'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Un inglés se apodera del Museo Tamayo

‘Stephen Willats: hombre del siglo XXI’ se estrenará pronto en este recinto cultural y su curadora en jefe nos platica sobre el artista británico y su arte.

20-02-2015, 1:31:49 PM
Un inglés se apodera del Museo Tamayo
Martha Lydia Anaya

“Es necesario interpretar y saber descubrir, para transmitir la verdadera esencia del creador de la obra”, destaca Julieta González, la curadora en jefe del Museo Rufino Tamayo y quien, con esto en mente, preparó la exposición Stephen Willats: hombre del siglo XXI, que en mayo se abrirá en el reconocido espacio cultural.

Al hablar de la primera muestra de 2015 correspondiente a las actividades del año dual México-Reino Unido, y que se inaugurará el 3 de mayo, la curadora menciona que es la primera vez que el arte conceptual del británico Willats llega a México a modo de retrospectiva

El artista exhibe su evolución creativa y su interés por el entorno y la forma de cambiarlo, a través de la percepción del individuo.

A lo largo de cinco salas, los visitantes podrán tener contacto con los intereses de Willats por la cibernética, cinética y pedagogía, disciplinas que inspiraron al artista.

González explica que Willats realizó encuestas para identificar los cambios que se deseaban en el entorno urbano. Luego desarrolló varios proyectos de recursos sociales, para redondear sus ideas creativas.

“Aplicó cuestionarios a gente de distintas zonas de la Gran Bretaña para saber cómo concebían el entorno urbano y qué podían cambiar. Su interés se enfocó en percibir una realidad para poder cambiarla, si así se desea”, enfatiza la curadora.

A partir de este ejercicio de repensar el entorno urbano, el artista exhibió los resultados de las encuestas, mismas que dieron paso a nuevos ejes creativos.

Entonces comenzó a trabajar con la cinética, para construir estructuras móviles que se caracterizan por tener formas geométricas y colores intermitentes. Su intención es establecer patrones de percepción en las personas. Las estructuras se exhiben en un cuarto oscuro, con instalaciones apoyadas por movimientos y luces.

Otro ángulo creativo del artista es la función del arte como un “indispensable” en la sociedad. “Por eso usa la pedagogía y la sociología para examinar la conciencia de clases, el consumo, la movilidad… Todo relacionado con el entorno.”

La exposición está conformada por 45 obras: videos, instalaciones, dibujos y pinturas que, en orden cronológico, dan cuenta del desarrollo artístico de su creador y de la función social de su arte.

En cada una de las cinco salas hay piezas interactivas que invitan a los espectadores a moverlas o cambiarlas de lugar, de acuerdo con su percepción y la manera en que mejor les convenga, como una alusión al interés del artista por los cambios en el entorno, que plasma en su trabajo.

Los deberes del curador

Con la apertura del Museo Rufino Tamayo, en 1981, se multiplicaron exponencialmente las exposiciones provenientes del exterior y los trabajos de artistas nacionales con potencial de exportación y bajo curadurías de corte internacional. 

La curadora en jefe considera que, sin importar su procedencia, “cualquier exposición bien investigada e históricamente pertinente puede exportarse”. 

Considera que la Ciudad de México es un centro cultural y de arte contemporáneo muy importante, y no deja de ser una referencia en todo el mundo:

“Cuando la gente va a Nueva York –explica– se enamora de las grandes exposiciones que se exhiben en sus museos, pero estas tienden a ser mucho más predecibles porque son efectuadas por instituciones que siempre tienen los reflectores encima. Por ende, actúan con una rigidez extrema. En México, en cambio, los curadores somos más libres y tenemos la capacidad de armar exposiciones con mayor flexibilidad.”

González hace hincapié en que una de las grandes tareas del curador es recibir la historia del arte contemporáneo y moderno y los discursos de fuera, pero también producir y reconocer que hay un diálogo entre artista y público

Julieta González, una de las curadoras latinoamericanas más influyentes, está al frente del equipo curatorial del Museo Rufino Tamayo. También colabora con el Bronx Museum of the Arts de Nueva York, en el asesoramiento de adquisiciones. Para iniciar el año, trajo a México la exposición Stephen Willats: hombre del siglo XXI, de ese precursor del arte conceptual británico.

Relacionadas

Comentarios