sin provocar un conflicto bélico abierto. Esto no significa que no haya violencia, ni dominación, ni daño social. Simplemente la organización elude la confrontación directa, se escurre, pega y luego clama represión.

El saqueo de camiones de reparto en Chilpancingo, la impresión de libros de texto no oficiales en Michoacán y la ocupación cotidiana de Oaxaca tienen el mismo objetivo: tomar el poder en las aulas, en los territorios, en los mencionados estados.

Por ello, la petición de Mexicanos Primero se centra en algo clave: dejar de financiar la obra del CNTE, ponerle un alto al chantaje, evitar que tome a miles de niños como rehenes y a su futuro como un precio de guerra.

Quién sabe qué tanto tiene que hacer un sindicato para que su patrón lo desconozca oficialmente. ¿No habremos llegado ya a esta línea varias veces?

Relacionadas

Comentarios